La ver­da­de­ra his­to­ria de aquel 9 de ju­lio

La Nueva - - OPINIÓN. - Por Ro­ge­lio Lo­pez Gui­lle­main

So­lo un aná­li­sis de to­das las cir­cuns­tan­cias que ro­dea­ron aquel 9 de ju­lio, nos per­mi­ti­rá va­lo­rar co­rrec­ta­men­te los even­tos de nues­tra prin­ci­pal fe­cha pa­tria. Pe­ro pri­me­ro re­pa­se­mos los an­te­ce­den­tes mun­dia­les que desem­bo­ca­ron en ese día.

El pro­ce­so co­mien­za en la In­gla­te­rra del si­glo XVII con la re­be­lión de los co­mu­nes, con­ti­núa con la in­de­pen­den­cia re­pu­bli­ca­na de los Es­ta­dos Uni­dos y el es­ta­lli­do de la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa; pa­ra fi­nal­men­te desem­bo­car en las re­vo­lu­cio­nes in­de­pen­den­tis­tas la­ti­noa­me­ri­ca­nas, en­va­len­to­na­das por la opor­tu­na cri­sis de una Es­pa­ña que era in­va­di­da por Na­po­león.

Nues­tra Re­vo­lu­ción de 1810 no fue, ni cla­ra, ni su­fi­cien­te, ni mu­cho me­nos ter­mi­nan­te. La fal­ta de con­sen­so en­tre las pro­vin­cias, los con­flic­tos en Eu­ro­pa, la po­bre­za de nues­tra eco­no­mía y la ne­ce­si­dad de con­tar con el en­cu­bier­to apo­yo de una In­gla­te­rra, que en ese mo­men­to era ami­ga de Es­pa­ña; hi­zo que la pos­tu­ra de los re­vo­lu­cio­na­rios fue­se con­fu­sa e im­pre­ci­sa.

Lue­go de la re­vo­lu­ción pa­sa­ron los triun­vi­ra­tos, la Jun­ta Gran­de, la Asam­blea del año XII y la Asam­blea del año XIII, to­dos in­ten­tos in­fruc­tuo­sos de al­can­zar los acuer­dos ne­ce­sa­rios pa­ra de­cla­rar­nos in­de­pen­dien­tes; así se lle­gó al año 1816.

Al mo­men­to de re­unir­se el Con­gre­so en Tu­cu­mán (di­cen que no fue en Bue­nos Ai­res pa­ra evi­tar pre­sio­nes de los por­te­ños, ar­gu­men­to que me pa­re­ce mí­ni­ma­men­te in­fan­til) la si­tua­ción na­cio­nal era crí­ti­ca.

Eu­ro­pa ha­bía aban­do­na­do la idea re­pu­bli­ca­na y las mo­nar­quías ab­so­lu­tis­tas ha­bían re asu­mi­do la au­to­ri­dad. Es­ta­ban de­ci­di­das a re­cu­pe­rar el po­der to­tal y a re­con­quis­tar las co­lo­nias; y con ese fin con­for­ma­ron la San­ta Alian­za.

Por otra par­te, el Pa­pa Pío VII pro­mul­gó una en­cí­cli­ca en la que ex­hor­ta­ba a los obis­pos de Amé­ri­ca a des­truir “la fu­nes­ta ci­za­ña” de la re­vo­lu­ción ame­ri­ca­na.

Mien­tras tan­to, la si­tua­ción en La­ti­noa­mé­ri­ca no era muy alen­ta­do­ra. Fer­nan­do VII, que ha­bía re­cu­pe­ra­do el trono de Es­pa­ña, en­via­ba a Su­da­mé­ri­ca un ejér­ci­to de 15.000 hom­bres que re­con­quis­ta­ba Ve­ne­zue­la, a la vez que pre­pa­ra­ba otros 20.000 efec­ti­vos pa­ra in­va­dir el Río de la Pla­ta. Al mis­mo tiem­po, en Cen­troa­mé­ri­ca, los in­de­pen­den­tis­tas me­xi­ca­nos su­frían du­ras de­rro­tas fren­te a las fuer­zas pe­nin­su­la­res.

