El cóc­tel pa­ra reac­ti­var la eco­no­mía que en­sa­ya el Go­bierno

La Nueva - - ECONOMÍA - Por Pa­blo wen­de www.la­nue­va.com/análisis eco­nó­mi­co

Los úl­ti­mos nú­me­ros del pri­mer se­mes­tre to­da­vía mues­tran que aún no se en­con­tró el pi­so de ac­ti­vi­dad. Pero más allá de lo que mues­tra el es­pe­jo re­tro­vi­sor, el go­bierno bus­ca que en los pró­xi­mos me­ses la eco­no­mía pe­gue un vuel­co. Y ya no se es­pe­ra to­do de la ima­gen de Mau­ri­cio Ma­cri o de la “bue­na on­da” de los in­ver­so­res ex­tran­je­ros con el nue­vo pa­no­ra­ma del país, sino que se avan­zó con medidas bien con­cre­tas pa­ra con­se­guir­lo.

La ley que dis­po­ne el pa­go de jui­cios a ju­bi­la­dos y el blan­queo es un pilar im­por­tan­te de es­ta es­tra­te­gia.

Los au­men­tos que re­ci­bi­rán los bol­si­llos de los ju­bi­la­dos irán di­rec­ta­men­te a un au­men­to del con­su­mo, por le­jos la va­ria­ble más gol­pea­da por la de­va­lua­ción y el fuer­te pro­ce­so in­fla­cio­na­rio pos­te­rior.

Con una caí­da del po­der ad­qui­si­ti­vo que su­peró el 10 por cien­to en el pri­mer se­mes­tre, aho­ra es cla­ve que en­tre los ha­be­res ju­bi­la­to­rios y las subas sa­la­ria­les ayu­den a re­com­po­ner, al me­nos par­cial­men­te, la de­man­da in­ter­na.

Des­de ese pun­to de vis­ta, no cam­bió de­ma­sia­do la fór­mu­la que in­ten­ta el go­bierno res­pec­to a lo que su­ce­dió en los años del kirch­ne­ris­mo. No es un mis­te­rio. En una eco­no­mía muy cerrada al co­mer­cio ex­te­rior co­mo la Ar­gen­ti­na, el cre­ci­mien­to fi­nal­men­te des­can­sa en la evo­lu­ción del con­su­mo.

Lo su­ce­di­do en la pri­me­ra par­te del 2016 así lo con­fir­ma. La ma­la no­ti­cia es que esa me­jo­ra de la de­man­da se pro­du­ci­rá en for­ma gra­dual y que pro­ba­ble­men­te ni si­quie­ra en el 2017 se lo­gre re­cu­pe­rar el te­rreno per­di­do en es­te pe­río­do.

Y aún está por ver­se has­ta qué pun­to los au­men­tos sa­la­ria­les que ya es­tán vi­gen­tes no ten­drán un efec­to adi­cio­nal en la in­fla­ción en los úl­ti­mos me­ses del año.

Apues­ta al blan­queo

El blan­queo tam­bién apor­ta­ría lo su­yo en los úl­ti­mos me­ses del año. Ade­más del im­pac­to psi­co­ló­gi­co que pue­de re­pre­sen­tar una ma­si­va ad­he­sión, ha­brá un efec­to in­me­dia­to so­bre la re­cau­da­ción por la alí­cuo­ta de has­ta 10% que ten­drán que pa­gar quie­nes in­gre­sen.

Pero otro as­pec­to im­por­tan­te es que au­men­ta la ba­se im­po­ni­ble pa­ra co­brar im­pues­tos en los pró­xi­mos años. Quie­nes blan­queen no só­lo pa­ga­rán la mul­ta dis­pues­ta pa­ra ca­da ca­so, sino que ade­más es­ta­rán de­cla­ran­do ac­ti­vos que an­tes es­ta­ban fue­ra del ra­dar de la AFIP.

La vo­ra­ci­dad fis­cal del Es­ta­do es un as­pec­to que ha­ce pen­sar dos ve­ces a mu­chos con­tri­bu­yen­tes so­bre la con­ve­nien­cia de en­trar en el blan­queo. ¿Y si una vez que es­toy aden­tro me quie­ren co­brar más im­pues­tos? Es la ló­gi­ca pregunta que se ha­cen mu­chos. Es­te ti­po de te­mo­res en la Ar­gen­ti­na no son in­fu­da­dos.

