El odio ra­cial y la vio­len­cia po­li­cial mo­ti­va­ron la ma­tan­za de Da­llas

Un ti­ro­teo pro­vo­có la muerte de cin­co agen­tes de po­li­cía en es­ta ciu­dad de Es­ta­dos Uni­dos, en el fi­nal de una se­ma­na de fu­ria a raíz de ata­ques con­tra ciu­da­da­nos ne­gros. El úni­co sos­pe­cho­so, de 25 años, re­sul­tó aba­ti­do.

La Nueva - - EL MUNDO -

OTRAS 9 PER­SO­NAS FUE­RON HE­RI­DAS

Las au­to­ri­da­des de EE.UU. in­di­ca­ron ayer que el prin­ci­pal sos­pe­cho­so de la ma­tan­za de Da­llas (Te­xas), en la que mu­rie­ron cin­co po­li­cías, era un ve­te­rano de gue­rra que es­tu­vo mo­ti­va­do por las re­cien­tes muer­tes de afro­ame­ri­ca­nos a ma­nos de la Po­li­cía y el de­seo de ma­tar a “po­li­cías blancos”.

“El sos­pe­cho­so di­jo que es­ta­ba en­fa­da­do con la gen­te blan­ca, es­pe­cial­men­te con los po­li­cías. El sos­pe­cho­so de­cla­ró que no es­ta­ba afi­lia­do a nin­gún gru­po e in­di­có que hi­zo es­to por sí so­lo”, anun­ció ayer el je­fe de la Po­li­cía de Da­llas, Da­vid Brown, con­ver­ti­do en uno de los ros­tros de la tra­ge­dia.

El prin­ci­pal sos­pe­cho­so, iden­ti­fi­ca­do co­mo Mi­cah Xa­vier John­son, de 25 años y afro­ame­ri­cano, mu­rió tras el ata­que mien­tras se man­te­nía atrin­che­ra­do en un es­ta­cio­na­mien­to de­bi­do a la ex­plo­sión de una bom­ba que la Po­li­cía en­vió cer­ca de él ado­sa­da a un ro­bot.

Fuen­tes del Pen­tá­gono in­di­ca­ron ue John­son es­tu­vo des­ta­ca­do en­tre no­viem­bre de 2013 y ju­lio de 2014 en Af­ga­nis­tán con el Ejér­ci­to de EE.UU., y en­tre mar­zo de 2009 y abril de 2015 for­mó par­te de la re­ser­va del Ejér­ci­to es­ta­dou­ni­den­se, fi­gu­ran­do co­mo es­pe­cia­lis­ta en ac­ti­vi­da­des de car­pin­te­ría y al­ba­ñi­le­ría.

John­son es el úni­co agre­sor que dis­pa­ró un ar­ma en el ata­que que co­men­zó en la ma­dru­ga­da de Ar­gen­ti­na du­ran­te una pro­tes­ta con­tra la vio­len­cia po­li­cial que se desa­rro­lla­ba pa­cí­fi­ca­men­te en el cen­tro de Da­llas y que ha de­ja­do cin­co agen­tes muer­tos y nue­ve he­ri­dos, in­clui­dos sie­te po­li­cías.

No obs­tan­te, por el mo­men­to, el je­fe de la Po­li­cía lo­cal ha re­cha­za­do con­fir­mar Má­xi­ma aler­ta es­te ex­tre­mo y ha ha­bla­do de “va­rios sos­pe­cho­sos” que per­pe­tra­ron un ata­que “bien pla­nea­do”.

Al margen del fa­lle­ci­do, la Po­li­cía man­tie­ne en cus­to­dia a tres per­so­nas, in­clu­yen­do a una mu­jer ne­gra que fue de­te­ni­da en el mis­mo es­ta­cio­na­mien­to y a otros dos in­di­vi­duos, cu­ya ra­za no se ha da­do a co­no­cer y que ha­bían hui­do del lu­gar de los ata­ques y cir­cu­la­ban por la au­to­pis­ta.

