¡No les ro­ben más a nues­tros chi­cos!

La Nueva - - PARA EMPEZAR. - Es­cri­be Wal­ter Gu­lla­ci wgu­lla­ci@la­nue­va.com

Vi­lla Mi­tre, Li­ber­tad, Pa­cí­fi­co, Be­lla Vis­ta, La Ar­mo­nía, San Fran­cis­co, Mun­dial FC... La lis­ta se en­gro­sa mes a mes. En la edi­ción de ayer dá­ba­mos cuen­ta de los reite­ra­dos robos que vie­nen afec­tan­do a pre­dios de­por­ti­vos lo­ca­les. Pe­ro te­so­ne­ros co­mo son, na­da les im­pe­di­rá se­guir ade­lan­te.

Tra­ba­jan­do du­ro pa­ra con­te­ner y for­mar a un gru­po eta­rio ca­da vez más des­pro­te­gi­do. Ba­jo ries­go.

El de nues­tros chi­cos.

***

Cier­to do­min­go, un pe­rio­dis­ta lle­gó a nues­tra Re­dac­ción fas­ti­dio­so por­que se ha­bía en­con­tra­do con el pu­pi­tre de la can­cha a la que ha­bía si­do des­ti­na­do con ex­cre­men­to de pa­lo­ma.

“Así no se pue­de tra­ba­jar... Es una fal­ta de res­pe­to”, des­li­zó ape­nas arri­bó tras lle­var a ca­bo la co­ber­tu­ra pe­rio­dís­ti­ca. Y dio rien­da suel­ta a su ma­les­tar... “ma­tan­do” en un pu­ña­do de lí­neas a di­cha ins­ti­tu­ción por la su­pues­ta de­sidia.

Po­co, muy po­co, tar­dó ese jo­ven -y pro­mi­so­rio-pe­rio­dis­ta en ba­jar sus ín­fu­las.

Al­guien le hi­zo en­ten­der, con pa­la­bras ubi­ca­das pe­ro muy fir­mes, y enér­gi­cas, que su en­fo­que ha­bía si­do des­me­su­ra­do. Y cruel fren­te al tre­men­do es­fuer­zo que desa­rro­lla­ban tres, cua­tro, cin­co y con mu­cha suerte diez per­so­nas pa­ra te­ner de pie al club en cues­tión.

Que el enor­me rol con­te­ne­dor ha­cia mi­les de chi­cos y ado­les­cen­tes que desa­rro­llan nues­tras en­ti­da­des de­por­ti­vas, fren­te a un es­ce­na­rio pla­ga­do de to­do ti­po de ne­ce­si­da­des, es só­lo com­pa­ra­ble al que lle­van a ca­bo las es­cue­las, al­gu­nas ONG, los co­me­do­res... Y no mu­cho más.

Que ni una pa­la­da de ex­cre­men­to de pa­lo­ma po­día ta­par un bos­que re­ga­do de es­fuer­zo, so­li­da­ri­dad, man­co­mu­nión, asis­ten­cia, res­guar­do, for­ma­ción y, por su­pues­to, edu­ca­ción.

Con el agre­ga­do de que pa­ra esas en­ti­da­des, ba­rria­les en su ma­yo­ría, no exis­ten mu­ros ni pa­re­do­nes di­vi­so­rios, en una so­cie­dad ca­da vez más seg­men­ta­da en­tre los que es­tán aden­tro y los que es­tán afue­ra. Del sis­te­ma, cla­ro.

Por eso, por to­do eso, ca­da vez que los mal­vi­vien­tes fla­ge­lan a un pre­dio for­ma­ti­vo de cual­quie­ra de nues­tros clu­bes, es­tán de­jan­do al des­am­pa­ro a mu­chos de esos jó­ve­nes que se sien­ten in­te­gra­dos a la so­cie­dad só­lo y me­dian­te la ca­mi­se­ta que los co­bi­ja. Que los ale­ja de las adic­cio­nes, del desa­so­sie­go. De la na­da mis­ma.

Más allá de que el mu­ni­ci­pio ha­ya re­co­gi­do el guan­te co­la­bo­ran­do con la en­tre­ga de re­me­sas de ma­te­ria­les a las en­ti­da­des afec­ta­das, la sen­sa­ción es que no al­can­za. Que las fuer­zas de se­gu­ri­dad de­ben po­ner­se a tono con una de­man­da que ca­da día se tor­na más gran­de. La de sen­tir­nos más se­gu­ros. Y no a mer­ced de tan­ta im­pu­ni­dad de­lic­ti­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.