Com­pro­mi­so em­pre­sa­rio: con va­lo­res en ac­ción

ACDE Bahía Blan­ca tie­ne su se­de en San Mar­tin 341 (lo­cal 6) y su email: ac­de­bahia@yahoo.com.ar

La Nueva - - RSE - Por el Ing. Er­nes­to A. Cas­tag­net Pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Cris­tia­na de Di­ri­gen­tes de Em­pre­sa (ACDE) Bahía Blan­ca

"La em­pre­sa, ade­más de ge­ne­rar va­lor eco­nó­mi­co, de­be ge­ne­rar va­lor so­cial, que no de­be­ría ser opues­to al pro­gre­so eco­nó­mi­co".

"Por sus fru­tos los co­no­ce­reis” (Ma­teo 7:16); he aquí la ri­que­za tes­ti­mo­nial de quie­nes for­ma­mos par­te de ACDE. Así ter­mi­na­ba el ar­tícu­lo de mi au­to­ría en es­te su­ple­men­to ha­ce ya un año.

Y tan acer­ta­do que el editorial del dia­rio La Na­ción de ha­ce me­nos de 2 se­ma­nas (miér­co­les 6 de Ju­lio) de­cía, res­pec­to de la úl­ti­ma dé­ca­da que…”En esos años se ad­vir­tió una des­via­ción de la cul­tu­ra em­pre­sa­rial aso­cia­da a la asun­ción de ries­gos, ha­cia una ac­ti­tud, cer­ca­na a la ob­se­cuen­cia, pa­ra com­pla­cer a los fun­cio­na­rios po­lí­ti­cos. Las ex­cep­cio­nes fue­ron real­men­te po­cas: el cam­po, ACDE y el en­ton­ces pre­si­den­te de Shell, Juan Jo­sé Aran­gu­ren, jun­to al periodismo in­de­pen­dien­te, fue­ron al­gu­nas de ellas”.

De­be­ría­mos con­si­de­rar lo pa­sa­do co­mo “Dé­ca­da apren­di­da; ni ga­na­da ni per­di­da”. Es que son las es­pon­tá­neas y vi­si­bles ac­cio­nes que ha­ce­mos las que cuen­tan y no so­lo las bue­nas in­ten­cio­nes ni la fe que no se pue­den ver. De­be­mos obrar siem­pre con la mis­ma in­te­gri­dad que de­be­mos con­du­cir­nos en nuestros hogares. No sea co­sa que ge­ne­re­mos una do­ble mo­ral, co­mo la que ci­ta Jor­ge Et­kin en su li­bro “La Do­ble Mo­ral de las Or­ga­ni­za­cio­nes”.

El diá­lo­go no de­be ser me­ra­men­te de­cla­ma­ti­vo. Se con­tra­po­ne al fun­da­men­ta­lis­mo que es el so­me­ti­mien­to a una so­la vi­sión. No se pue­de avan­zar en la vi­da sin el ejer­ci­cio del diá­lo­go, que im­po­ne acep­tar lo di­ver­so, re­co­no­cer el va­lor en el otro y des­cu­brir que to­dos so­mos com­ple­men­ta­rios. Y pa­ra ir ha­cia él de­be­mos pen­sar en qué es­ta­mos dis­pues­tos a re­nun­ciar pa­ra que la Ar­gen­ti­na avan­ce.

Tal co­mo lo veía uno de los fun­da­do­res y pri­mer pre­si­den­te de ACDE En­ri­que Er­nes­to Shaw -que se en­cuen­tra en pro­ce­so de bea­ti­fi­ca­ción y po­dría con­ver­tir­se en el pri­mer San­to em­pre­sa­rio del mun­do-, en­ten­de­mos el ser em­pre­sa­rio co­mo una mi­sión; la em­pre­sa de­be ser un signo don­de se pue­dan me­dir reali­da­des.

El di­ri­gen­te gre­mial Héc­tor Ma­tan­zo, en el úl­ti­mo En­cuen­tro Anual de ACDE, les de­cía a los pre­sen­tes “Sin em­pre­sa­rios no hay tra­ba­jo. Sin em­plea­dos, no hay pro­duc­ción. Nos ne­ce­si­ta­mos unos a los otros”. Po­ner los va­lo­res en ac­ción im­pli­ca que a las dos par­tes les va­ya bien.

