Más can­di­da­tos pa­ra el nue­vo mar­ti­ro­lo­gio

La Nueva - - OPINIÓN - Por Ma­ría Li­lia Gen­ta

Por se­gun­da vez en muy po­co tiem­po me sien­to pre­sa de la de­sola­ción. Te­mo caer en una suer­te de de­sier­to es­pi­ri­tual. Cuan­do las sor­pre­sas, im­pen­sa­das, nos la de­pa­ra la Igle­sia, se rea­bren he­ri­das que creía­mos ce­rra­das pa­ra siem­pre. Po­co im­por­tan los gol­pes que nos pue­da ases­tar al­gún po­lí­ti­co fa­laz; és­tos nos res­ba­lan so­bre las he­ri­das. Pero los que pro­vie­nen de la mis­ma Igle­sia, no.

En un cu­rio­so neo­mar­ti­ro­lo­gio, que va in cres­cen­do y no pa­ree de­te­ner­se, se pro­cla­ma, aho­ra, már­ti­res a los cin­co re­li­gio­sos pa­lo­ti­nos ase­si­na­dos el 4 de ju­lio de 1976 en la Pa­rro­quia de San Pa­tri­cio, en Bue­nos Ai­res.

Siem­pre creí que már­ti­res son aque­llos que mueren ase­si­na­dos por odio a la fe ver­da­de­ra. En el ca­so de los pa­lo­ti­nos -cri­men abo­mi­na­ble, por cier­to- me pre­gun­to si fue­ron ase­si­na­dos por odio a la Fe Ca­tó­li­ca o a la fe en Car­los Marx, Trozky, Sta­lin, Fi­del, Mao o el Che.

Ten­go per­so­nal­men­te una idea, que com­par­ten al­gu­nos obis­pos, mu­chos sa­cer­do­tes y mu­chos lai­cos, so­bre quie­nes mu­rie­ron már­ti­res, efec­ti­va­men­te, du­ran­te la tre­men­da guerra que se li­bró en Ar­gen­ti­na en los años se­ten­ta. No los voy a nom­brar por­que res­pec­to de uno de ellos me com­pren­den “las ge­ne­ra­les de la ley”.

Pero eso sí, no pue­do du­dar de las ra­zo­nes que tu­vie­ron sus ase­si­nos por­que ellos mis­mos se en­car­ga­ron de ha­cer lle­gar una car­ta, una es­pe­cie de “cer­ti­fi­ca­do”, en la que ase­gu­ra­ban que los ha­bían ma­ta­do por con­si­de­rar­los “sol­da­dos de Cris­to Rey”.

Es­ta fra­se es­ta­ba es­tam­pa­da en me­dio de sa­crí­le­gas bur­las so­bre su re­li­gio­si­dad. La car­ta a la que alu­do ha si­do pu­bli­ca­da y re­pro­du­ci­da en va­rios li­bros y re­vis­tas en el trans­cur­so de más de cua­ren­ta años.

En cuan­to al cri­men de los pa­lo­ti­nos ya en aque­llos años se sa­bía que en la Pa­rro­quia de San Pa­tri­cio fun­cio­na­ba una suer­te de cé­lu­la de la or­ga­ni­za­ción te­rro­ris­ta Mon­to­ne­ros. Con to­tal im­pu­ni­dad y des­ver­güen­za lo han “cer­ti­fi­ca­do” al­gu­nos de sus miem­bros que so­bre­vi­vie­ron a la lla­ma­da “ma­sa­cre de San Pa­tri­cio”.

Voy a trans­cri­bir uno so­lo de esos “cer­ti­fi­ca­dos” pa­ra no alar­gar la no­ta; pero todos es­tán pu­bli­ca­dos en dis­tin­tos li­bros, ar­tícu­los, por­ta­les de in­ter­net, al al­can­ce de quien los quie­ra con­sul­tar.

