Tiem­pos di­fí­ci­les

La Nueva - - OPINIÓN -

CON­TRAS­TES. Es tris­te ver lo que está vi­vien­do la Ar­gen­ti­na. Po­bre­za, co­rrup­ción in­fi­ni­ta, odios que se ex­tien­den en el in­cons­cien­te co­lec­ti­vo, des­ho­nes­ti­da­des, gol­pes ba­jos etc. Un país va­cia­do “gra­dual­men­te” du­ran­te do­ce años y que a pe­sar de to­do no pu­do ser des­trui­do aun­que es­tu­vie­ron a pun­to de ha­cer­lo. En es­tas con­di­cio­nes ha asu­mi­do el Pro, que ha tra­ba­ja­do in­ten­tan­do so­lu­cio­nar una cri­sis que da­ta de dé­ca­das atrás, in­cre­men­ta­da en los úl­ti­mos años. La ca­rac­te­rís­ti­ca del FPV, fue cons­tan­te, an­te un ob­je­ti­vo loa­ble, el fin siem­pre fue es­pu­rio. An­te los au­men­tos, se le pi­de “gra­dua­li­dad” al nue­vo go­bierno y se lo cri­ti­ca qui­zá pro­fi­rien­do des­ca­li­fi­ca­cio­nes in­jus­tas. En pri­mer lu­gar los opo­si­to­res, mu­chos de ellos, ex K, ha­blan aho­ra co­mo “boy scouts”, otros ha­cen le­ña del ár­bol caí­do, cuan­do sa­ben que ellos ten­drían que ha­ber he­cho lo mis­mo y cuan­do es­tu­vie­ron pro­vo­ca­ron lo que hoy vi­vi­mos. En Uru­guay se pa­gan ca­rí­si­mos los ser­vi­cios pú­bli­cos y en los úl­ti­mos años go­ber­nó el “Pe­pe” Mu­ji­ca. Un con­duc­tor ha lle­ga­do al extremo de cri­ti­car a Ma­cri re­pi­tien­do el la­ti­gui­llo de que está can­sa­do, a pe­sar de que la con­trac­ción al tra­ba­jo del pre­si­den­te, es ejem­plar y ade­más con­cu­rrió al úl­ti­mo ac­to de ce­le­bra­ción del Bi­cen­te­na­rio. Afir­man que no tie­ne plan eco­nó­mi­co, a pe­sar de que el de los úl­ti­mos do­ce años, nun­ca se su­po que fue, que Ri­co fue al ac­to del Bi­cen­te­na­rio, mien­tras tu­vi­mos fun­cio­na­rios que po­nían bom­bas con­tra la democracia en los años 70. Se ol­vi­dan que el pre­si­den­te fue cla­ro en sus pri­me­ros dis­cur­sos y pi­dió ayu­da a todos, no fue so­ber­bio y tan­to él co­mo sus mi­nis­tros dan con­fe­ren­cias y en­tre­vis­tas, he­cho que ca­si no se vio en el país du­ran­te do­ce años. Ma­cri, se equi­vo­ca, pero en­tien­do que hay que ayu­dar­lo pa­ra tra­tar de que la Ar­gen­ti­na de los co­rrup­tos ter­mi­ne y sea rem­pla­za­da por la de los ho­nes­tos e idó­neos, tra­tan­do tam­bién nosotros de me­jo­rar co­mo so­cie­dad y par­ti­ci­par pa­ra que no su­ce­da lo de las úl­ti­mas dé­ca­das, que la po­lí­ti­ca no se con­vier­ta en un ne­go­cio pa­ra los go­ber­nan­tes y fun­cio­na­rios de turno, en­ri­que­cién­do­se tan­to ellos co­mo sus fa­mi­lia­res y ami­gos. No se­rá fá­cil, es­ta­mos acos­tum­bra­dos a la vi­ve­za crio­lla y al ata­jo y es­to de­be ser cam­bia­do por la “sa­bi­du­ría y cul­tu­ra ar­gen­ti­na y el tran­si­tar por el ca­mino que mar­ca la ley”.

Ale­jan­dro Zu­ma­rán

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.