In­do­ne­sia y la pes­ca ile­gal

La Nueva - - OPINIÓN. - Por Emi­lio J. Cár­de­nas

Nues­tro país e In­do­ne­sia tie­nen un se­rio pro­ble­ma en co­mún: la cons­tan­te pes­ca ile­gal en aguas de sus res­pec­ti­vas ju­ris­dic­cio­nes por par­te de bu­ques de ban­de­ra chi­na. Es­ta si­tua­ción, que no es des­co­no­ci­da por Chi­na, se man­tie­ne des­de ha­ce tiem­po, sin co­rre­gir­se.

Co­mo uno de­be par­tir del su­pues­to que la Ar­gen­ti­na e In­do­ne­sia ha­cen so­bre es­ta cues­tión los re­cla­mos for­ma­les que na­tu­ral­men­te co­rres­pon­den, es fá­cil de­du­cir que Chi­na no tie­ne nin­gu­na in­ten­ción de dis­ci­pli­nar a los pes­que­ros de su ban­de­ra, lo que no es una bue­na no­ti­cia. Por­que su­gie­re “apa­ña­mien­to”. Por es­ta ra­zón, nues­tra di­plo­ma­cia de­bie­ra man­te­ner so­bre este te­ma una es­tre­cha re­la­ción con los re­pre­sen­tan­tes de In­do­ne­sia y la vi­gi­lan­cia del ca­so.

En el ter­cer in­ci­den­te ar­ma­do ocu­rri­do este año en­tre la Ar­ma­da de In­do­ne­sia y los pes­que­ros chi­nos, en aguas de la zo­na eco­nó­mi­ca ex­clu­si­va de In­do­ne­sia, los bu­ques de gue­rra de este país aca­ban de dis­pa­rar, con mu­ni­ción de gue­rra, una vez más, con­tra los pes­que­ros que ope­ran ile­gal­men­te en el Mar de Na­tu­na.

La­men­ta­ble­men­te, en este úl­ti­mo in­ci­den­te el go­bierno chino ha sos­te­ni­do que su país tie­ne de­re­chos so­be­ra­nos so­bre las aguas de la zo­na eco­nó­mi­ca ex­clu­si­va de In­do­ne­sia, lo que com­pli­ca enor­me­men­te el te­ma.

Gracias a Dios y a la geo­gra­fía, la Ar­gen­ti­na no tie­ne re­cla­mos de so­be­ra­nía coin­ci­den­tes con Chi­na en la zo­na en la que ha­bi­tual­men­te pes­can –sin au­to­ri­za­ción­los bu­ques del país asiá­ti­co, en el Atlán­ti­co Sur.

Nues­tro país es cons­tan­te­men­te ob­ser­va­do por las flo­tas pes­que­ras ex­tran­je­ras con in­di­si­mu­la­do ape­ti­to, des­de que la ri­que­za ic­tí­co­la del Atlán­ti­co Sur es bien im­por­tan­te.

His­tó­ri­ca­men­te es allí pre­ci­sa­men­te que se han pro­du­ci­do los in­ci­den­tes en­tre los bu­ques que cus­to­dian nues­tra so­be­ra­nía y los pes­que­ros ex­tran­je­ros. Des­de ha­ce ra­to. Con­cre­ta­men­te, des­de que el go­ber­na­dor Ver­net, en nues­tras Is­las Mal­vi­nas, in­ten­ta­ra co­brar de­re­chos de pes­ca a los bu­ques nor­te­ame­ri­ca­nos que ba­ja­ban des­de el nor­te del es- ta­do de Mai­ne pa­ra pes­car en torno a las is­las y ca­zar fo­cas que en­ton­ces uti­li­za­ban pa­ra la pro­duc­ción de acei­te co­mer­cial.

Fue en ese mo­men­to que la dispu­ta lle­gó has­ta la Su­pre­ma Cor­te de los Es­ta­dos Uni­dos cuan­do el país del nor­te ale­ga­ra que las aguas del Atlán­ti­co Sur ha­bían siem­pre es­ta­do abier­tas a la pes­ca libre por par­te de to­dos. Fue en­ton­ces tam­bién que la Fra­ga­ta “Le­xing­ton” sa­lió –a los dis­pa­ros- en pro­tec­ción de los pes­que­ros nor­te­ame­ri­ca­nos.

Los tiem­pos han cam­bia­do, los ac­to­res tam­bién, pe­ro las fric­cio­nes en torno a la pes­ca ile­gal en el le­jano sur se han man­te­ni­do en el tiem­po.

“Nues­tro país e In­do­ne­sia tie­nen un se­rio pro­ble­ma en co­mún: la cons­tan­te pes­ca ile­gal en aguas de sus res­pec­ti­vas ju­ris­dic­cio­nes por par­te de bu­ques de ban­de­ra chi­na.”

Emi­lio J. Cár­de­nas fue em­ba­ja­dor ar­gen­tino an­te las Na­cio­nes Uni­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.