Es por ello que la em­pre­sa, ade­más de ge­ne­rar va­lor eco­nó­mi­co de­be ge­ne­rar va­lor so­cial, que no de­be­ría ser opues­to al pro­gre­so eco­nó­mi­co, de­be­rían acom­pa­ñar­se.

Esa ge­ne­ra­ción de va­lor so­cial (GVS), en la em­pre­sa lla­ma­da a te­ner una par­ti­ci­pa­ción en la so­cie­dad y en la po­lí­ti­ca de cual­quier sis­te­ma na­cio­nal, con­tem­pla tres ele­men­tos: la res­pon­sa­bi­li­dad téc­ni­ca (RT), la res­pon­sa­bi­li­dad con la per­so­na (RP) y la res­pon­sa­bi­li­dad con el en­torno (RE). Sin du­da que vis­ta así, la em­pre­sa tie­ne in­fi­ni­dad de enemi­gos pa­ra con­se­guir esos pro­pó­si­tos que van des­de una cul­tu­ra au­to­ri­ta­ria has­ta la vi­sión de cos­tos y no de uti­li­da­des so­cia­les, que en reali­dad son las que de­be ge­ne­rar.

Pa­ra que es­te ar­tícu­lo pa­se de lo pa­si­vo de so­lo leer a la ac­ción los in­vi­to a re­fle­xio­nar con dos pre­gun­tas: ¿con que va­lo­res cuen­to? y ¿qué va­lo­res ne­ce­si­to?

Y los ayu­do a con­tes­tar­las. Apo­yo fa­mi­liar (red de ami­gos/co­le­gas), en­ti­da­des, ho­nes­ti­dad y pa­sión re­pre­sen­tan qui­zas los va­lo­res mas im­por­tan­tes que de­be­ría­mos te­ner al res­pon­der a la pri­mer pre­gun­ta. Es la ba­se de don­de par­ti­mos.

Aho­ra bien, pen­san­do en que va­lo­res ne­ce­si­to, sur­gen una se­rie de con­si­de­ra­cio­nes co­mo la ne­ce­si­dad de tiem­po y es­pa­cio, com­pro­mi­so, sin­ce­ri­dad, re­fe­ren­te a se­guir, me­to­do­lo­gía pa­ra con­ta­giar, jus­ti­cia, Paz (si, con ma­yús­cu­la), aso­ciar­me con otros y se­gu­ra­men­te al­gu­nos mas que que­da­ron en el tin­te­ro pe­ro, to­dos ellos, in­dis­pen­sa­bles pa­ra cum­plir con nues­tra mi­sión, co­mo em­pre­sa­rios (de em­pren­der), de dar tra­ba­jo. “De­be­mos crear tra­ba­jo….. y cuan­to más efi­cien­te sea nues­tra la­bor, mas re­cur­sos ten­drá la Pro­vi­den­cia pa­ra re­par­tir en­tre los po­bres y ne­ce­si­ta­dos” so­lía re­pe­tir En­ri­que Shaw.

Nues­tra ins­ti­tu­ción, des­de ha­ce dos años vie­ne re­fle­xio­nan­do so­bre los cin­co com­pro­mi­sos de con­duc­ta per­so­nal que de­bie­ran asu­mir los lí­de­res em­pre­sa­ria­les co­mo apor­te a un cam­bio cul­tu­ral ge­nuino en la so­cie­dad; com­pro­mi­sos con el sec­tor pú­bli­co y pri­va­do, em­plea­dos y con­tra­tis­tas, el me­dio am­bien­te, la co­mu­ni­dad y los va­lo­res y/o creen­cia re­li­gio­sa.

Co­mo el li­de­raz­go no se re­cla­ma, se de­mues­tra, in­vi­to a los em­pre­sa­rios, di­rec­ti­vos, em­pren­de­do­res y pro­fe­sio­na­les de nues­tro país, tan­to ac­tua­les o fu­tu­ros, pa­ra que se com­pro­me­tan for­mal y pú­bli­ca­men­te, fir­man­do y di­fun­dien­do los cin­co com­pro­mi­sos que en­con­tra­rán en nues­tro si­tio de internet (www.com­pro­mi­so­per­so­na­lem­pre­sa­rio. org.ar).

El en­cuen­tro an­nual de ACDE pro­pi­ció el in­ter­cam­bio de ideas so­bre la res­pon­sa­bi­li­dad so­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.