Zoo: le­chu­zo­nes ore­ju­dos, los pri­me­ros en sa­lir

Cua­tro ejem­pla­res de es­tas aves ra­pa­ces co­men­za­ron el pro­ce­so de liberación en Bue­nos Ai­res. Ten­drán que desa­rro­llar “múscu­los” y apren­der a ca­zar su co­mi­da.

La Nueva - - SOCIEDAD -

TRAS­LA­DA­DOS A LA RE­SER­VA ECO­LÓ­GI­CA Cua­tro le­chu­zo­nes ore­ju­dos del zoo­ló­gi­co de Bue­nos Ai­res, cu­yo cie­rre se anun­ció en ju­nio pa­sa­do, co­men­za­ron su pro­ce­so de adap­ta­ción y en­tre­na­mien­to para la liberación a su há­bi­tat na­tu­ral.

Las aves ra­pa­ces oriun­das del sur y el cen­tro del con­ti­nen­te ame­ri­cano fue­ron tras­la­da­das del zoo­ló­gi­co a la Re­ser­va Eco­ló­gi­ca de la ciu­dad en una jau­la chi­ca, des­de don­de pa­sa­ron a una en for­ma de "tú­nel", don­de co­men­za­rán a vo­lar y desa­rro­lla­rán su mus­cu­la­tu­ra.

Pos­te­rior­men­te, pa­sa­rán a una más gran­de, don­de apren­de­rán a con­se­guir su pro­pia co­mi­da, ya que, se­gún el ministro de Mo­der­ni­za­ción de la ciu­dad de Bue­nos Ai­res, Andy Freire, "si el ani­mal se li­be­ra­ra hoy, no sa­bría có­mo con­se­guir ali­men­to".

Las aves es­tu­vie­ron acos­tum­bra­das a vi­vir con­fi­na­das a es­pa­cios muy pe­que­ños y a ser ali­men­ta­dos por cui- da­do­res o vi­si­tan­tes del zoo, por lo que re­cién cuan­do com­ple­ten el apren­di­za­je po­drán ser li­be­ra­dos para que vi­van en su há­bi­tat na­tu­ral. Las au­to­ri­da­des cal­cu­lan que el pro­ce­so du­ra­rá un mes: "Es­to es un pro­ce­so len­to, con tiem­pos ani­ma­les y no in­ge­nie­ri­les", acla­ró Freire. El lo­te de aves que se­gui­rá a con­ti­nua­ción, for­ma­do por 42 ejem­pla­res más, in­clu­ye tam­bién chi­man­gos, jo­tes y le­chu­zas viz­ca­che­ras, es­pe­cies que se pue­den en­con­trar prin­ci­pal­men­te en La­ti­noa­mé­ri­ca.

La trans­for­ma­ción del zoo­ló­gi­co de Bue­nos Ai­res ter­mi­na­rá con el tras­la­do de los ma­mí­fe­ros y rep­ti­les, que com­ple­ta­rán los 1.500 ani­ma­les que ha­bi­ta­ban en el lu­gar.

Para el al­cal­de de Bue­nos Ai­res, Horacio Ro­drí­guez La­rre­ta, es­te pri­mer pa­so se tra­tó de ter­mi­nar con un mo­de­lo de zoo "in­sos­te­ni­ble" y "an­ti­guo".

La es­ta­ti­za­ción y el cie­rre del zoo­ló­gi­co de Bue­nos Ai­res fue anun­cia­do el 23 de ju­nio pa­sa­do jun­to con el plan de crea­ción de un Eco­par­que que al­ber­ga­rá a aque­llas es­pe­cies que no pue­dan ser li­be­ra­das a su há­bi­tat na­tu­ral por cues­tio­nes de ries­go para su sa­lud.

La ges­tión es­ta­rá a car­go de la Uni­dad de Pro­yec­tos Es­pe­cia­les, for­ma­da por de­ce­nas de es­pe­cia­lis­tas, y los an­ti­guos em­plea­dos del zoo se­rán re­in­cor­po­ra­dos el Eco­par­que.

To­da­vía no se co­no­ce dón­de se­rá el nue­vo en­cla­ve para los ani­ma­les pe­ro sí se sa­be que se co­bra­rá la mis­ma en­tra­da de 190 pe­sos.

Sin em­bar­go, su va­lor "no se­rá des­ti­na­do a un con­ce­sio­na­rio pri­va­do" sino al "bie­nes­tar de los ani­ma­les", tal co­mo acla­ró Freire.

El fun­cio­na­rio fi­nal­men­te in­for­mó la reaper­tu­ra del zoo du­ran­te las va­ca­cio­nes de in­vierno en Ar­gen­ti­na con un cu­po má­xi­mo de 2000 vi­si­tan­tes.

WWW.BUENOSAIRES.GOB.AR

Los le­chu­zo­nes, los pri­me­ros de un to­tal de 1.500 que sal­drán.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.