Dan­te Bot­ti­ni, el prin­glen­se que es­cri­be su his­to­ria en el mun­do

Tie­ne 36 años y en­tre­na al nú­me­ro 6 del ran­king ATP, el ja­po­nés Kei Nis­hi­ko­ri. Fue pro­fe­sor de te­nis en la pres­ti­gio­sa Aca­de­mia Bo­llet­tie­ri. El re­pa­so de una par­ti­cu­lar vi­da den­tro del de­por­te.

La Nueva - - DEPORTES - Nba­tis­ta@la­nue­va.com

OPI­NÓ SO­BRE EL TE­NIS AR­GEN­TINO Ni­co­lás Ba­tis­ta sta es una his­to­ria sin fi­nal es­cri­to, que co­mien­za en Co­ro­nel Prin­gles, el 8 de oc­tu­bre de 1979.

En ese pri­mer ca­pí­tu­lo apa­re­ció en es­ce­na Dan­te Bot­ti­ni, un te­nis­ta que no lle­gó a ser pro­fe­sio­nal, pe­ro que re­ci­cló su sue­ño y con­quis­tó el cir­cui­to ATP en com­pa­ñía del ja­po­nés Kei Nis­hi­ko­ri, el me­jor ju­ga­dor asiá­ti­co de la his­to­ria y ac­tual­men­te nú­me­ro 6 del mun­do (lle­gó a ser Nº4 en 2015).

Una pla­ya y una sim­ple pa­le­ta fue­ron ra­zo­nes su­fi­cien­tes pa­ra que Bot­ti­ni de­ci­die­ra cuál se­ría el des­tino de su vi­da. Y pa­ra que es­ta his­to­ria co­mien­ce a ro­dar.

"Em­pe­cé a ju­gar a los 4 años. Siem­pre que íba­mos a la pla­ya, me en­can­ta­ba ju­gar a la pa­le­ta. Y un día mi ma­má se de­ci­dió y me lle­vó a ju­gar al te­nis. Des­de ahí no pa­ré", re­cor­dó Dan­te, quien des­de su in­fan­cia es­tu­vo li­ga­do a Bahía Blan­ca.

"A los 9 o 10 años vi­ne a Bahía, por­que en Prin­gles no ha­bía pro­fe­so­res, ni com­pe­ten­cia. Por eso ve­nía de vier­nes a do­min­go y en­tre­na­ba. En es­ta eta­pa me ayu­da­ron mu­cho Os­car y Mó­ni­ca Ro­drí­guez, y su hi­jo Gon­za­lo, a los que les es­toy agra­de­ci­do. Eso has­ta los 13 años, cuan­do me fui a Bue­nos Ai­res", re­pa­só.

Esos cam­bios de es­ce­na­rios no se de­tu­vie­ron. Lue­go de Bue­nos Ai­res lle­gó Eu­ro­pa y

Evi­vió una aven­tu­ra par­ti­cu­lar.

"A los 16 lle­gó un spon­sor a bus­car a los me­jo­res del país en esa ca­te­go­ría --con­tó Bot­ti­ni--; yo era uno de esos. Ahí me fui a Eu­ro­pa".

-¿Re­co­rrían el vie­jo con­ti­nen­te en una ca­sa ro­dan­te?

-En ese mo­men­to se ju­ga­ban sa­té­li­tes, que du­ra­ban un mes. Ibas a un país y ju­ga­bas cua­tro eta­pas. Ca­da una du­ra­ba una se­ma­na en di­fe­ren­tes ciu­da­des. Y nos ma­ne­já­ba­mos en una ca­sa ro­dan­te, sí. Lo hi­ce 3 o 4 años. Fue una aven­tu­ra no bien he­cha pa­ra que­rer lle­gar a ser pro­fe­sio­nal. Pe­ro era lo que ha­bía.

No con­for­me con aban­do­nar es­ta his­to­ria, Bot­ti­ni re­gre­só al país y emi­gró a Es­ta­dos Uni­dos, don­de es­tu­dió Sports Ma­nag­ment y se re­ci­bió en 2007.

"An­tes de re­ci­bir­me, te­nía la pi­ca (sic) de ser en­tre­na­dor de te­nis. Ya en­tre­na­ba a al­gu­nas per­so­nas y te­nía una gran re­la­ción con Re­gi­nal­do Mo­ra­le­jo (NdR: coach de te­nis bahien­se, ra­di­ca­do en Es­ta­dos Uni­dos), a quien co­noz­co des­de los 6 años. Él me hi­zo el con­tac­to pa­ra en­trar a la Aca­de­mia Bo­llet­tie­ri, pro­bé y que­dé", co­men­tó el prin­glen­se.

