So­li­ci­tan re­du­cir las exi­gen­cias pa­ra ha­bi­li­tar los ge­riá­tri­cos en nues­tra ciudad

La nueva re­gla­men­ta­ción de­ja afue­ra del mar­co le­gal a la ma­yor par­te de las re­si­den­cias de adul­tos ma­yo­res. La cá­ma­ra que las agru­pa re­cla­ma apo­yo po­lí­ti­co pa­ra mo­di­fi­car un de­cre­to.

La Nueva - - PARA EMPEZAR. - Ce­ci­lia Co­rra­det­ti cco­rra­det­ti@la­nue­va.com

Re­du­cir las exi­gen­cias pa­ra el fun­cio­na­mien­to de ge­riá­tri­cos es el ob­je­ti­vo de la cá­ma­ra de ho­ga­res de adul­tos ma­yo­res de nues­tra ciudad. En es­pe­cial se re­fie­ren a aque­llos que po­seen has­ta 15 ca­mas. Se­gún se in­di­có, re­sul­ta “im­po­si­ble” ade­cuar­se a los úl­ti­mos re­que­ri­mien­tos y, por lo tan­to, no se lo­gran las ha­bi­li­ta­cio­nes co­rres­pon­dien­tes.

A tal pun­to lle­ga la si­tua­ción, que des­de la pues­ta en mar­cha del de­cre­to 1190/12, cua­tro años atrás, una mí­ni­ma can­ti­dad de ho­ga­res en Bahía Blan­ca –en reali­dad la ci­fra ofi­cial se des­co­no­ce-- se en­cuen­tra en con­di­cio­nes le­ga­les pa­ra fun­cio­nar.

De un to­tal apro­xi­ma­do de 300, so­lo uno (Juan Bos­co, en Ave­lla­ne­da 845), se­gún la pá­gi­na del mu­ni­ci­pio, se en­cuen­tra en si­tua­ción le­gal, mien­tras que al­re­de­dor de 50 han si­do ins­pec­cio­na­dos y es­tán en re­vi­sión.

Se­gún la cá­ma­ra que agru­pa a es­tos ho­ga­res, los ma­yo­res in­con­ve­nien­tes los su­fren aque­llos que al­ber­gan en­tre 8 y 15 abue­los, te­nien­do en cuen­ta que en es­tos ca­sos se exi­gen por lo me­nos tres en­fer­me­ras y di­rec­tor mé­di­co, más allá de otras mu­chas cues­tio­nes que ri­gen pa­ra to­dos re­la­cio­na­das con el nú­me­ro de ca­mas, me­nú, con­di­cio­nes de se­gu­ri­dad, sa­lu­bri­dad, hi­gie­ne, et­cé­te­ra.

El lu­nes 8 de agos­to ten­drá lu­gar una reunión en­tre va­rios ac­to­res re­la­cio­na­dos con el te­ma. En­tre ellos, re­fe­ren­tes de PAMI, Re­gión Sa­ni­ta­ria I, Mi­nis­te­rio de Tra­ba­jo, con­ce­ja­les, le­gis­la­do­res y fun- cio­na­rios mu­ni­ci­pa­les.

“Re­cla­ma­mos la re­es­truc­tu­ra­ción del de­cre­to y so­lu­cio­nes a cor­to pla­zo. Pa­ra eso ne­ce­si­ta­mos apo­yo po­lí­ti­co y que el te­ma se pro­lon­gue en la Cá­ma­ra de Dipu­tados”, ma­ni­fes­tó Gon­za­lo Ro­jas, ti­tu­lar de la cá­ma­ra que fun­cio­na en la Cor­po­ra­ción del Co­mer­cio y la In­dus­tria.

La di­rec­ción mu­ni­ci­pal de es­ta­ble­ci­mien­tos ge­riá­tri­cos, que de­pen­de de la Se­cre­ta­ría de Sa­lud, la­bró en la úl­ti­ma se­ma­na al me­nos cua­tro ac­tas de in­frac­ción a lo­ca­les en el ma­cro­cen­tro, se­gún con­fir­mó el doc­tor Eduar­do Iez­zi.

Las de­nun­cias fue­ron efec­tua­das por ve­ci­nos que se co­mu­ni­ca­ron de ma­ne­ra anó­ni­ma al 0800-666-2244.

Di­jo que la mayoría de las fal­tas tu­vie­ron que ver con su­per­po­bla­ción y dé­fi­cit de per­so­nal. Pe­ro tam­bién se re­gis­tra­ron fa­len­cias en la die­ta ali­men­ta­ria, tra­ta­mien­to de los re­si­duos pa­to­gé­ni­cos y más.

“Es que mu­chos lu­ga­res re­pre­sen­tan más un ne­go­cio que ins­ti­tu­cio­nes des­ti­na­das a los abue­los”, opi­nó Iez­zi.

De to­dos mo­dos, acla­ró que no es el áni­mo clau­su­rar, sino ad­ver­tir. “Los ho­ga­res de­ben adap­tar­se y no­so­tros es­ta­mos pa­ra ha­cer cum­plir la ley”, sos­tu­vo.

Las úl­ti­mas exi­gen­cias re­quie­ren una in­ver­sión que mu­chí­si­mos de es­tos ho­ga­res no se en­cuen­tran en con­di­cio­nes de asu­mir.

ARCHIVO LA NUEVA.

El te­ma no ter­mi­na de re­sol­ver­se. Clau­su­rar es com­ple­jo por el tras­torno so­cial que im­pli­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.