En Chi­le, el ejér­ci­to re­vo­lu­cio­na­rio ha­bía si­do ani­qui­la­do por los es­pa­ño­les y los so­bre­vi­vien­tes cru­za­ban la cor­di­lle­ra y se unían a San Mar­tín en Men­do­za.

Pa­ra­guay no man­te­nía re­la­cio­nes con el Con­gre­so y los por­tu­gue­ses de Bra­sil avan­za­ban so­bre la Ban­da Orien­tal, ame­na­zan­do la Me­so­po­ta­mia.

En nues­tro nor­te, los rea­lis­tas ha­bían to­ma­do Ju­juy y pro­cu­ra­ban avan­zar so­bre Sal­ta, po­si­ción de­fen­di­da va­le­ro­sa­men­te por Güe­mes y sus gau­chos.

En otro fren­te, los ma­lo­nes ata­ca­ban con ab­so­lu­ta im­pu­ni­dad las po­bla­cio­nes de la fron­te­ra in­te­rior, de­bi­do a que los Blan­den­gues que las pro­te­gían, fue­ron re­ti­ra­dos de los for­ti­nes y su­ma­dos al ejér­ci­to, ya sea pa­ra com­ba­tir a los rea­lis­tas o pa­ra com­ba­tir en la gue­rra ci­vil en­tre Bue­nos Ai­res y Ar­ti­gas. En esos tiem­pos, el cau­di­llo Orien­tal ya ha­bía avan­za­do so­bre Co­rrien­tes, En­tre Ríos y San­ta Fe (pro­vin­cias que no en­via­ron re­pre­sen­tan­tes al Con­gre­so) y ame­na­za­ba con ocu­par Cór­do­ba.

Y pa­ra col­mo, la si­tua­ción eco­nó­mi­ca era desas­tro­sa; los es­ca­sos re­cur­sos se des­ti­na­ban al man­te­ni­mien­to de las ha­ra­pien­tas y mal per­tre­cha­das tro­pas, ni ha­blar de in­ver­sio­nes ni de gas­tos hoy lla­ma­dos so­cia­les.

Días an­tes del 9 de Ju­lio, el es­pí­ri­tu re­pu­bli­cano pre­sen­te en­tre los con­gre­sis­tas, su­fría un fuer­te re­vés, al es­cu­char en una se­sión se­cre­ta, el in­for­me de Bel­grano, re­cién lle­ga­do de Eu­ro­pa. Don Ma­nuel ex­pli­ca­ba que so­lo exis­tía una li­ge­ra es­pe­ran­za de con­se­guir al­gún apo­yo del vie­jo con­ti­nen­te, si se aban­do­na­ba la idea de la de­mo­cra­cia re­pu­bli­ca­na y se ins­tau­ra­ba una mo­nar­quía mo­de­ra­da.

Por ello, a pe­sar de la con­vic­ción de­mo­crá­ti­ca y re­pu­bli­ca­na de la gran mayoría, se pro­pu­so la co­ro­na­ción de un in­ca o de al­gún miem­bro de las ca­sas reales de In­gla­te­rra, de Fran­cia o de Por­tu­gal; pe­ro to­das es­tas op­cio­nes fue­ron des­car­ta­das.

Fi­nal­men­te, el 9 de Ju­lio a las 2 de la tar­de, des­pués de con­clui­da la se­sión or­di­na­ria, tras el pe­di­do de un dipu­tado de Ju­juy, se tra­tó el te­ma de la in­de­pen­den­cia; el se­cre­ta­rio Juan Jo­sé Pa­so pre­gun­tó a vi­va voz si que­rían ser una na­ción li­bre, a lo que to­dos con­tes­ta­ron al uní­sono que sí e in­me­dia­ta­men­te se re­dac­tó el ac­ta de acla­ma­ción.

