“Es al­go que no se pue­de ex­pli­car con pa­la­bras”

Clau­dio Or­te­ga ad­mi­tió que es muy di­fí­cil se­guir ade­lan­te tras el cri­men de su hi­ja Mi­cae­la.

La Nueva - - SEGURIDAD -

VOL­VIE­RON A MAR­CHAR “Es un su­fri­mien­to cons­tan­te, es al­go que no se pue­de ex­pli­car con pa­la­bras. Nues­tro día a día es lu­char por ha­cer jus­ti­cia, eso es lo úni­co que nos que­da por ha­cer para `Mi­ca´. Lo nues­tro es un cal­va­rio dia­rio... Nos qui­ta­ron a nues­tra hi­ja de do­ce años. Es­to pa­só ha­ce muy po­co, así que es­ta­mos con la he­ri­da abier­ta, a flor de piel”.

La re­fle­xión per­te­ne­ce a Clau­dio Or­te­ga, pa­dre de Mi­cae­la Al­da­na (12 años), cu­yo cuer­po sin vi­da fue ha­lla­do el 28 de ma­yo pa­sa­do, 35 días des­pués de ha­ber­se au­sen­ta­do de su ho­gar.

Ayer, en me­dio de una nue­va mar­cha por las ca­lles cén­tri­cas de la ciu­dad, los pa­dres de la chi­ca ase­si­na­da co­men­ta­ron que as­pi­ran a en­tre­vis­tar­se con la go­ber­na­do­ra bo­nae­ren­se Ma­ría Eu­ge­nia Vidal.

La man­da­ta­ria ven­dría a Bahía Blan­ca el pró­xi­mo miér­co­les, “así que es­ta­mos ha­blan­do con su se­cre­ta­ria para ver si po­de­mos te­ner una reu­nión con ella y (el in­ten­den­te) Héc­tor Gay; y si no es así va­mos a via­jar a La Pla­ta”, an­ti­ci­pó Clau­dio.

El hom­bre no des­car­ta la po­si­bi­li­dad de po­ner­se ca­ra a ca­ra con el ase­sino de su hi­ja, pe­ro con­si­de­ra que aún no es mo­men­to.

“La ver­dad, me gus­ta­ría pre­gun­tar­le (a Jo­nat­han Lu­na) por­qué lo hi­zo; pe­ro no quie­ro ver­lo aho­ra. Te­ne­mos la po­si­bi­li­dad de ir has­ta Saa­ve­dra para po­der ha­blar con él, pe­ro en es­te mo­men­to me va a dar mu­cho as­co, mu­cha im­po­ten­cia, y no me va a dar nin­gu­na tran­qui­li­dad; pe­ro en al­gún mo­men­to, en el día del jui­cio o cuan­do pa­se un po­co más el do­lor, me gus­ta­ría pre­gun­tar­le por­qué hi­zo eso. ¿Qué sin­tió para lle­gar a ha­cer se­me­jan­te bar­ba­ri­dad?”

No es nin­gu­na no­ve­dad que la co­mu­ni­dad bahien­se re­ta­cea su participación en apo­yo de ma­ni­fes­ta­cio­nes po­pu­la­res y en es­te ca­so no ha si­do la ex­cep­ción.

“Nos ha acom­pa­ña­do mu­chí­si­ma gen­te, pe­ro Bahía es muy gran­de y ten­dría que ha­ber ve­ni­do más. Pe­ro es co­mo to­do, a ve­ces te­nés que es­pe­rar que te pa­sen las co­sas para dar­te cuen­ta. Con to­das las mar­chas que he­mos he­cho, to­das las co­sas que di­ji­mos y lo que ha pa­sa­do, qué más se ne­ce­si­ta para con­cien­ti­zar a la gen­te”, se pre­gun­tó Or­te­ga.

Clau­dio, de to­dos mo­dos, re­co­no­ció que no les han ce­rra­do puer­tas.

“Es­ta­mos co­mu­ni­cán­do­nos con el mu­ni­ci­pio y no po­de­mos ha­blar mal de na­die. El círcu­lo ín­ti­mo de `Mi­ca´ es­tá en contacto con la Mu­ni­ci­pa­li­dad, con la fis­ca­lía, con los abo­ga­dos. No lo ha­ce­mos pú­bli­co, pe­ro es­ta­mos aten­tos. Y ese gru­po de ami­gos nos acom­pa­ñan, es­tá con no­so­tros”, fi­na­li­zó.

EM­MA­NUEL BRIA­NE-LA NUE­VA.

El pa­dre de la ado­les­cen­te ase­gu­ró que "es­ta­mos con la he­ri­da abier­ta, a flor de piel".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.