Las au­to­ri­da­des no han de­ve­la­do qué re­la­ción man­te­nían es­tas per­so­nas con John­son, que no te­nía an­te­ce­den­tes pe­na­les ni víncu­los con gru­pos te­rro­ris­tas, y que du­ran­te su tiem­po en el Ejér­ci­to re­ci­bió nu­me­ro­sas con­de­co­ra­cio­nes, co­mo una dis­tin­ción por la lu­cha glo­bal con­tra el te­rro­ris­mo y una me­da­lla de la Or­ga­ni­za­ción del Tra­ta­do del Atlán­ti­co Nor­te (OTAN).

La úl­ti­ma re­si­den­cia de John­son es­ta­ba en Mes­qui­te, un barrio re­si­den­cial a las afue­ras de Da­llas.

El sos­pe­cho­so muer­to, que dis­pa­ró con­tra los agen­tes que in­ten­ta­ban con­ven­cer­lo de que se rin­die­ra, ase­gu­ró ha­ber co­lo­ca­do ex­plo­si­vos en el es­ta­cio­na­mien­to en el que se en­con­tra­ba y por to­do el cen­tro de la ciu­dad, ex­tre­mo que des­car­tó la Po­li­cía des­pués de ha­ber re­gis­tra­do y acor­do­na­do la zo­na.

El ata­que se pro­du­jo cuan­do ma­ni­fes­tan­tes, al igual que ocu­rría en otras gran­des ciu­da­des de EE.UU. co­mo Nue­va York, Los Án­ge­les o Atlan­ta, pro­tes­ta­ban por los úl­ti­mos in­ci­den­tes de vio­len­cia po­li­cial con tin­tes ra­cia­les re­gis­tra­dos en el país.

En con­cre­to, la pro­tes­ta res­pon­día a la muerte de Al­ton Ster­ling, un hom­bre ne­gro al que dos po­li­cías blancos dis­pa­ra­ron el mar­tes a que­ma­rro­pa cuan­do lo te­nían so­me­ti­do en el sue­lo en Ba­ton Rou­ge (Lui­sia­na), y del jo­ven Phi­lan­do Cas­ti­le, muer­to el miér­co­les en Fal­con Heights (Mi­ne­so­ta) al que un po­li­cía que lo de­tu­vo en su vehícu­lo por una in­frac­ción de trá­fi­co le dis­pa­ró sin que opu­sie­ra re­sis­ten­cia.

re­sul­ta­ron muer­tos y otras nue­ve per­so­nas, in­clui­dos sie­te agen­tes, re­sul­ta­ron he­ri­das en el ata­que.

Mi­cah John­son fue muer­to tras un gi­gan­tes­co cer­co po­li­cial que in­clu­yó el uso de un ro­bot con ex­plo­si­vos. El fran­co­ti­ra­dor ha­bía si­do re­ser­vis­ta del Ejér­ci­to.

Lo­ret­ta Lynch La fis­cal ge­ne­ral de EE.UU., Lo­ret­ta Lynch, hi­zo ayer un lla­ma­mien­to a la cal­ma a los es­ta­dou­ni­den­ses an­te la muerte es­ta se­ma­na de dos ciu­da­da­nos ne­gros a ma­nos de po­li­cías blancos y la ma­tan­za de agen­tes ocu­rri­da en Da­llas. “La res­pues­ta nun­ca de­be ser la vio­len­cia, la res­pues­ta de­be ser la ac­ción. Cal­ma­da, pa­cí­fi­ca, coope­ra­ti­va y de­ter­mi­na­da ac­ción”, afir­mó Lynch, la pri­me­ra mu­jer ne­gra al fren­te de la Jus­ti­cia de Es­ta­dos Uni­dos. “De­be­mos acor­dar­nos de que to­dos so­mos es­ta­dou­ni­den­ses, no só­lo com­par­ti­mos una tie­rra co­mún sino una vi­da en co­mún”, di­jo Lynch. Por su par­te, el pre­si­den­te de EE.UU., Ba­rack Oba­ma, se tras­la­da­rá a Da­llas a prin­ci­pios de la se­ma­na que vie­ne, don­de ha si­do in­vi­ta­do por el al­cal­de de la ciu­dad tras el ti­ro­teo. El man­da­ta­rio acor­ta­rá su via­je por Eu­ro­pa.

REUTERS

El do­lor y las ofren­das flo­ra­les do­mi­na­ron la jor­na­da pos­te­rior a la ma­tan­za de cin­co po­li­cías en Da­llas.. El pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma re­pu­dió el he­cho.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.