Re­des so­cia­les, ju­ven­tud y ries­gos

Una ma­dre con­tó los pa­de­ci­mien­tos que so­por­tó du­ran­te los cua­tro días que su hi­ja es­tu­vo des­apa­re­ci­da.

La Nueva - - SEGURIDAD -

"NO SE DAN CUEN­TA DEL PE­LI­GRO" Cuan­do aún la so­cie­dad bahien­se se en­cuen­tra cons­ter­na­da por el cri­men de Mi­cae­la Or­te­ga, la ma­dre de una ado­les­cen­te que se au­sen­tó du­ran­te cua­tro días y fue ha­lla­da en En­tre Ríos, ad­vir­tió una vez más so­bre la pe­li­gro­si­dad de las re­des so­cia­les y de­nun­ció la fal­ta de con­trol por par­te de al­gu­nas al mo­men­to de ven­der pa­sa­jes en la ter­mi­nal de co­lec­ti­vos.

Pa­tri­cia Ca­mar­go (42) des­cri­bió que su hi­ja Fa­bia­na Ale­jan­dra (17) se re­ti­ró el vier­nes de la se­ma­na pa­sa­da de su vi­vien­da.

“Pen­sé que es­ta­ba con el pa­dre, aun­que ha­bía al­go que me lla­ma­ba la aten­ción, por­que no me aten­día el te­lé­fono”.

Men­cio­nó que in­me­dia­ta­men­te co­men­zó a rea­li­zar al­gu­nas ave­ri­gua­cio­nes, aun­que na­die da­ba cré­di­to a sus te­mo­res y su­po­nían que la chi­ca re­gre­sa­ría.

Agre­gó que por al­gu­na ra­zón te­nía el pre­sen­ti­mien­to que “se ha­bía ido”.

De­ta­lló que con­cu­rrió a la co­mi­sa­ría Pri­me­ra pa­ra ra­di­car la denuncia y que un ofi­cial lla­mó a la me­nor, la que aten­dió el te­lé­fono y lue­go cor­tó la co­mu­ni­ca­ción.

“Me di­je­ron que me va­ya a mi ca­sa, que mi hi­ja iba a apa­re­cer, que es­ta­ba acá no­más”, si­guió di­cien­do.

Ca­mar­go des­cri­bió que ha- lló abier­ta la cuen­ta de Fa­ce­book de Fa­bia­na, por lo que ins­pec­cio­nó las úl­ti­mas char­las que ha­bía man­te­ni­do.

“Pu­de dar con un chi­co de Mé­da­nos, que fue con el úl­ti­mo que ha­bló y me di­jo que ella ha­bía men­cio­na­do al­go de un ami­go que te­nía en Pa­ra­ná”.

“Re­cor­dé que tam­bién ha­bía di­cho al­go de eso en una opor­tu­ni­dad”, si­guió di­cien­do.

Re­la­tó que lue­go se di­ri­gió a la ter­mi­nal de co­lec­ti­vos San Fran­cis­co de Asís.

“Me tra­ta­ron muy mal y me de­cían que no im­por­ta­ba quién com­pra­ra el pa­sa­je mien­tras tu­vie­ra la pla­ta. Em­pe­cé a ave­ri­guar y a un me­nor no se le pue­de ven­der”.

“Voy a ir a ver al in­ten­de­nem­pre­sas te, por­que no pue­de ser que una chi­ca pue­da sa­car­lo así no­más”, in­di­có.

A par­tir de su apor­te, Fa­bia­na fue ha­lla­da a sal­vo, aun­que per­ma­ne­ció dos días en un ho­gar de me­no­res has­ta que su pa­dre via­jó a bus­car­la.

“Cuan­do la en­con­tra­ron pen­sé que to­do ha­bía ter­mi­na­do, pero me di­jo que la lle­va­ron a un lu­gar don­de es­ta­ba con otras chi­cas y has­ta una de ellas in­ten­tó ma­tar­se por­que la mal­tra­ta­ban”.

“Di­jo que se fue por­que la ha­bían in­vi­ta­do. Pa­re­ce que no se dan cuen­ta del pe­li­gro de las re­des so­cia­les. Nun­ca ha­bía pa­sa­do al­go así y hay que to­mar con­cien­cia de los ries­gos que tie­nen”, fi­na­li­zó.

RO­DRI­GO GAR­CÍA-LA NUEVA.

La mu­jer di­jo que en la cuen­ta de Fa­ce­book de la chi­ca ob­tu­vo da­tos pa­ra lo­ca­li­zar­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.