Co­mer­cial, un cul­to al ama­teu­ris­mo

La Nueva - - PARA EMPEZAR. - Es­cri­be Wal­ter Gu­lla­ci wgu­lla­ci@la­nue­va.com

“Iba­mos en el co­lec­ti­vo, des­de Whi­te has­ta la can­cha de Pa­cí­fi­co, y no lo po­día creer. ¿Cuán­to tiem­po se puede tar­dar pa­ra cu­brir ese tra­yec­to? ¿Vein­te mi­nu­tos? Bueno, to­do ese tiem­po el pi­be Ro­que Ar­ma­rio lo apro­ve­chó pa­ra dor­mir. No me ha­bía di­cho na­da, pe­ro es­ta­ba muer­to, sin dor­mir. Ha­bía tra­ba­ja­do to­da la no­che...".

Las pa­la­bras del DT Pa­blo Re­cal­de re­su­men a es­te in­creí­ble Puer­to Co­mer­cial.

A un gru­po de hom­bres y pi­bes que, a par­tir de las ca­ren­cias, de la ne­ce­si­dad, se hi­zo fuer­te. Muy fuer­te. Ca­si in­fran­quea­ble fren­te a equi­pos de ma­yor je­rar­quía, atri­bu­tos y po­ten­cial. Y es­to va más allá de la eli­mi­na­ción de ayer an­te Be­lla Vis­ta.

Con su ma­yor fi­gu­ra, el go­lea­dor del tor­neo Aper­tu­ra, Mau­ro Sa­ba­ti­ni, quien ni si­quie­ra puede prac­ti­car con sus com­pa­ñe­ros por­que tra­ba­ja has­ta bien en­tra­da la tar­de. Por lo que tie­ne que en­tre­nar... so­lo.

Un plan­tel que, ines­pe­ra­da­men­te, se me­tió en­tre los cua­tro me­jo­res equi­pos de la Li­ga del Sur. A fuer­za de go­les, de me­ter y me­ter. De esas ra­re­zas que ofre­ce el fút­bol.

¿A qué jue­ga es­te Co­mer­cial? Co­mo res­pon­de su en­tre­na­dor, a pe­lear ca­da par­ti­do. A ani­mar­se un po­co más con­tra quie­nes es­tán a su al­tu­ra, o con los más dé­bi­les. Y a lu­char­la co­mo se pue­da an­te aque­llos su­pe­rio­res. Co­mer­cial, de­fi­ni­ti­va­men­te, es Whi­te. Y Whi­te, co­mo el club, ne­ce­si­ta re­ver­de­cer. Y re­vi­vir aque­llos lo­gros de­por­ti­vos de otro­ra, co­mo el que le re­ga­la­ra Hu­ra­cán del bu­le­var, el año pa­sa­do.

Pe­ro tam­bién re­quie­re, y pi­de a gri­tos, la con­cre­ción de obras que la po­ten­cien en su ca­li­dad de pin­to­res­ca y en­tra­ña­ble lo­ca­li­dad por­tua­ria. Lo que le otor­ga­ría un ma­yor sen­ti­do a tan­ta chi­me­nea humean­te a su al­re­de­dor.

Por­que si bien el fút­bol sue­le ta­par­lo to­do, o ca­si, es­ta vez pa­re­cie­ra que no...

Así lo cer­ti­fi­can ellos mis­mos. Los ver­da­de­ros par­tí­ci­pes de es­ta proeza fut­bo­le­ra.

El téc­ni­co Pa­blo Re­cal­de y el his­tó­ri­co de­fen­sor -aún con só­lo 26 años- Fer­nan­do Kess­ler, quien en la an­te­sa­la del re­cien­te triun­fo por 3 a 1 an­te Li­niers, só­lo pu­do dor­mir 4 ho­ras. Sim­ple­men­te por­que ha­bía tra­ba­ja­do has­ta las 8 de la ma­ña­na.

"Es ho­ra de que to­dos, pe­ro to­dos, se acuer­den un po­co más de Whi­te", sos­tie­nen. Y con ra­zón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.