Rom­pió una rueda y fue a que­jar­se a la ofi­ci­na del in­ten­den­te

La Nueva - - LA CIUDAD. -

Eno­ja­do por la ro­tu­ra de una rueda de su au­to, un hom­bre se ins­ta­ló ayer en la sa­la cer­ca­na al des­pa­cho del in­ten­den­te Héc­tor Gay y es­pe­ró ho­ras al je­fe co­mu­nal, que en ese mo­men­to en­ca­be­za­ba un ac­to en Ca­bil­do (ver apar­te).

El des­co­no­ci­do lle­gó has­ta la co­mu­na, pre­gun­tó por Gay y se aco­mo­dó en uno de los si­llo­nes. “Por lo que con­tó rom­pió el neu­má­ti­co con un ba­che”, con­tó un em­plea­do.

En el tiem­po que per­ma­ne­ció es­pe­ran­do, arro­jó la llan­ta al pi­so, es­ti­ró las pier­nas so­bre ella pa­ra re­la­jar­se e in­sul­tó va­rias ve­ces al ai­re. Una de las se­cre­ta­rias que re­ci­be a quie­nes in­gre­san al lu­gar lo mi­ra­ba sin en­ten­der na­da.

Cer­ca de 13.30, el sub­se­cre­ta­rio de Pro­mo­ción So­cial. Ig­na­cio Cas­pe, lo­gró con­ven­cer­lo y el hom­bre aban­do­nó el edi­fi­cio.

Sin em­bar­go an­tes de ale­jar­se ca­mi­nan­do por Bel­grano pro­me­tió que vol­ve­ría el lu­nes o mar­tes.

El pro­ble­ma con los ba­ches vie­ne ge­ne­ran­do du­ras crí­ti­cas al go­bierno mu­ni­ci­pal. Días atrás, el je­fe co­mu­nal sos­tu­vo que por el mal es­ta­do de las ca­lles la Guardia Ur­ba­na no exi­gi­ría la VTV.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.