In­cum­plir las le­yes

La Nueva - - OPINIÓN - por Car­los R. Baeza Car­los R. Baeza es abo­ga­do cons­ti­tu­cio­na­lis­ta. Vi­ve en Bahía Blan­ca.

Du­ran­te mu­chos años la Ar­gen­ti­na vi­vió un es­ta­do de anomia, no por la inexis­ten­cia de nor­mas ju­rí­di­cas sino por el des­ca­ra­do no aca­ta­mien­to de sus dis­po­si­ti­vos -in­clu­yen­do la propia Cons­ti­tu­ción Na­cio­nal- , así co­mo por el reite­ra­do in­cum­pli­mien­to de pro­nun­cia­mien­tos ju­di­cia­les has­ta de la propia Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia.

Es por eso que quie­nes pre­ten­de­mos vi­vir en un Es­ta­do de De­re­cho en el que go­ber­nan­tes y go­ber­na­dos res­pe­ten las ins­ti­tu­cio­nes te­ne­mos el de­ber cí­vi­co de ad­ver­tir to­das aque­llas medidas que aten­ten con­tra el mis­mo.

En el año 2004 fui in­vi­ta­do por la Le­gis­la­tu­ra de Mi­sio­nes pa­ra brin­dar una se­rie de char­las en con­me­mo­ra­ción del 50° aniver­sa­rio de la pro­vin­cia­li­za­ción del en­ton­ces Te­rri­to­rio Na­cio­nal, de­bien­do se­ña­lar que el go­ber­na­dor Rovira -quien po­co des­pués sería ob­je­to de una “pi­ña” que aca­ba­ría con su sue­ño re­elec­cio­nis­ta-se en­con­tra­ba en­fren­ta­do con el vi­ce­go­ber­na­dor y que por ello no asis­tió a los ac­tos.

Fue en esa oca­sión que unos le­gis­la­do­res me hi­cie­ron en­tre­ga de una in­só­li­ta do­cu­men­ta­ción, me­dian­te la cual Rovira man­da­ba ex­pre­sa­men­te in­cum­plir fa­llos ju­di­cia­les y nor­mas san­cio­na­das por la Le­gis­la­tu­ra.

La ley 4.008 ha­bía es­ta­ble­ci­do que se con­si­de­ra­ba pre­sun­ción de la exis­ten­cia de dis­cri­mi­na­ción cuan­do un agen­te pú­bli­co era re­mo­vi­do de su car­go y ello ori­gi­nó una se­rie de ac­cio­nes de am­pa­ro pro­mo­vi­das por em­plea­dos, así co­mo el con­se­cuen­te dic­ta­do de medidas cau­te­la­res por par­te de los jue­ces in­ter­vi­nien­tes.

El go­ber­na­dor en­ten­dió que ta­les pro­nun­cia­mien­tos re­sul­ta­ban ser con­tra­rios a la nor­ma­ti­va vi­gen­te y, me­dian­te de­cre­to 330 del 16 de mar­zo del año 2004, dis­pu­so inob­ser­var las medidas cau­te­la­res de no in­no­var de­cre­ta­das por dos jue­ces.

En otra ac­ción de am­pa­ro, un par­ti­cu­lar ha­bía ob­te­ni­do que la jus­ti­cia or­de­na­ra al Mi­nis­te­rio de Eco­lo­gía y Tu­ris­mo se le otor­ga­ra la tar­je­ta y guías de ex­trac­ción y ex­plo­ta­ción de es­pe­cies ar­bó­reas si­tua­das en un pre­dio.

El go­ber­na­dor en­ten­dió que ello im­pli- ca­ba obli­gar al dic­ta­do de ac­tos “ile­gí­ti­mos y nu­los de nu­li­dad ab­so­lu­ta e in­sa­na­ble por con­tra­riar ex­pre­sas nor­mas de la Cons­ti­tu­ción y de las le­yes que ri­gen la ex­plo­ta­ción de la ac­ti­vi­dad fo­res­tal en la Pro­vin­cia”, por lo cual, y me­dian­te el de­cre­to 185 del 18 de fe­bre­ro de 2004, ins­tru­yó al mi­nis­tro del ra­mo “pa­ra que inob­ser­ve en su to­ta­li­dad” la me­di­da cau­te­lar dic­ta­da por el juez in­ter­vi­nien­te.

Fi­nal­men­te, y me­dian­te un de­cre­to (Bo­le­tín Ofi­cial 11.179 del 30/12/03, pág. 28), el go­ber­na­dor ins­tru­yó “a los Di­rec­to­res por el Es­ta­do Pro­vin­cial en el Di­rec­to­rio del Ins­ti­tu­to de Pre­vi­sión So­cial a la inob­ser­van­cia de la ley n° 3.992 en cuan­to dis­po­ne ero­ga­cio­nes sin la pre­vi­sión de la con­tra­par­ti­da pre­su­pues­ta­ria…”

Co­mo se ad­vier­te en una situación de anomia digna de Ma­con­do, un go­ber­na­dor or­de­na­ba in­cum­plir nor­mas y fa­llos de los otros po­de­res del Es­ta­do pro­vin­cial pre­ten­dien­do asu­mir la su­ma del po­der pú­bli­co.

