Con CR7 le­sio­na­do, Portugal la­van­tó la Eu­ro­co­pa

Ro­nal­do vi­vió to­das las emo­cio­nes en un lar­go par­ti­do. De las lá­gri­mas por la le­sión en su ro­di­lla pa­só a llo­rar por la épi­ca victoria de Portugal an­te Fran­cia. Los lu­sos en­tra­ron en la his­to­ria.

La Nueva - - PORTADA -

El se­lec­cio­na­do por­tu­gués de fút­bol, aun sin su má­xi­ma fi­gu­ra Cris­tiano Ro­nal­do, quien sa­lió le­sio­na­do en el pri­mer tiem­po, se con­sa­gró ayer cam­peón por pri­me­ra vez en su his­to­ria de la Eu­ro­co­pa con el triun­fo en el su­ple­men­ta­rio an­te el lo­cal, Fran­cia, por 1 a 0.

El de­lan­te­ro Éder mar­có el tan­to de la glo­ria pa­ra los por­tu­gue­ses a los 4 mi­nu­tos del se­gun­do tiem­po su­ple­men­ta­rio con un re­ma­te cru­za­do, a me­dia dis­tan­cia, que pro­vo­có la al­ga­ra­bía del plan­tel di­ri­gi­do por Fernando San­tos en el Sta­de de Fran­ce de Saint-De­nis. Portugal, que fue de me­nor a mayor en el cer­ta­men, so­por­tó la lo­ca­lía de Fran­cia y la le­sión de Ro­nal­do. Mien­tras que el ar­que­ro Rui Pa­tri­cio co­mo fi­gu­ra ex­clu­yen­te, más la apa­ri­ción cer­te­ra de Éder, ex­pli­có la ob­ten­ción de la Eu­ro­co­pa.

Fran­cia fue su­pe­rior en la pri­me­ra par­te por­que tu­vo más el ba­lón y las me­jo­res si­tua­cio­nes, es­ca­sas, pe­ro apro­xi­ma­cio­nes al fin que fue­ron anu­la­das por el gran tra­ba­jo del ar­que­ro Pa­tri­cio.

Portugal su­frió un gol­pe du­ro en lo aními­co con la le­sión de su fi­gu­ra. Ro­nal­do re­ci­bió el ba­lón y el con­tac­to fí­si­co con Pa­yet le pro­du­jo un gol­pe en la ro­di­lla iz­quier­da que lo sa­có de la fi­nal.

Sin em­bar­go, el con­jun­to francés, que man­tu­vo la presión so­bre João Má­rio, Re­na­to San­ches y Car­val­ho, dis­mi­nu­yó su pre­sen­cia en ata­que e in­quie­tó a Portugal con el dis­pa­ro de Sis­so­kok, que en­con­tró bien pa­ra­do Pa­tri­cio.

En el ST, Rui Pa­tri­cio re­afir­mó su con­di­ción de fi­gu­ra del par­ti­do cuan­do des­vió por en­ci­ma del tra­ve­sa­ño otro ca­be­za­zo de Griez­mann (20m.). En su se­gun­da in­ter­ven­ción ata­jó con la mano iz­quier­da el re­ma­te cru­za­do de Oli­ver Gi­roud (29m.) y le ne­gó el gol a Sis­so­ko (38m.) con las ma­nos tras un fuer­te en­vío de me­dia dis­tan­cia.

El con­jun­to ga­lo, en el pri­mer mi­nu­to de des­cuen­to, es­tu­vo a un pa­so de glo­ria. Gig­nac gam­be­teó en el área a Pe­pe, lo de­jo en el pi­so, y sa­có un dis­pa­ro que tam­bién su­peró a Rui Pa­tri­cio, pe­ro la pelota dio en el pa­lo.

Éder, una de las fi­gu­ras, dio avi­so con un ca­be­za­zo en el pri­mer tiem­po su­ple­men­ta­rio (13m.) que ata­jó Llo­ris y en la se­gun­da par­te (2m.) es­tu­vo a pun­to de abrir el mar­ca­dor con un ti­ro libre de Mou­tin­ho que dio en el tra­ve­sa­ño.

La apa­ri­ción un so­li­ta­rio Éder fren­te a dos de­fen­so­res por de­lan­te y tres vo­lan­tes por de­trás, no lo in­hi­bie­ron pa­ra sa­car un dis­pa­ro cru­za­do al án­gu­lo in­fe­rior iz­quier­do que de­jó sin chan­ces a Llo­ris, a pe­sar de su es­ti­ra­da, y le pre­pa­ró un lu­gar en la his­to­ria del fút­bol por­tu­gués.

Fran­cia, que per­dió por pri­me­ra vez en par­ti­dos ofi­cia­les an­te Portugal so­bre 4 par­ti­dos, no reac­cio­nó y vio có­mo Portugal fes­te­jó su pri­me­ra con­quis­ta con Ro­nal­do, muy emo­cio­na­do.

REUTERS

La ale­gría de Cris­tiano Ro­nal­do, con la co­pa en las ma­nos, com­par­ti­da por to­do el plan­tel por­tu­gués que ayer le­van­tó en Fran­cia su pri­me­ra Eu­ro­co­pa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.