La Re­vis­ta "3 Pun­tos", en su nú­me­ro 133, del 20 de enero de 2000, Sec­ción lec­to­res, apa­re­ce la respuesta a una no­ta de Mi­guel Bo­nas­so (mon­to­ne­ro con­fe­so) pu­bli­ca­da en el nú­me­ro an­te­rior de esa mis­ma re­vis­ta, del ex Ofi­cial Pri­me­ro Mon­to­ne­ro, Ernesto Jau­ret­che, es­cri­tor y pe­rio­dis­ta, mi­li­tan­te des­de 1955 en el pe­ro­nis­mo de iz­quier­da. En esa respuesta es­cri­bía Jau­ret­che: “La sor­pre­sa de leer un tes­ti­mo­nio que me in­vo­lu­cra re­mue­ve mis re­cuer­dos. La vi­bran­te anéc­do­ta de ese día de ma­yo del 76 que re­la­ta Bo­nas­so en el nú­me­ro 132 de "3 Pun­tos", tie­ne, sin em­bar­go, otras aris­tas no co­men­ta­das en la bre­ve­dad del tex­to pu­bli­ca­do. Es cier­to que es­tu­vie­ron esperando

“Te­mo caer en una suer­te de de­sier­to es­pi­ri­tual. Cuan­do las sor­pre­sas, im­pen­sa­das, nos la de­pa­ra la Igle­sia, se rea­bren he­ri­das que creía­mos ce­rra­das pa­ra siem­pre.”

mi lla­ma­do de con­trol. Pero no lo es me­nos que mi ta­rea de ese día con­sis­tía en atra­ve­sar to­do Bue­nos Ai­res tras­la­dan­do en un Ra­pi­flex el mi­meó­gra­fo y un abul­ta­do pa­que­te de ori­gi­na­les de Evi­ta Mon­to­ne­ra has­ta una pa­rro­quia pa­lo­ti­na de la ca­lle Es­tom­ba. Tiem­po des­pués el gru­po de sa­cer­do­tes que me re­ci­bie­ron, co­no­ci­dos hoy co­mo víc­ti­mas de la in­to­le­ran­cia re­li­gio­sa, su­ma­ron sus nom­bres a la vas­ta nó­mi­na de már­ti­res mon­to­ne­ros. Con más áni­mo de agre­gar de­ta­lles que de aco­me­ter un tar­dío ale­ga­to pa­ra jus­ti­fi­car mi fal­ta, de­bo acla­rar que al re­gre­so no pu­de ver la ma­ce­ti­ta en el al­féi­zar de la ven­ta­na del sex­to pi­so que in­di­ca­ba “aquí es­ta­mos; to­do en or­den” por­que, ló­gi­ca­men­te, la ha­bían re­ti­ra­do mien­tras trans­cu­rría la “emer­gen­cia” que Mi­guel re­la­tó y que yo ob­ser­va­ba ale­la­do des­de una me­sa del ca­fé de la ve­re­da de en­fren­te”. El tex­to se co­men­ta so­lo. Hay otra cues­tión so­bre la que quie­ro de­te­ner­me. Co­mo el cri­men de los pa­lo­ti­nos sue­le ha­bi­tual­men­te impu­tar­se a un gru­po de ta­reas de la ES­MA, es muy in­tere­san­te leer la de­cla­ra­ción in­da­ga­to­ria del Ca­pi­tán de Fra­ga­ta An­to­nio Per­nías an­te el juez Torres en ma­yo de 2006, pu­bli­ca­da por su de­fen­sor, Flo­ren­cio Va­re­la en el por­tal de in­ter­net Harry Magazine (http://www.harry­ma­ga­zi­ne.com/200605/re­cor­dan­do.htm).

Di­cha de­cla­ra­ción abun­da en de­ta- lles so­bre las ac­ti­vi­da­des de di­ver­sos mon­to­ne­ros (va­ro­nes y mu­je­res) vin­cu­la­dos con la cau­sa de los Pa­lo­ti­nos.