Al­go si­mi­lar ocu­rrió por es­tos la­res, cuan­do el In­ten­den­te Mu­ni­ci­pal ins­tru­yó a los fun­cio­na­rios en­car­ga­dos del con­trol del trán­si­to no exi­gir a los au­to­mo­vi­lis­tas acre­di­tar el cum­pli­mien­to de la Ve­ri­fi­ca­ción Téc­ni­ca Vehi­cu­lar (VTV) de­bi­do al au­men­to a abo­nar por di­cho ser­vi­cio y te­nien­do en cuen­ta el ob­vio es­ta­do de de­te­rio­ro del pa­vi­men­to bahien­se.

No ca­be du­da que el la­men­ta­ble as­pec­to que pre­sen­tan las ca­lles de la ciu­dad es impu­table al nue­vo go­bierno sino a la an­te­rior ges­tión mu­ni­ci­pal y que se han pro­me­ti­do -y en­ca­ra­do ya en al­gu­nos ca­sos- obras ten­dien­tes a so­lu­cio­nar ese se­rio pro­ble­ma.

Pero lo que no es da­ble ad­mi­tir es que un fun­cio­na­rio mu­ni­ci­pal or­de­ne in­cum­plir nor­mas pro­vin­cia­les cual­quie­ra sea el mo­ti­vo in­vo­ca­do, con el ries­go ins­ti­tu­cio­nal que tal ac­ti­tud re­pre­sen­ta pa­ra el sis­te­ma re­pu­bli­cano.

Las nor­mas ju­rí­di­cas so­lo pue­den ser de­ro­ga­das por el mis­mo po­der que las san­cio­nó y con efec­to ge­ne­ral pa­ra todos los ha­bi­tan­tes, o en su ca­so, ser de­cla­ra­das in­cons­ti­tu­cio­na­les por el Po­der Ju­di­cial y al­can­zan­do so­lo a quien ob­tu­vo ese pro­nun­cia­mien­to.

Sin em­bar­go, mien­tras nin­gu­na de es­tas dos si­tua­cio­nes ocu­rra, el Es­ta­do de De­re­cho exi­ge que las nor­mas ju­rí­di­cas sean cum­pli­das por go­ber­nan­tes y go­ber­na­dos y de allí que nin­gún fun­cio­na­rio pú­bli­co -co­mo hi­cie­ra Rovira- pue­da dis­po­ner que aque­llas “sean in­cum­pli­das”.

He votado y apo­yo al nue­vo go­bierno y en­tien­do que lue­go de 12 años de una co­rrup­ción que día a día mues­tra sus más re­pug­nan­tes aris­tas y re­ve­la el des­pre­cio a las ins­ti­tu­cio­nes y a la Re­pú­bli­ca, no es po­si­ble exi­gir a la ac­tual ges­tión -más allá de si ya trans­cu­rrió un se­mes­tre de su asun­ción- so­lu­cio­nar rá­pi­da­men­te los pro­ble­mas de­ja­dos por el kirch­ne­ris­mo en su pa­so por el go­bierno.

Creo igual­men­te que el In­ten­den­te es una per­so­na res­pon­sa­ble y que qui­zá sus di­chos no pa­san de ser una expresión des­afor­tu­na­da en me­dio de una en­tre­vis­ta con los me­dios. Pero pa­ra evi­tar que es­tas si­tua­cio­nes pue­dan re­pe­tir­se y afec­tar el funcionamiento de las ins­ti­tu­cio­nes, creo un de­ber de cual­quier ciu­da­dano se­ña­lar to­do aque­llo que nos pue­da re­tro­traer a un pa­sa­do al que la ma­yo­ría de­ci­dió no vol­ver.

La democracia es so­lo un es­ca­lón pa­ra al­can­zar la Re­pú­bli­ca y ella so­lo pue­de rea­li­zar­se a tra­vés del irres­tric­to res­pe­to a sus prin­ci­pios bá­si­cos, ta­les co­mo son, en­tre otros, la di­vi­sión de po­de­res; la in­de­pen­den­cia del Po­der Ju­di­cial y el ade­cua­do con­tra­lor re­cí­pro­co en­tre todos quie­nes de­ten­tan las fun­cio­nes pú­bli­cas.

“Quie­nes pre­ten­de­mos vi­vir en un Es­ta­do de De­re­cho en el que se res­pe­ten las ins­ti­tu­cio­nes, te­ne­mos el de­ber cí­vi­co de ad­ver­tir to­das aque­llas medidas que aten­ten con­tra el mis­mo.”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.