Vue­los que no pue­den fal­tar

La Nueva - - OPINIÓN. - Co­nec­ta­te a la­nue­va.com/opi­nion se­gui­nos vía Twit­ter en @la­nue­va­web

EL PRI­MER día de no­viem­bre de 1929, el pi­lo­to fran­cés An­toi­ne de Saint Exu­péry se subió a la ca­bi­na de su avión La­té 25, preo­cu­pa­do por los mi­nu­tos de atra­so en re­la­ción al ho­ra­rio es­ta­ble­ci­do por la em­pre­sa, y pu­so en mar­cha los mo­to­res Re­nault de su má­qui­na, que de­bía des­pe­gar con des­tino fi­nal a Co­mo­do­ro Ri­va­da­via, des­de la pis­ta que la em­pre­sa Ae­ro­pos­ta cons­tru­yó en Vi­lla Har­ding Green.

A par­tir de la pri­ma­ve­ra, Ae­ro­lí­neas Ar­gen­ti­na brin­da­rá ser­vi­cios de vue­los des­de Bahía ha­cia el sur del país.

EL HE­CHO no era me­nor. Por un la­do, fue el na­ci­mien­to de la avia­ción ae­ro­co­mer­cial en el país, con la pues­ta en mar­cha de la Lí­nea Pa­ta­gó­ni­ca, con ca­be­ce­ra en nues­tra ciudad, des­tino fi­nal Co­mo­do­ro y es­ca­las en San An­to­nio Oes­te y Tre­lew. Por otro, era el fi­nal del ais­la­mien­to de la Pa­ta­go­nia con Bue­nos Ai­res, ya que Bahía con­ta­ba con un pun­tual ser­vi­cio de tre­nes has­ta la Ca­pi­tal Fe­de­ral. El “le­jano sur” que­da­ba aho­ra a diez ho­ras.

LE­JOS DE ser par­te de las pres­ta­cio­nes del si­glo XXI, Bahía Blan­ca no tie­ne, des­de ha­ce de­ma­sia­do tiem­po, vue­los re­gu­la­res al sur. Pa­ra via­jar a Co­mo­do­ro Ri­va­da­via, Río Ga­lle­gos o Us­huaia hay que via­jar has­ta Bue­nos Ai­res y abor­dar un vue­lo con cual­quie­ra de esos des­ti­nos. Un ver­da­de­ro des­pro­pó­si­to.

CUAN­DO, EN ju­lio de 2009, la pre­si­den­ta Cris­ti­na Fer­nán­dez lle­gó a la ciudad pa­ra inau­gu­rar la re­mo­de­la­ción de nues­tro ae­ro­puer­to, con­ce­sio­na­do por 25 años a pri­va­dos, ase­gu­ró “sa­ber lo que sen­ti­mos los bahien­ses” por te­ner un nue­vo ae­ro­puer­to, al men­cio­nar que ella tam­bién “era del sur” y re­fle­xio­nar que, en me­dio de la peor se­quía que atra­ve­sa­ba la ciudad, “el avión era tan im­pres­cin­di­ble co­mo el agua”.

NO CABEN du­das de que cuan­do di­jo esas pa­la­bras, y has­ta su re­ma­te -“dis­fru­ten del edi­fi­cio”-, ig­no­ra­ba que Bahía Blan­ca ca­re­cía de vue­los ha­cia el sur. Que ella mis­ma no hu­bie­se po­di­do ir­se ese día des­de aquí ha­cia su ciudad de re­si­den­cia.

POR ESO re­sul­ta gra­ti­fi­can­te y un ac­to de jus­ti­cia que, a par­tir de la pri­ma­ve­ra, Ae­ro­lí­neas Ar­gen­ti­na co­mien­ce, se­gún an­ti­ci­pa­ron au­to­ri­da­des de la ae­ro­es­ta­ción, a cu­brir esas ru­tas. A 87 años de aquel vue­lo de Saint Exu­péry, una na­ve vol­ve­rá a des­pe­gar de sue­lo bahien­se pa­ra re­co­rrer el ai­re cos­te­ro y lle­gar, en po­cas ho­ras, a las ciu­da­des pa­ta­gó­ni­cas.

NO ES un he­cho me­nor, y los es­tu­dio­sos y es­pe­cia­lis­tas se­gu­ra­men­te po­drán cuan­ti­fi­car las con­se­cuen­cias po­si­ti­vas de re­cu­pe­rar ese ca­nal de co­mu­ni­ca­ción. Se­ría opor­tuno que es­ta pro­pues­ta fue­ra per­ma­nen­te, un de­re­cho ga­na­do, una se­ñal de que la puer­ta del sur ar­gen­tino sigue te­nien­do tal con­di­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.