Es­ta impu­tación a la Ma­ri­na nos pa­re­ció siem­pre un tan­to in­con­sis­ten­te a los que vi­vi­mos muy de cer­ca, en aque­lla épo­ca, los acon­te­ci­mien­tos. Unos días an­tes, una jo­ven, Ana Ma­ría Gon­zá­lez, de ape­nas die­ci­ocho años, miem­bro ac­ti­vo de Mon­to­ne­ros, fin­gien­do es­tre­cha amis­tad con una de las hi­jas de la que sería su víc­ti­ma, com­pa­ñe­ra de co­le­gio, apro­ve­chó la con­fian­za que la fa­mi­lia ha­bía de­po­si­ta­do en ella y co­lo­có un ex­plo­si­vo de­ba­jo de la ca­ma del en­ton­ces Je­fe de la Po­li­cía Federal, Gral. Ce­sá­reo Cardozo. Fue el se­gun­do je­fe de la Po­li­cía Federal ase­si­na­do por la gue­rri­lla en aque­lla épo­ca; el pri­me­ro ha­bía si­do el Co­mi­sa­rio Al­ber­to Vi­llar muer­to un año y me­dio an­tes en uno de los más re­so­nan­tes aten­ta­dos de Mon­to­ne­ros. Al pa­re­cer la Po­li­cía Federal en sus in­ves­ti­ga­cio­nes lle­gó a co­no­cer el lu­gar don­de se ha­bía re­fu­gia­do Gon­za­lez des­pués del ase­si­na­to de Cardozo: no era otro que la Pa­rro­quia de San Pa­tri­cio. Más aún: dos días an­tes de la ma­sa­cre de los re­li­gio­sos ocu­rrió otra ma­sa­cre. En efec­to, el 2 de ju­lio de 1976, Mon­to­ne­ros co­lo­có una bom­ba en el co­me­dor de la Su­pe­rin­ten­den­cia de Se­gu­ri­dad Federal de la Po­li­cía Federal, aten­ta­do en el que mu­rie­ron vein­ti­trés per­so­nas y se­sen­ta que­da­ron he­ri­das.

Te­nien­do en cuen­ta es­tos an­te­ce­den­tes que aca­bo de enu­me­rar siem­pre me in­cli­né a creer, co­mo más pro­ba­ble, otra ver­sión que cir­cu­ló por aque­llos días, a sa­ber, que los pa­lo­ti­nos fue­ron ase­si­na­dos por un gru­po de po­li­cías fe­de­ra­les, desbordados, que ac­tua­ron por su cuen­ta en ven­gan­za del ase­si­na­to de Cardozo y de la bom­ba en el co­me­dor de Se­gu­ri­dad Federal que fue la go­ta que re­bal­só el va­so.

Las cró­ni­cas de esos días con­sig­na­ron dos frases es­cri­tas por los ase­si­nos en el sue­lo de la pa­rro­quia. Una decía: Es­tos eran zur­dos que en­ve­ne­na­ban las men­tes vír­ge­nes. La otra re­za­ba: Es­to es por los muer­tos en el co­me­dor de la Po­li­cía Federal. La te­sis de la re­pre­sa­lia po­li­cial la sos­tie­nen, tam­bién, L. Wier­nes y P. Torres, en su obra Po­li­cía y Mon­to­ne­ro, pu­bli­ca­da en 2010, en Bue­nos Ai­res por la Edi­to­rial Tut­chei Tan­sec.

Es­to cer­ti­fi­ca los mo­ti­vos que mo­vie­ron a los ase­si­nos de los cin­co re­li­gio­sos que, co­mo se ve, no fue el odio a la fe.

Des­de el pri­mer mo­men­to se di­jo, tam­bién, que al­gu­nos de los muer­tos no per­te­ne­cían a Mon­to­ne­ros y que, por tan­to, eran inocen­tes. Pero es muy di­fí­cil sos­te­ner es­ta inocen­cia: el ha­ber re­fu­gia­do a Ana Ma­ría Gon­zá­lez los ha­ce cóm­pli­ces a todos.

Por úl­ti­mo quie­ro agre­gar que mu­chos de los que for­ma­ron par­te de Mon­to­ne­ros pro­ve­nían de los mis­mos círcu­los ca­tó­li­cos a los que per­te­ne­cía­mos mi ma­ri­do y yo. Siem­pre me pre­gun­té qué o quie­nes lle­va­ron a tran­si­tar el ca­mino de Cris­to a Car­los Marx a nu­me­ro­sos jó­ve­nes de mi ge­ne­ra­ción a la que siem­pre lla­mé la ge­ne­ra­ción par­ti­da. La respuesta es siem­pre la mis­ma: los sa­cer­do­tes ter­cer­mun­dis­tas com­pro­me­ti­dos con la lu­cha ar­ma­da. Si­go esperando que nues­tra San­ta Ma­dre la Igle­sia, ins­ti­tu­cio­nal­men­te, re­vi­se es­te ma­ri­da­je inacep­ta­ble en­tre el evan­ge­lio y el mar­xis­mo vio­len­to y mi­li­tan­te.

He es­cri­to es­ta no­ta en un tono qui­zás de­ma­sia­do per­so­nal. Es que se tra­ta no de la his­to­ria que leí sino de la que vi­ví. Ma­ría Li­lia Gen­ta Bue­nos Ai­res. vi­ve en

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.