El pen­sa­mien­to vi­vo de Eze­quiel Mar­tí­nez Es­tra­da

La Nueva - - OPINIÓN - Por Mar­ta Su­sa­na Ra­mí­rez

ze­quiel Mar­tí­nez Es­tra­da (1895-1964), no só­lo so­bre­sa­lió co­mo en­sa­yis­ta en la in­da­ga­ción na­cio­nal, sino que des­mi­ti­fi­có el aná­li­sis de las es­truc­tu­ras so­cia­les y cul­tu­ra­les de los ar­gen­ti­nos. An­te la puer­ta de la conmemoración del bi­cen­te­na­rio de nues­tra in­de­pen­den­cia y rea­li­zan­do una mi­ra­da re­tros­pec­ti­va del pa­sa­do an­te la ac­tua­li­dad ar­gen­ti­na, bus­ca­mos en sus pa­la­bras, ja­más com­pla­cien­tes, si cum­pli­mos lo pro­pues­to en Tu­cu­mán en las jor­na­das de ju­lio 1816.

Se­gún las pa­la­bras de uno de los miem­bros del Con­gre­so y tes­ti­gos de la épo­ca Fray Cayetano Ro­drí­guez, en el “Re­dac­tor del Con­gre­so” pre­sen­ta una tris­te pintura del es­ta­do de las Pro­vin­cias Uni­das del Río de la Pla­ta, di­vi­di­das y desuni­dos los pue­blos y sus ciu­da­da­nos, eri­gi­dos los go­bier­nos so­bre ba­ses dé­bi­les y anár­qui­cas. Con tono se­ve­ro, des­de la Ga­ce­ta, de­cían, “…o nos re­con­ci­lia­mos o el Es­ta­do pe­re­ce”…En es­te es­ta­do fue­ron dos ac­to­res tras­cen­den­tes de la re­con­ci­lia­ción: San Mar­tín y Bel­grano para lo­grar que el 9 de ju­lio se ju­ra­ra la In­de­pen­di­za im­bui­dos del sen­ti­do de la Jus­ti­cia”.

En pa­la­bras de Mar­tí­nez Es­tra­da la In­de­pen­den­cia fue un ac­to y una te­sis. Un ac­to en la cam­pa­ña, ges­ta­do lar­ga­men­te por el es­ta­do de in­fe­rio­ri­dad, de aban­dono y de ignorancia en que se ha­bía man­te­ni­do a la po­bla­ción; y en la ciu­dad una te­sis, ins­pi­ra­da en doc­tri­nas de­mo­crá­ti­cas y li­be­ra­les aún en el pe­río­do de en­sa­yo. Co­mo idea, na­ció en los Ca­bil­dos y en las Igle­sias, al ca­lor de los ciu­da­da­nos adi­ne­ra­dos; pe­ro pron­to en­car­nó en las gen­tes po­bres del in­te­rior, sin lo que no hu­bie­se pa­sa­do a ser una ver­sión a la pa­na­me­ri­ca­na.

So­bre es­te as­pec­to ca­be re­fle­xio­nar en un aban­de­ra­do sin za­pa­tos en una es­cue­la de No­res­te, en las ne­ce­si­da­des de los co­me­do­res es­co­la­res y ba­rria­les, en el aban­dono edu­ca­ti­vo y en el alto ín­di­ce de po­bre­za que nos ofre­ce la Ar­gen­ti­na ac­tual.

La re­lec­tu­ra de Ra­dio­gra­fia de la Pam­pa, man­tie­ne –a pe­sar del pe­si­mis­mo pro­pio del es­cri­tor- la vi­gen­cia de una ac­tua­li­dad en mu­chos as­pec­tos no mo­di­fi­ca­da, den­tro de las ex­ten­sas for­mu­la­cio­nes que rea­li­za so­bre la pre­emi­nen­cia de la ciu­dad de Bue­nos Ai­res: “Has­ta en­ton­ces, el in­te­rior vi­vía des­con­ten­to, so­me­ti­do a con­di­cio­nes du­rí­si­mas, sin cohe­sión, di­se­mi­na­do en vi­llo­rrios, ca­se­ríos y ran­chos. No era un pue­blo, ni te­nía nin­gu­na de las ideas que los pue­blos con­ci­ben cuan­do es­tán or­ga­ni­za­dos; en cam­bio la ciu­dad ve­nía in­cu­ban­do sor­da­men­te su pro­yec­to co­mo ca­be­za de­ca­pi­ta­da y vi­va.

Los in­tere­ses de Bue­nos Ai­res pri­ma­ban por so­bre el In­te­rior del país:

Lo que la ciu­dad que­ría, prin­ci­pal­men­te el puer­to, era re­sol­ver un pro­ble­ma le- gal, ad­mi­nis­tra­ti­vo, mer­can­til. Lo que in­tere­sa­ba no era la re­vo­lu­ción de prin­ci­pios, la eman­ci­pa­ción que se adop­ta­ba co­mo nue­vo ré­gi­men, sino el con­flic­to que se plan­tea­ba al par­tir­se ese mun­do sos­te­ni­do por una uni­dad fic­ti­cia.

