To­mar la pre­sión des­de ni­ños tam­bién es pre­ve­nir

La Nueva - - PORTADA - drol­dan@la­nue­va.com

El ries­go de es­ta en­fer­me­dad en la edad adul­ta au­men­ta un 70 por cien­to cuan­do se ha te­ni­do en la in­fan­cia o ado­les­cen­cia.

Da­vid Rol­dán

La hi­per­ten­sión ar­te­rial es una en­fer­me­dad que pue­de pre­sen­tar­se des­de eta­pas tem­pra­nas de la vi­da.

Se­gún es­ta­dís­ti­cas apor­ta­das por la so­cie­dad Ar­gen­ti­na de Hi­per­ten­sión Ar­te­rial, en nues­tro país 8 de ca­da 100 ni­ños po­drían ser hi­per­ten­sos.

"Sin em­bar­go, a la mi­tad de los ni­ños y ado­les­cen­tes en­tre 7 y 18 años nun­ca se les ha rea­li­za­do un con­trol de pre­sión ar­te­rial", sos­tie­ne la doc­to­ra Da­nie­la Pa­che­co Agre­lo, mé­di­ca pe­dia­tra es­pe­cia­lis­ta en Me­di­ci­na del De­por­te, de la Fun­da­ción Car­dio­ló­gi­ca Ar­gen­ti­na..

Si bien la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud ha lla­ma­do la aten­ción so­bre la im­por­tan­cia de to­mar la pre­sión ar­te­rial en for­ma pe­rió­di­ca y ru­ti­na­ria en ni­ños y ado­les­cen­tes, su me­di­ción en es­ta po­bla­ción no sue­le ser una prác­ti­ca ha­bi­tual de la con­sul­ta pe­diá­tri­ca de ru­ti­na.

Al­gu­nos pro­fe­sio­na­les re­fie­ren que uno de los prin­ci­pa­les obs­tácu­los a la ho­ra de to­mar la pre­sión a los ni­ños es la fal­ta de dis­po­ni­bi­li­dad de bra­za­le­tes de ten­sió­me­tro ade­cua­dos se­gún el diá­me­tro del bra­zo co­rres­pon­dien­te a ca­da edad.

Los man­gui­tos pre­sen­tan, al me­nos, tres ta­ma­ños: pa­ra el lac­tan­te, pa­ra los chi­cos de en­tre 3 y 6 años y pa­ra los ma­yo­res de 6 años.

De todos mo­dos, uno de los con­ve­nien­tes más im­por­tan­tes es la po­ca cos­tum­bre que tie­nen al­gu­nos mé­di­cos pe­dia­tras de ha­cer­lo.

En es­te sen­ti­do, pro­mo­ver la to­ma de con­cien­cia en ellos so­bre es­ta prác­ti­ca re­sul­ta fun­da­men­tal pa­ra que pue­da con­ver­tir­se en una ver­da­de­ra he­rra­mien­ta pre­ven­ti­va de la hi­per­ten­sión ar­te­rial cuan­do sean adul­tos.

Aho­ra bien, ¿qué per­mi­te pre­ve­nir o de­tec­tar la to­ma de la pre­sión ar­te­rial?

El ries­go de ser hi­per­ten­so en la edad adul­ta au­men­ta un 70 por cien­to cuan­do se ha te­ni­do hi­per­ten­sión en la in­fan­cia o ado­les­cen­cia.

Por lo tan­to, es po­si­ble que mu­chos de los adul­tos que son hi­per­ten­sos hoy ha­yan ini­cia­do su en­fer­me­dad en eta­pas tem­pra­nas de su vi­da, pa­san­do des­aper­ci­bi­dos sim­ple­men­te por­que na­die lo de­tec­tó.

Por eso, se re­co­mien­da me­dir la pre­sión ar­te­rial a par­tir de los 3 años de edad, en la con­sul­ta de con­trol de sa­lud con el pe­dia­tra.

En ma­yor me­di­da cuan­do se cuen­ta con una his­to­ria fa­mi­liar de hi­per­ten­sión ar­te­rial, es­to es pa­dres, abue­los, tíos, an­tes de los 55 a 60 años de edad.

Es­tos an­te­ce­den­tes son uno de los prin­ci­pa­les pre­dic­to­res de la en­fer­me­dad.

De to­das ma­ne­ras, exis­ten otros fac­to­res de ries­go a te­ner en cuen­ta, co­mo el ba­jo pe­so al na­cer, la obe­si­dad, las dis­li­pi­de­mias y el ta­ba­quis­mo.

¿Qué sín­to­mas pue­de pre­sen­tar un ni­ño con hi­per­ten­sión ar­te­rial?

Los sín­to­mas más co­mu­nes son do­lor de ca­be­za, en­ro­je­ci­mien­to de la ca­ra y las ore­jas, irri­ta­bi­li­dad, ma­reos, fa­ti­ga y san­gra­do na­sal.

Sin em­bar­go, apro­xi­ma­da­men­te el 60 por cien­to de los ni­ños no tie­ne sín­to­mas, has­ta que la hi­per­ten­sión ya ha cau­sa­do su­fi­cien­te da­ño.

Por eso, se la lla­ma "el enemi­go si­len­cio­so". En fun­ción de ello, las ins­tan­cias de pre­ven­ción re­sul­tan fun­da­men­ta­les. Co­mo pa­dres, te­ne­mos to­do a nues­tro al­can­ce pa­ra que los ni­ños pue­dan ir ad­qui­rien­do, des­de chi­cos, há­bi­tos sa­lu­da­bles en pro de más y mejor vi­da.

Des­de la Fun­da­ción Car­dio­ló­gi­ca Ar­gen­ti­na par­ten es­tas re­co­men­da­cio­nes:

* Evi­te­mos el se­den­ta­ris­mo y pro­mo­va­mos la rea­li­za­ción de ac­ti­vi­dad fí­si­ca re­gu­lar­men­te des­de chi­cos.

* Pro­mo­va­mos la prác­ti­ca de deportes.

* Rea­li­ce­mos una ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble, con me­nos can­ti­dad de gra­sa, más fru­tas y ver­du­ras y uti­li­ce­mos can­ti­da­des mo­de­ra­das de sal.

* Evi­te­mos los ali­men­tos en­la­ta­dos o pre-ela­bo­ra­dos.

* Man­ten­ga­mos un pe­so sa­lu­da­ble.

* Lle­ve­mos a los ni­ños a los con­tro­les re­gu­la­res con el pe­dia­tra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.