Más víc­ti­mas de los robos con tar­je­tas

“Son or­ga­ni­za­cio­nes a ni­vel mun­dial. Hay gen­te que re­clu­ta los plás­ti­cos, otros que los com­pran y otros que has­ta ar­man ne­go­cios. To­do es­to en un mer­ca­do ile­gal”, di­jo el es­pe­cia­lis­ta Da­niel Mo­nas­tersky.

La Nueva - - SOCIEDAD. -

Ca­da vez más usuarios de tar­je­tas de cré­di­to y dé­bi­to en la Ar­gen­ti­na son víc­ti­mas de or­ga­ni­za­cio­nes de­lic­ti­vas que clo­nan los da­tos de los plás­ti­cos pa­ra uti­li­zar­los lue­go en el mer­ca­do ne­gro y con­cre­tar es­ta­fas.

Este ti­po de frau­de se vuel­ve ca­da vez más ha­bi­tual y las víc­ti­mas pue­den su­frir el ro­bo a tra­vés de com­pras por In­ter­net, de ca­je­ros au­to­má­ti­cos al­te­ra­dos y de transac­cio­nes en co­mer­cios cu­yos em­plea­dos es­tén en connivencia con los de­lin­cuen­tes.

El abo­ga­do es­pe­cia­li­za­do en de­li­tos in­for­má­ti­cos Da­niel Mo­nas­tersky ex­pli­có que los de­lin­cuen­tes guar­dan los da­tos de la ban­da mag­né­ti­ca y lue­go los vuel­can en una tar­je­ta en blan­co pa­ra po­der ope­rar.

En la ban­da mag­né­ti­ca hay da­tos cla­ve del usua­rio, co­mo nom­bre y ape­lli­do, Do­cu­men­to Na­cio­nal de Iden­ti­dad, nú­me­ro de cuen­ta y có­di­go de se­gu­ri­dad.

Lo más di­fí­cil es de­tec­tar cuan­do hay un Skim­mer en el ca­je­ro au­to­má­ti­co. Pa­ra esa si­tua­ción, si la tar­je­ta en­tra len­ta­men­te, es muy sos­pe­cho­so.

En el ca­so de los ne­go­cios, la du­pli­ca­ción de la tar­je­ta se pue­de pro­du­cir a tra­vés de un em­plea­do aler­ta­do por los de­lin­cuen­tes que uti­li­za una cá­ma­ra pa­ra guar­dar los da­tos o un apa­ra­to lla­ma­do Skim­mer, que fun­cio­na co­mo lec­tor y se pue­de con­se­guir a 8.500 pe­sos.

"Pa­san la tar­je­ta cuan­do vos pa­gás y guar­dan la ban­da mag­né­ti­ca en una memoria. Des­pués lo ba­jan con una compu­tado­ra y con otro dis­po­si­ti­vo si­mi­lar vuel­can los da­tos pa­ra po­der ar­mar una tar­je­ta que es­té en blan­co", pun­tua­li­zó Mo­nas­tersky.

A su vez, ad­vir­tió que al­go si­mi­lar pue­de ocu­rrir en los ca­je­ros au­to­má­ti­cos.

"Se ar­ma un dis­po­si­ti­vo pa­re­ci­do, don­de la ra­nu­ra se ve igual. En­ton­ces, po­nés la tar­je­ta, pa­sa, ha­cés la ope­ra­ción y te co­pian", pre­ci­só.

El es­pe­cia­lis­ta agre­gó que otros epi­so­dios en los que pue­den co­me­ter­se es­ta cla­se de de­li­to es en "ope­ra­cio­nes en si­tios no se­gu­ros de In­ter­net" o al in­ten­tar "pa­gar por te­lé­fono, brin­dán­do­le los da­tos a la per­so­na equi­vo­ca­da".

"Son or­ga­ni­za­cio­nes a ni­vel mun­dial. Hay gen­te que re­clu­ta las tar­je­tas, otros que las com­pran y otros que has­ta ar­man ne­go­cios. To­do es ile­gal", re­sal­tó el abo­ga­do.

En ese sen­ti­do, re­cor­dó el co­no­ci­do ca­so del "Sa­po" Ciar­lo, el es­ta­fa­dor mi­llo­na- rio que, a tra­vés de pro­vee­do­res de da­tos en di­fe­ren­tes co­mer­cios, usa­ba tar­je­tas clo­na­das pa­ra com­prar pa­sa­jes y re­ven­der­los a tra­vés de una fal­sa agen­cia de via­jes.

Mo­nas­tersky in­di­có, ade­más, que an­te la po­si­bi­li­dad de que las tar­je­tas sean de­nun­cia­das por usuarios que tie­nen un se­gu­ro "se ha­cen do­na­cio­nes de un pe­so y, si la ope­ra­ción es vá­li­da, com­prue­ban que el plás­ti­co es­tá ac­ti­vo".

"Es fun­da­men­tal no per­der de vis­ta la tar­je­ta. En un ne­go­cio hay que es­tar aten­tos y en un res­tau­ran­te, por ejem­plo, tra­tar de acom­pa­ñar al mo­zo, o al pla­ye­ro en una es­ta­ción de ser­vi­cio", re­sal­tó el abo­ga­do es­pe­cia­li­za­do en de­li­tos in­for­má­ti­cos Da­niel Mo­nas­tersky. Por in­ter­net. Mo­nas­tersky des­acon­se­jó "dar el nú­me­ro de tar­je­ta pa­ra un pa­go por te­lé­fono o por mail, por­que tam­bién se brin­da el có­di­go de se­gu­ri­dad". En el ca­so de que se com­pre a tra­vés de in­ter­net, el le­tra­do ad­vir­tió que se de­ben uti­li­zar "si­tios E Com­mer­ce que sean se­gu­ros y co­no­ci­dos".

AR­CHI­VO LA NUE­VA.

Las em­pre­sas ejer­cen un con­trol ca­da vez mayor y tie­nen de­par­ta­men­tos des­ti­na­dos a evi­tar es­tos frau­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.