Las vías ven­ci­das del ferrocarril

La Nueva - - OPINIÓN -

“QUE­RÍAN FIC­CIÓN, les ven­dí fic­ción”, di­jo un co­no­ci­do personaje de es­tos tiem­pos, fra­se su­ge­ri­da, se di­ce, por su abo­ga­do, para des­men­tir to­da la his­to­ria que unos días an­tes an­tes ha­bía con­ta­do a un pe­rio­dis­ta, dan­do cuen­ta de có­mo em­pre­sa­rios re­la­cio­na­dos con el go­bierno de Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kirch­ner sa­ca­ban del país mi­llo­nes de dó­la­res para pro­ce­der a su “la­va­do”. LA FRA­SE de­mues­tra que, de­ma­sia­das ve­ces, la gen­te quie­re es­cu­char cier­tas historias, acep­tar­las y creer­las, in­clu­so con­tra una ver­dad cu­ya fuer­za no al­can­za a im­po­ner­se por­que pre­ten­de aten­tar con­tra una par­ti­cu­lar ne­ce­si­dad de que se ve­ri­fi­quen al­gu­nos de­seos, o de que el es­cán­da­lo pro­por­cio­ne un te­ma de char­la y dis­cu­sión. FLO­REN­CIO RAN­DAZ­ZO, ex­mi­nis­tro del In­te­rior y Trans­por­te de Cris­ti­na, to­mó el te­ma del ferrocarril co­mo una ban­de­ra, una he­rra­mien­ta cuan­do to­da­vía pen­sa­ba que él era el can­di­da­to más pre­sen­ta­ble para pe­lear por la pre­si­den­cia del país, de­seo que lue­go se ve­ría truncado. EN­TRE LAS pro­me­sas de Ran­daz­zo se in­clu­yó la reac­ti­va­ción del ser­vi­cio de tre­nes en­tre Bahía Blan­ca y Pla­za Cons­ti­tu­ción, a par­tir de un su­pues­to es­tu­dio téc­ni­co que ase­gu­ra­ba que las vías co­lo­ca­das por los in­gle­ses en 1883 re­que­rían una in­ter­ven­ción me­nor para per­mi­tir ser re­co­rri­das por un ser­vi­cio pro­pio del si­glo XXI. CON LA sa­li­da de Ran­daz­zo se ter­mi­nó la fic­ción. No so­lo eso: por es­tas ho­ras la reali­dad ba­rrió con los úl­ti­mos ser­vi­cios exis­ten­tes (que­dó so­lo el del domingo), lue­go de que la go­ber­na­do­ra Ma­ría Eu­ge­nia Vidal to­ma­ra co­no­ci­mien­to del ries­go que sig­ni­fi­ca cir­cu­lar por allí, y de la ne­ce­si­dad de rea­li­zar una in­ver­sión mi­llo­na­ria para su re­com­po­si­ción. LA PRES­TA­CIÓN anu­la­da era po­co me­nos que pé­si­ma. Más allá de que “cum­plía el ho­ra­rio”, las 14 ho­ras que tar­da­ba en cu­brir el tra­yec­to, los vi­drios ro­tos de los va­go­nes, la fal­ta de ca­le­fac­ción, los ba­ños inac­ce­si­bles y los asien­tos des­man­te­la­dos eran par­te de una pro­pues­ta que ca­da día sa­lía sin un asien­to li­bre. Es que el bo­le­to -$ 150 la cla­se tu­ris­tae­ra el 20 por cien­to del cos­to del óm­ni­bus. EL ES­CRI­TOR Eze­quiel Mar­tí­nez Es­tra­da, que vi­vió en Bahía Blan­ca los úl­ti­mos 15 años de su vi­da, fue un apa­sio­na­do crí­ti­co del ferrocarril in­glés, “que ten­dió sus vías co­mo ten­tácu­los de­pre­da­to­rios a la pam­pa” -es­cri­bióen be­ne­fi­cio de un ca­pi­tal ex­tran­je­ro y an­te un go­bierno que cre­yó en “un es­pe­jis­mo”. Co­mo ha­ya si­do, la ciu­dad cie­rra un ca­pí­tu­lo de 132 años, lue­go de más sie­te dé­ca­das de des­aten­ción, des­in­ver­sión, fic­ción y ol­vi­do.

La ciu­dad es­tá ce­rran­do un ca­pí­tu­lo de 132 años, lue­go de más sie­te dé­ca­das de des­aten­ción, des­in­ver­sión, fic­ción y ol­vi­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.