De a po­co, Dan­te fue pro­gre­san­do. Pri­me­ro fue al­can­za­pe­lo­tas, lue­go en­tre­nó a pe­que­ños, a equi­pos de com­pe­ti­ción, has­ta lle­gar a los pro­fe­sio­na­les. En to­tal tra­ba­jó du­ran­te 3 años y me­dio. "Fue has­ta que me lla­mó Kei". En ese pun­to, en di­ciem­bre de 2010, co­men­zó otro ca­pí­tu­lo de es­ta his­to­ria. -¿Qué vie­ron en vos? -El agen­te me co­men­tó que que­ría un fla­co (sic) jo­ven, con ga­nas, con ham­bre, que no le im­por­te via­jar. No que­rían una es­tre­lla y que so­la­men­te fi­gu­re. A Kei le gus­tó que yo lo exi­gie­ra y bueno, hu­bo bue­na quí­mi­ca.

Los re­sul­ta­dos lle­ga­ron pron­to. El te­nis­ta asiá­ti­co co­men­zó la tem­po­ra­da 2011 en el 98º pues­to y la fi­na­li­zó 24º.

"Eso fue cla­ve tam­bién. La ver­dad que fue im­pen­sa­do, aun­que fru­to del buen tra­ba­jo que él hi­zo", ex­pli­có.

Tras ello, el equi­po Nis­hi­ko­ri-Bot­ti­ni evo­lu­cio­nó. Lle­ga­ron las pri­me­ras se­mi­fi­na­les, las fi­na­les y los títulos (el pri­mer en To­kio).

El res­to de la his­to­ria ya es co­no­ci­da mun­dial­men­te.

El agen­te (de Nis­hi­ko­ri) me co­men­tó que que­ría un fla­co (sic) jo­ven, con ga­nas, con ham­bre. No que­ría una es­tre­lla (...) Hu­bo bue­na quí­mi­ca". 168 com­pe­ti­do­res en­tre ni­ños, ca­de­tes y ju­ve­ni­les, de la ciudad y la re­gión, ani­ma­ron el 36° Tor­neo In­fan­to Ju­ve­nil de la ABRK.

Prin­ci­pian­tes -Ca­ba­lle­ros Ka­ta: Ju­lián Za­ba­la, Thia­go So­llosky y Fran­co Pe­ral­ta.

-Ca­ba­lle­ros Ku­mi­te: Lu­ca Gil­bert, Thia­go So­llosky y Leo­nel Ló­pez.

-Da­mas Ka­ta: Sol Gi­mé­nez y Va­len­ti­na Gó­mez Pé­rez. -Da­mas Ku­mi­te: So­fía Es­cor­za. In­ter­me­dios -Ca­ba­lle­ros: Ni­co­lás Ca­triel, San­tia­go La­rre, Da­mián Trí­po­di, Joa­quín Oje­da y Rodrigo Már­quez. In­ter­me­dios Avan­za­dos -Ca­ba­lle­ros: Bruno Goi­tia y Gas­tón Be­len­der.

-Da­mas: Amy Jen­sen.

Avan­za­dos (Ma­rrón Ne­gro)

-Ca­ba­lle­ros Ka­ta: Facundo Chan­quia, Juan De la Igle­sia, Lau­ta­ro Váz­quez, Facundo Bur­gos y Gas­tón Gó­mez.

-Ca­ba­lle­ros Ku­mi­te li­bre: San­tia­go Kro­nen­ber­ger, Juan Es­pó­si­to, Facundo Bur­gos, Ni­co­lás Del Or­fano, Fa­bri­cio Bal­ca­zar y Ma­tías Her­nán­dez.

-Da­mas Ka­ta y Ku­mi­te li­bre: Ca­mi­la Mar­tí­nez, Fio­re­lla Ama­ri­lla y Ce­li­na Li­za­rron­do.

EMMANUEL BRIANE-LA NUEVA.

Re­la­ja­do, Bot­ti­ni lle­gó a Bahía pa­ra dis­fru­tar de sus ami­gos. "Kei tu­vo una le­sión y se fue a To­kio, así que me vi­ne", co­men­tó.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.