La preo­cu­pa­ción ma­ni­fies­ta que rea­li­za en su Ra­dio­gra­fía, en­cuen­tra que só­lo el mo­vi­mien­to in­de­pen­den­tis­ta “agi­tó e hi­zo cir­cu­lar un mun­do pa­ra­lí­ti­co, pos­tra­do, es­tan­ca­do, y pro­du­jo un si­mul­tá­neo des­per­tar de la con­cien­cia de in­fe­rio­ri­dad en to­do or­den… Las pro­cla­mas de los je­fes que lle­va­ron el mo­vi­mien­to has­ta las fron­te­ras del vi­rrei­na­to, en­cen­die­ron la as­pi­ra­ción a la in­de­pen­den­cia per­so­nal, y aca­so fue…su efec­to más sa­lu­da­ble…”

Es­ta apro­xi­ma­ción a su pen­sa­mien­to, mar­ca un vas­to es­pec­tro ideo­ló­gi­co y aními­co que mar­có una cultura de re­sis­ten­cia don­de fren­te a la uto­pía de una in­de­pen­den­cia eman­ci­pa­do­ra, des­nu­da acep­cio­nes an­ta­gó­ni­cas a las que se re­ci­tan. ¿In­de­pen­den­cia? ¿Bi­cen­te­na­rios?.

En 1933, en el año que mo­ría Hi­pó­li­to Yri­go­yen, Mar­tí­nez Es­tra­da, in­da­ga si aún so­mos in­de­pen­dien­tes. Tres años atrás la re­vo­lu­ción en­ca­be­za­da por Uri­bu­ru, no só­lo de­rri­ba­ba el se­gun­do go­bierno Yri­go­yen, sino que que­bra­ba la con­ti­nui­dad de pre­si­den­tes cons­ti­tu­cio­na­les que ha­bía du­ra­do ca­si se­ten­ta años. La In­de­pen­den­cia con­ti­nua desen­vol­vién­do­se, for­mó par­te de un desa­rro­llo his­tó­ri­co que la ex­ce­dió y en sus pa­la­bras:

La In­de­pen­den­cia no sig­ni­fi­ca­ba na­da para el po­bre, para el cam­pe­sino y, no obs­tan­te, ellos la sos­tu­vie­ron y los que en­cen­die­ron la pu­ri­fi­ca­do­ra ho­gue­ra de la anar­quía. Sig­ni­fi­ca­ba para el co­mer­cian­te para el co­mer­cian­te ex­por­ta­dor y para el sa­la­de­ris­ta, para el con­tra­ban­dis­ta y el cua­tre­ro. …era una gue­rra so­cial…”

Hoy, la pa­la­bra In­de­pen­den­cia, per­sis­te co­mo la an­ti­no­mia a la su­bor­di­na­ción. Es la au­to­no­mía mo­ral para dis­tin­guir lo jus­to de lo in­jus­to y la de­ci­sión con­se­cuen­te con va­lo­res mo­ra­les y crí­ti­cos an­te quie­nes nos go­bier­nan.

El de­cá­lo­go del tra­ba­ja­dor

Pen­sa­mien­to de Mar­tí­nez Es­tra­da so­bre los de­re­chos de los tra­ba­ja­do­res, es­cri­to en 1956: par­cial­men­te se acom­pa­ñan al­gu­nos ar­tícu­los del mis­mo. "4. Hon­ra a los que te res­pe­tan. Hon­ra a quie­nes te hon­ran de igual a igual , por­que eres un ser hu­mano en­tre se­res hu­ma­nos…el que te des­pre­cia es peor enemi­go que el que te ex­po­lia.

"6. En­gen­dra hi­jos fuer­tes para lu­char por la li­ber­tad.

"En­gen­dra hi­jos y no te­mas a la mi­se­ria y la hu­mi­lla­ción. Aun­que ten­gan que su­frir co­mo tú su­fres, da­les la vi­da para que reali­cen y ob­ten­gan lo que tú no has po­di­do rea­li­zar ni ob­te­ner…To­da vic­to­ria exi­ge sa­cri­fi­cio. "7. No ro­bes ni te de­jes ro­bar "Te ro­ban, te es­ta­fan, te qui­tan has­ta el pan de la bo­ca ¿Ha­rás tú lo mis­mo? Te ro­ban de las co­sas del cuer­po y del al­ma, del ho­gar, del ves­ti­do, del ali­men­to y del sa­ber…co­mo te man­tie­nen en la ignorancia te con­si­de­ran una bes­tia de car­ga

1"0. No co­di­cies lo ajeno; con lo tu­yo bas­ta. Por­que es mu­cho.

"Lo tu­yo y bas­ta. Pe­ro ¡quien tie­ne lo tu­yo y lo de­ten­ta?. Pi­de­le que te lo de­vuel­va . Si no te oye, exí­ge­se­lo. Si no te obe­de­ce, arrán­ca­se­lo por la fuer­za. Y para que no te vuel­va a ro­bar, cór­ta­le las ma­nos." (En Ex­hor­ta­cio­nes. Bur­ni­chon Edi­tor. 1956)

La re­lec­tu­ra de “Ra­dio­gra­fía...” man­tie­ne la vi­gen­cia de una ac­tua­li­dad no mo­di­fi­ca­da, en sus for­mu­la­cio­nes que rea­li­za so­bre la pre­emi­nen­cia de la ciu­dad de Bue­nos Ai­res.

Mar­ta Su­sa­na Ra­mí­rez es miem­bro de la Fun­da­ción Mar­tí­nez Es­tra­da de Bahía Blan­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.