Las ta­ri­fas a exa­men

La Nueva - - EL PAÍS. -

El país en­te­ro co­no­cía, des­de an­tes de subs­tan­ciar­se la se­gun­da vuel­ta de la elec­ción que con­sa­gra­ría, se­gún fue­sen los re­sul­ta­dos, a Mau­ri­cio Ma­cri o a Da­niel Scio­li, co­mo pró­xi­mo pre­si­den­te de la Na­ción, la he­ren­cia en­ve­ne­na­da que re­ci­bi­ría el go­bierno que to­ma­se asien­to en la Ca­sa Ro­sa­da el 10 de di­ciem­bre. Cuan­do el lí­der de Cam­bie­mos se im­pu­so al can­di­da­to del Fren­te pa­ra la Vic­to­ria, na­die ima­gi­nó po­si­ble apli­car una po­lí­ti­ca de shock. El ajus­te era tan inevi­ta­ble, co­mo gra­dual se­ría su im­ple­men­ta­ción. En eso no se equi­vo­ca­ron quie­nes to­ma­ron la de­ci­sión.

Era cla­ro que la fies­ta que ha­bía­mos vi­vi­do por tan­to tiem­po aho­ra de­be­ría pa­gar­se so pe­na de que el dé­fi­cit fis­cal lle­ga­se a to­pes as­tro­nó­mi­cos, las em­pre­sas pres­ta­do­ras de los ser­vi­cios no in­vir­tie­sen un dó­lar más, la in­fla­ción con­ti­nua­se pro­du­cien­do es­tra­gos y el go­bierno re­cién ele­gi­do tu­vie­se que ha­cer fren­te a una cri­sis de en­ver­ga­du­ra ape­nas ini­cia­do su man­da­to.

Los au­men­tos de las ta­ri­fas de gas y de elec­tri­ci­dad ni por aso­mo com­pen­sa­ron el atra­so ge­ne­ra­do por la ab­sur­da es­tra­te­gia que el kirch­ne­ris­mo im­ple­men­tó du­ran­te los do­ce años de su ad­mi­nis­tra­ción. Pre­ci­sa­men­te por­que el shock ta­ri­fa­rio fue des­car­ta­do de cua­jo, lo que se in­ten­tó ha­cer fue una re­com­po­si­ción es­ca­lo­na­da. Pa­ra te­ner una idea: en el ca­so de las eléc­tri­cas se cu­brió ape­nas un 38 % de la bre­cha ne­ga­ti­va. Que­da­ba, por lo tan­to, el res­tan­te 62 % pa­ra re­cu­pe­rar en al­gún mo­men­to de los pró­xi­mos años.

Pe­ro, al mo­men­to de po­ner en mar­cha las me­di­das, el dia­blo me­tió la co­la. Con es­ta par­ti­cu­la­ri­dad, pa­ra­do­ja o co­mo pre­fie­ra lla­már­se­la: el re­me­dio que Ma­cri y sus prin­ci­pa­les mi­nis­tros ha­bían des­car­ta­do ab initio por las con­se­cuen­cias so­cia­les que inevi­ta­ble­men­te trae­ría apa­re­ja­das -el de shock- se le co­ló al go­bierno por la ven­ta­na y lo obli­gó a po­ner­le freno a los au­men­tos, dar mar­cha atrás y que­dar ex­pues­to an­te el fue­go enemi­go. ¿Qué ha­bía pa­sa­do? Al­go que fue pro­duc­to en par­te de un des­cui­do, di­fí­cil de ex­pli­car, de Juan Jo­sé Aran­gu­ren y del equi­po de co­la­bo­ra­do­res de su car­te­ra; en par­te res­pon­sa­bi­li­dad de al­gu­nos go­ber­na­do­res que apro­ve­cha­ron la oca­sión pa­ra su­mar­se, por su cuen­ta, a las subas ta­ri­fa­rias de­fi­ni­das por las au­to­ri­da­des na­cio­na­les y, por fin, de un in­vierno más cru­do que el pro­nos­ti­ca­do.

En aten­ción a lo que sig­ni­fi­ca un ajus­te de es­te ti­po, el ti­tu­lar del mi­nis­te­rio de ener­gía de­bió ha­cer una prue­ba vir­tual, si­mu­la­da, con ba­se en una ma­triz re­pre­sen­ta­ti­va de los usua­rios a los cua­les les lle­ga­rían las fac­tu­ras con los au­men­tos pre­via­men­te de­fi­ni­dos. Si lo hi­zo, el sis­te­ma in­for­má­ti­co que uti­li­zó le sir­vió de po­co o na­da. Si no lo hi­zo, de­mos­tró una fal­ta de cri­te­rio alar­man­te. Lo cier­to es que el gra­dua­lis­mo sú­bi­ta­men­te se trans­for­mó en un ver­da­de­ro shock que una mi­no­ría muy sig­ni­fi­ca­ti­va de la so­cie­dad ar­gen­ti­na no po­día pa­gar. La ten­sión que en sus ini­cios pa­re­cía re­du­ci­da fue cre­cien­do has­ta con­ver­tir­se en un tor­be­llino. La reac­ción bien ex­ten­di­da de la so­cie­dad ci­vil no ca­yó en sa­co ro­to. To­do el ar­co opo­si­tor en­con­tró un mo­ti­vo pa­ra aglu­ti­nar­se en con­tra de los au­men­tos y pa­ra car­gar en la cuen­ta de la ad­mi­nis­tra­ción de Cam­bie­mos su in­sen­si­bi­li­dad so­cial. A ello se su­mó la jus­ti­cia que con­ge­ló las subas y en­ton­ces el cua­dro es­tu­vo com­ple­to.