Seis años de idas y ve­ni­das, de ma­nio­bras po­lí­ti­cas, de es­pe­cu­la­cio­nes y de elu­cu­bra­cio­nes fue­ron bo­rra­dos de un plu­ma­zo por un gru­po de com­pa­trio­tas que, co­mo hom­bres li­bres y res­pon­sa­bles de su li­ber­tad, di­je­ron bas­ta al do­mi­nio es­pa­ñol.

Pe­ro tam­bién di­je­ron bas­ta a ser ser­vi­les a una mo­nar­quía ab­so­lu­tis­ta; en ese 9 de ju­lio no so­lo in­de­pen­di­za­ron a la Ar­gen­ti­na de la do­mi­na­ción es­pa­ño­la, sino que tam­bién in­de­pen­di­za­ron a los in­di­vi­duos de la su­mi­sión al es­ta­do, pro­cu­ran­do la li­ber­tad in­di­vi­dual y la igual­dad an­te la ley, ins­tau­ran­do la so­be­ra­nía per­so­nal. Esos ar­gen­ti­nos es­pe­ra­ron a ter­mi­nar la se­sión ofi­cial pa­ra de­cla­rar la in­de­pen­den­cia, res­pon­dien­do no so­lo co­mo re­pre­sen­tan­tes de sus pro­vin­cias, sino prin­ci­pal­men­te co­mo in­di­vi­duos li­bres y res­pon­sa­bles de sus ac­tos. Que lo hi­cie­sen lue­go de la se­sión or­di­na­ria fue ex pro­fe­so.

50 años des­pués de la Re­vo­lu­ción de Ma­yo, en 1860, ter­mi­na­mos de or­ga­ni­zar­nos co­mo país, al adop­tar to­das las pro­vin­cias la Cons­ti­tu­ción Na­cio­nal. En los si­guien­tes 50 años, Ar­gen­ti­na tu­vo un cre­ci­mien­to ex­plo­si­vo, gra­cias al es­fuer­zo y tra­ba­jo de cien­tos de mi­les de in­mi­gran­tes que bus­ca­ban un me­jor fu­tu­ro pa­ra ellos y los su­yos. Lle­ga­mos a ser el 7º país más prós­pe­ro del mun­do (prin­ci­pios del si­glo XX), 100 años des­pués nos des­plo­ma­mos al pues­to 54 del ran­king.

¿Qué pa­só? Es­to no se ex­pli­ca so­lo cul­pan­do a po­lí­ti­cos co­rrup­tos y go­bier­nos inep­tos, el pro­ble­ma so­mos to­dos y ca­da uno de no­so­tros.

So­mos cul­pa­bles cuan­do ele­gi­mos a los de­ma­go­gos que pro­me­ten co­sas im­po­si­bles de cum­plir, so­mos cul­pa­bles cuan­do no cum­pli­mos con nues­tras obli­ga­cio­nes, so­mos cul­pa­bles cuan­do no nos com­pro­me­te­mos.

Pa­ra fi­na­li­zar quie­ro de­jar­les una pre­gun­ta que ca­da cual sa­brá có­mo res­pon­der en su in­te­rior.

Ca­da uno de no­so­tros tie­ne un com­pro­mi­so y una res­pon­sa­bi­li­dad cí­vi­ca que va más allá del vo­tar; la pre­gun­ta es: así co­mo, per­so­nal­men­te, me sien­to in­men­sa­men­te agra­de­ci­do y or­gu­llo­so de mis pró­ce­res y de mis an­te­pa­sa­dos.

¿Es­ta­rán ellos or­gu­llo­sos de mi com­por­ta­mien­to, de mi de­di­ca­ción y de mi com­pro­mi­so co­mo ar­gen­tino?

“So­mos cul­pa­bles cuan­do ele­gi­mos a los de­ma­go­gos que pro­me­ten co­sas im­po­si­bles de cum­plir, cuan­do no cum­pli­mos nues­tras obli­ga­cio­nes, cuan­do no nos com­pro­me­te­mos.”

Ro­ge­lio Lo­pez Gui­lle­main es es­cri­tor y ci­ru­jano plás­ti­co. Vi­ve en Bue­nos Ai­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.