“La le­yen­da de Tar­zán”, pero des­de otra mi­ra­da

Se es­tre­nó en las salas lo­ca­les y es­ta­rá en car­tel du­ran­te to­da la se­ma­na. Cuen­ta la his­to­ria del hom­bre-mono que con­quis­tó al mundo, pero des­de otra mi­ra­da.

La Nueva - - PORTADA -

El ac­tor sue­co Ale­xan­der Skars­gård, que al­can­zó la po­pu­la­ri­dad con Eric North­man, el se­duc­tor vam­pi­ro de la ta­qui­lle­ra se­rie te­le­vi­si­va True Blood, se po­ne en la piel de Tar­zán en el nue­vo fil­me de Da­vid Ya­tes,

La le­yen­da de Tar­zán, que se es­tre­nó es­ta se­ma­na en las salas de nues­tra ciu­dad.

"Fui fan de Tar­zán des­de chi­co. Con mi pa­dre (Ste­llan John Skars­gård, tam­bién ac­tor) íba­mos todos los sá­ba­dos a la tar­de al ci­ne a ver a Johnny Weiss­mü­ller. Tar­zán era el hé­roe de mi pa­dre y él que­ría que yo tam­bién me enamo­ra­se del ído­lo de su in­fan­cia", re­la­tó el blon­do, de ca­si dos me­tros de al­tu­ra, en una con­fe­ren­cia de pren­sa ofre­ci­da en el Ho­tel Al­vear, so­bre el ori­gen de su víncu­lo con su per­so­na­je.

Es­ta ver­sión ci­ne­ma­to­grá­fi­ca de Ya­tes, que re­crea al per­so­na­je de Ed­gar Ri­ce Bo­rroughs que vio la luz por pri­me­ra vez en 1912, na­rra la his­to­ria de Tar­zán y su vi­da abur­gue­sa­da en In­gla­te­rra ba­jo el nom­bre de John Clay­ton, años des­pués de de­ci­dir de­jar atrás la sel­va del Con­go Bel­ga jun­to a su es­po­sa Ja­ne.

Hom­bre mono

"En cier­to mo­do fue in­ti­mi­dan­te por­que es­te pro­yec­to es di­fe­ren­te a otras pe­lí­cu­las que hi­ce. Me en­tu­sias­mó mucho el guión y me in­tere­sa­ba el per­so­na­je icó­ni­co de Tar­zán, pero tam­bién fue sor­pren­den­te la pre­sen­ta­ción, por­que no se tra­ta­ba del hom­bre mono tra­di­cio­nal sino que to­ma el té con el Pri­mer Mi­nis­tro", ma­ni­fes­tó so­bre el ar­gu­men­to.

"Fue una manera in­te­li­gen­te de en­ca­rar la his­to­ria, dis­tin­ta de las más de cien pe­lí­cu­las que se hi­cie­ron en el ci­ne des­de que exis­te el per­so­na­je. En es­te ca­so el via­je es in­ver­so, em­pie­za con el re­gre­so a la sel­va de John Clay­ton", agre­gó.

Co­di­cia y ven­gan­za

Sin em­bar­go y por mucho que quie­ra ne­gar su pa­sa­do, John Clay­ton es in­vi­ta­do a re­gre­sar a la sel­va afri­ca­na pa­ra ofi­ciar de en­via­do de co­mer­cio del Par­la­men­to, ig­no­ran­do que en reali­dad se­rá la car­na­da de una pe­li­gro­sa con­ver­gen­cia de co­di­cia y ven­gan­za idea­da por el bel­ga Rom.

Atra­ve­sa­da por los efec­tos es­pe­cia­les, la aven­tu­ra, la ac­ción y con­di­men­ta­da por gui­ñes ro­mán­ti­cos, La Le­yen­da de Tar­zán, que se pue­de ver en 2D o 3D, re­creó los im­pre­sio­nan­tes es­ce­na­rios na­tu­ra­les de la sel­va en los Es­tu­dios Lea­ves­den, de Lon­dres, y en ex­te­rio­res al­re­de­dor del Reino Uni­do.

-Fue­ron mu­chas las ver­sio­nes que se co­no­cie­ron de Tar­zán ¿Có­mo lo­gras­te di­fe­ren­ciar tu per­so­na­je de los an­te­rio­res?

-Tra­té de no co­piar. Una vez que em­pe­cé a tra­ba­jar en mi en­cuen­tro con el per­so­na­je, de­ci­dí man­te­ner­me ale­ja­do de las vie­jas pe­lí­cu­las de Tar­zán, no que­ría com­pa­rar mi per­so­na­je con el de los ac­to­res pre­vios por­que siem­pre es mejor crear­lo des­de una te­la en blan­co. Em­pe­cé a tra­ba­jar des­de el guión y des­de lo que me en­tu­sias­ma­ba del per­so­na­je, y pu­de sen­tir au­to­má­ti­ca­men­te la dua­li­dad en­tre el hom­bre y la bes­tia que Tar­zán re­pre­sen­ta. Por un la­do ese per­so­na­je so­fis­ti­ca­do, un aris­tó­cra­ta vic­to­riano, y por el otro, un ani­mal que fue cria­do por si­mios.

El ani­mal está ahí

-¿Sen­tis­te al­gu­na iden­ti­fi­ca­ción con Tar­zán?

-El ani­mal to­da­vía está ahí y aun­que Tar­zán no quie­re que apa­rez­ca, aflo­ra len­ta­men­te cuan­do él vuel­ve a la sel­va, ahí es cuan­do la bes­tia sa­le y se con­vier­te en Tar­zán. Creo que tie­ne que ver con­mi­go y con cual­quier ser hu­mano del pla­ne­ta, todos te­ne­mos esa di­co­to­mía en­tre hom­bre ci­vi­li­za­do, o que tra­ta de ser­lo, y la bes­tia que tie­ne ins­tin­tos ani­ma­les que aso­man en al­gún mo­men­to. Siem­pre fue muy in­tere­san­te ver có­mo y cuán­do emer­gen esos ins­tin­tos.

AR­CHI­VO LA NUEVA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.