Pero el com­po­nen­te más re­le­van­te de es­te “cóc­tel reac­ti­va­dor” al que apues­ta el go­bierno es el que bri­lló por su au­sen­cia en los años del kirch­ne­ris­mo: la in­ver­sión. Has­ta aho­ra, la ma­ni­fes­ta­ción de la ma­yor con­fian­za que exis­te en la Ar­gen­ti­na es el fuer­te flu­jo de compra de ac­cio­nes y bo­nos ar­gen­ti­nos de los úl­ti­mos me­ses.

Pero la ad­mi­nis­tra­ción de Mau­ri­cio Ma­cri se es­pe­ran­za con los anun­cios de in­ver­sión de em­pre­sas de ca­si todos los ru­bros.

Se­gún de­ta­lló el mi­nis­tro de Eco­no­mía, Al­fon­so Pra­tGay de­ta­lló que en los pri­me­ros me­ses del 2016 hu­bo anun­cios de in­ver­sio­nes del sec­tor pri­va­do por ca­si 30.000 mi­lo­nes de dólares. La ci­fra es enor­me, so­bre to­do te­nien­do en cuen­ta que en los úl­ti­mos años la Ar­gen­ti­na ape­nas re­ci­bía unos 6.000 mi­llo­nes en in­ver­sión di­rec­ta, que­dan­do re­le­ga­da a un tris­te sex­to lu­gar en la re­gión.

Na­die du­da a es­ta al­tu­ra del in­te­rés in­ci­pien­te que exis­te en la Ar­gen­ti­na en­tre los in­ver­so­res ex­tran­je­ros, pero tam­bién de par­te de em­pre­sas lo­ca­les que quie­ren cre­cer.

Pero la gran in­cóg­ni­ta es en qué mo­men­to es­tás pro­me­sas de in­ver­sión se trans­for­ma­rán en reali­dad, ya só­lo el anun­cio no tie­ne efec­to eco­nó­mi­co al­guno.

Mien­tras tan­to, pa­ra in­cen­ti­var la ofer­ta el Con­gre­so apro­bó un pa­que­te de ali­vio fi­nan­cie­ro a las py­mes, que in­clu­ye te­mas tan re­le­van­tes co­mo per­mi­tir que se to­me el 100% del im­pues­to al che­que a cuen­ta de Ga­nan­cias y que el IVA se pa­gue a los 90 días.

To­das es­tas medidas as­pi­ran a in­cen­ti­var la in­ver­sión re­pro­duc­ti­va, al só­lo fin de ac­ti­var una eco­no­mía que, se­gún da­tos del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­cas y Cen­sos (INDEC), no ha­ce más que acu­mu­lar tro­pe­zo­nes: en el pri­mer tri­mes­tre el PBI ca­yó un 0,7% en tér­mi­nos deses­ta­cio­na­li­za­dos con res­pec­to a los tres úl­ti­mos me­ses del año pa­sa­do.

Así las co­sas, la eco­no­mía ar­gen­ti­na acu­mu­ló tres tri­mes­tres se­gui­dos de con­trac­ción, lue­go de las caí­das del 0,1 % del pe­río­do ju­lio­sep­tiem­bre del 2015 y la del 0,4% de oc­tu­bre-di­ciem­bre.

En tan­to, los pro­nós­ti­cos no son de­ma­sia­do aus­pi­cio­sos, ya que se­gún el FMI, 2016 se­rá un mal año pa­ra la Ar­gen­ti­na. Las pre­vi­sio­nes del Fon­do son de una re­trac­ción de 1,5% en el año en cur­so, pero se es­pe­ra que el pró­xi­mo trai­ga un cre­ci­mien­to de 2,8%

Las fi­chas ya es­tán echa­das, aho­ra res­ta que la eco­no­mía en­cuen­tre su pun­to de in­fle­xión y arran­que la reac­ti­va­ción.

Pero pa­ra que un au­to pon­ga pri­me­ra es ne­ce­sa­rio an­tes que de­je de ir mar­cha atrás.

El com­po­nen­te más re­le­van­te de es­te “cóc­tel reac­ti­va­dor” al que apues­ta el Go­bierno es la in­ver­sión.

AR­CHI­VO LA NUEVA.

Los anun­cios de nue­vas in­ver­sio­nes co­se­chan el en­tu­sias­mo de Al­fon­so Prat-Gay y otros fun­cio­na­rios de Mau­ri­cio Ma­cri.

La caí­da del po­der ad­qui­si­ti­vo del sa­la­rio afec­ta al con­su­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.