¿Qué ha­cer an­te se­me­jan­te si­tua­ción, que ha­bía to­ma­do des­pre­ve­ni­do al ofi­cia­lis­mo? A pri­me­ra vis­ta exis­tían tres op­cio­nes: 1) po­ner­le el pe­cho a las ba­las, na­dar con­tra la co­rrien­te y man­te­ner a ra­ja ta­bla la po­lí­ti­ca de au­men­tos ins­tru­men­ta­da, sin per­jui­cio de co­rre­gir los erro­res gro­se­ros; 2) es­pe­rar a que la Cor­te Su­pre­ma se ex­pi­die­se dan­do por des­con­ta­do el per sal­tumy, al pro­pio tiem­po, ope­rar an­te el má­xi­mo tri­sen­ta del país con el pro­pó­si­to de que su fa­llo no echa­se aba­jo el es­que­ma ta­ri­fa­rio y con ello le in­fli­gie­se una de­rro­ta es­tra­té­gi­ca al go­bierno; o 3) ade­lan­tar­se a la acor­da­da de la Cor­te, asu­mir las fa­llas de im­ple­men­ta­ción y re­tro­ce­der en or­den, sin per­der la lí­nea, lo cual sig­ni­fi­ca­ba, en buen ro­man­ce, ba­ra­jar y dar de nue­vo.

La me­sa chi­ca de Ma­cri cam­bió ideas du­ran­te to­do el fin de se­ma­na lar­go y lle­gó a la con­clu­sión de que no te­nía de­ma­sia­do mar­gen de ma­nio­bra. Ca­re­cía de fuer­za pa­ra man­te­ner­se en sus tre­ce co­mo si na­da hu­bie­ra pa­sa­do. Era de­ma­sia­do el ries­go de es­pe­rar lo que tu­vie­se a bien de­ci­dir la Cor­te, que ade­más lle­va­ría tiem­po. Que­da­ba, pues, la ter­ce­ra vía, que fue la que se es­co­gió: pa­ra mo­ri­ge­rar el pe­so de los au­men­tos, és­tos se apli­ca­rán aho­ra so­bre la fac­tu­ra­ción to­tal del mis­mo pe­rio­do del año an­te­rior y no so­bre el con­su­mo. El au­men­to, re­tro­ac­ti­vo al mes de abril, nun­ca po­drá ex­ce­der 400 %. Es­te to­pe qui­zá cal­me las aguas pe­ro al cos­to de con­tra­de­cir el re­cla­mo pre­si­den­cial pa­ra que se mo­de­ren los con­su­mos, pues des­apa­re­ce la re­la­ción cau­sal en­tre el vo­lu­men de ener­gía su­mi­nis­tra­do y el im­por­te a pa­gar.

A se­me­jan­za de cuan­to ha­bía su­ce­di­do en opor­tu­ni­dad de anun­ciar­se la nue­va po­lí­ti­ca, me­ses atrás, la con­fe­ren­cia de pren­sa que el lu­nes a la tar­de pre­si­dió el je­fe de ga­bi­ne­te, Mar­cos Pe­ña, jun­to a Juan Jo­sé Aran­gu­ren y a Ger­mán Ga­ra­vano, de­jó mu­cho que desear. La co­mu­ni­ca­ción, es­tá vis­to, no es el fuer­te de es­te go­bierno. Aco­rra­la­do por su pro­pia im­pe­ri­cia, lo­gró un efec­to increíble: dio la vuel­ta y ca­si vuel­ve al pun­to de par­ti­da. Di­cho de otra ma­ne­ra, a par­tir de aho­ra el Te­so­ro de­be­rá sub­si­diar por otros 11.800 MM el con­su­mo de gas. Si bien ello sig­ni­fi­ca 0,1 % del PBI y no le qui­ta per se el sue­ño a na­die, pe­ro re­pre­bu­nal un re­vés po­lí­ti­co de en­ver­ga­du­ra pa­ra la ac­tual ad­mi­nis­tra­ción.

Lo que que­da al des­cu­bier­to es más la fa­lla téc­ni­ca y co­mu­ni­ca­cio­nal del go­bierno que la de­rro­ta que aca­ba de su­frir. Al res­pec­to con­vie­ne no ce­der a la dra­ma­ti­za­ción, aun­que los res­pon­sa­bles del des­a­gui­sa­do de­be­rían apren­der la lec­ción. So­bre to­do te­nien­do pre­sen­te que el reaco­mo­da­mien­to ta­ri­fa­rio es­tá le­jos de ser com­ple­ta­do. Tar­de o tem­prano ha­brá que su­pe­rar el fenomenal atra­so de los pre­cios de la ener­gía, que una so­cie­dad acos­tum­bra­da al des­pil­fa­rro no quie­re ver. El go­bierno hi­zo mal los anun­cios y se equi­vo­có en los por­cen­ta­jes -pe­ca­dos no me­no­res. Pe­ro no nos en­ga­ñe­mos, los ar­gen­ti­nos desean vi­vir co­mo los sui­zos y se­guir pa­gan­do ta­ri­fas co­mo cuan­do rei­na­ban los Kirch­ner. Has­ta la pró­xi­ma se­ma­na.

... la fies­ta que ha­bía­mos vi­vi­do por tan­to tiem­po aho­ra de­be­ría pa­gar­se so pe­na de que el dé­fi­cit fis­cal lle­ga­se a to­pes as­tro­nó­mi­cos... Lo que que­da al des­cu­bier­to es más la fa­lla téc­ni­ca y co­mu­ni­ca­cio­nal del go­bierno que la de­rro­ta que aca­ba de su­frir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.