Yri­go­yen

La Nueva - - OPINIÓN -

ILUS­TRE. Su figura es­tá in­di­so­lu­ble­men­te li­ga­da a una eta­pa de pro­fun­da trans­for­ma­ción de la reali­dad ar­gen­ti­na. La his­to­ria re­co­no­ce en él al pro­ta­go­nis­ta del pro­ce­so de quie­bra del mo­no­po­lio del po­der que ejer­cía la mi­no­ría oli­gár­qui­ca con­so­li­da­da al com­pás del au­ge eco­nó­mi­co de la úl­ti­ma dé­ca­da del si­glo XIX y co­mien­zos del XX, pro­ce­so que con­du­jo a una efec­ti­va de­mo­cra­ti­za­ción de la ba­se po­lí­ti­ca del Es­ta­do. Su participación en la re­vo­lu­ción del 90 y en los fa­lli­dos in­ten­tos re­vo­lu­cio­na­rios de 1893 y 1905, la pa­cien­te la­bor de la or­ga­ni­za­ción que le per­mi­ti­ría al­can­zar la pre­si­den­cia de la Na­ción el 12 de oc­tu­bre de 1916 acla­ma­do por más de 150.000 per­so­nas. En agosto de 1920, en el Con­gre­so, di­jo: “La de­mo­cra­cia no con­sis­te só­lo en la ga­ran­tía de la li­ber­tad po­lí­ti­ca; en­tra­ña, a la vez, la po­si­bi­li­dad para to­dos de po­der al­can­zar un mí­ni­mo de bie­nes­tar si­quie­ra”. No sir­vió a nin­gún par­ti­do, só­lo a la Pa­tria, por eso le qui­ta­ron la li­ber­tad, pe­ro no pu­die­ron qui­tar­le de­re­cho de ser su hi­jo ilus­tre. Fa­lle­ció el 3 de ju­lio de 1933.

Vi­cen­te Pa­la­dino

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.