Se­mi­llas tra­ta­das, la cla­ve en la pre­via de la im­plan­ta­ción de la pro­duc­ción fi­na

Sue­los fríos y hú­me­dos po­nen las con­di­cio­nes en una eta­pa cla­ve. Tan­to en trigo co­mo en ce­ba­da, ha­brá que te­ner aten­ción so­bre man­chas fo­lia­res.

La Nueva - - ECONOMÍA Y CAMPO - Grue­da@la­nue­va.com

VI­TAL: PRO­TE­GER DES­DE EL ARRAN­QUE Gui­ller­mo D. Rue­da “Lo que aho­ra es­ta­mos vien­do, con las úl­ti­mas llu­vias que se die­ron jus­to en el arran­que de la siem­bra, es que con los sue­los fríos y hú­me­dos ha si­do muy im­por­tan­te el tra­ta­mien­to de se­mi­llas pa­ra pro­te­ger­las des­de el arran­que”.

La fra­se co­rres­pon­de a Lu­cre­cia Cou­re­tot, in­ves­ti­ga­do­ra del INTA Per­ga­mino, an­te la in­mi­nen­cia de la siem­bra fi­na 2016/2017 en trigo y en ce­ba­da.

“Hay mu­chos hon­gos pre­sen­tes en la se­mi­lla que pue­den trans­mi­tir en­fer­me­da­des fo­lia­res o que pue­den pro­du­cir al­gu­na pér­di­da de plan­ta. La se­mi­lla in­fec­ta­da pue­de trans­mi­tir al­gu­na mancha fo­liar, co­mo tam­bién los mu­chos hon­gos o pa­tó­ge­nos pre­sen­tes en el sue­lo pue­den es­tar in­fec­tan­do esa se­mi­lla”, agre­gó.

Cou­re­tot di­jo que, hoy, la se­mi­lla es el fo­co de la ob­ser­va­ción.

“En con­di­cio­nes de frío y de hu­me­dad ex­ce­si­vos, esa se­mi­lla va a es­tar más tiem­po tra­tan­do de emer­ger y tie­ne ma­yor sus­cep­ti­bi­li­dad al ataque de pa­tó­ge­nos”, sos­tu­vo.

“Hay una idea ge­ne­ra­li­za­da de que en la so­ja se ha­cen más prue­bas por­que ha­bría más pro­ble­mas de emer­gen­cia. Es un mi­to, por­que en trigo tam­bién exis­ten esos pro­ble­mas”, acla­ró.

“Hay una idea de que no hay pro­ble­mas de im­plan­ta­ción, pero el pro­ble­ma lo te­ne­mos y mu­chas ve­ces tie­ne que ver con la ca­li­dad de la se­mi­lla que es­ta­mos sem­bran­do. Pa­ra es­ta cam­pa­ña eso ha si­do muy im­por­tan­te”, in­di­có.

De acuer­do con los pro­nos­ti­ca­do­res de cli­ma, la apa­ri­ción de La Ni­ña desem- bo­ca­rá en un año con llu­vias ape­nas por en­ci­ma de los pro­me­dios.

“Eso nos plan­tea que va­mos a te­ner que es­tar aten­tos, en un prin­ci­pio, a las man­chas fo­lia­res, en trigo y en ce­ba­da. En ce­ba­da en es­pe­cial, por­que los con­tro­les se ha­cen más tem­prano y es­ta­mos sem­bran­do va­rie­da­des sus­cep­ti­bles. Y en trigo hay que eva­luar los per­fi­les sa­ni­ta­rios”, ex­pli­có.

Cou­re­tot admitió que ha­brá que es­tar especialmente aten­tos.

“En lo que son los pri­me­ros es­ta­dios del cul­ti­vo, y te­nien­do en cuen­ta es­tas con­di­cio­nes de hu­me­dad, los hon­gos se mues­tran muy con­ten­tos. Se fa­vo­re­ce su ger­mi­na­ción, la pe­ne­tra­ción en las ho­jas y el pro­gre­so de las man­chas fo­lia­res, prin­ci­pal­men­te”, sos­tu­vo.

Las man­chas fo­lia­res más im­por­tan­tes son Mancha Es­cal­da­du­ra en ce­ba­da, más ha­cia el sur, ya que pre­ci­sa cli­mas más fríos.

Tam­bién Mancha en Red, que es la más im­por­tan­te en ce­ba­da y en trigo más ha­cia el sur, ha­cia la zo­na de Bal­car­ce, lue­go Sep­to­ria y Mancha Ama­ri­lla, ya más ha­cia la re­gión cen­tro. Re­co­men­da­cio­nes En­ca­ña­zón. “Al es­tar en los mo­ni­to­reos hay que te­ner en cuen­ta que, cuan­do el cul­ti­vo em­pie­za a en­ca­ñar, las man­chas em­pie­zan a que­dar más aba­jo pero, aun­que no las vea­mos, no nos te­ne­mos que con­fiar, por­que son fuen­te de inócu­los pa­ra que, cuan­do ha­ya llu­vias fre­cuen­tes, por sal­pi­ca­do o por el vien­to, pa­se a las ho­jas su­pe­rio­res”, ex­pli­có Cou­re­tot. Mez­clas. De­pen­dien­do de las con­di­cio­nes am­bien­ta­les y de có­mo ven­gan los cul­ti­vos, la in­ves­ti­ga­do­ra re­co­mien­da con­tro­les con fun­gi­ci­das (mez­clas de tria­zo­les y es­tro­bi­ru­li­nas), siem­pre uti­li­zan­do los pro­duc­tos en mez­clas. Com­bi­na­ción. “No hay que usar los prin­ci­pios ac­ti­vos so­lo pa­ra cui­dar que no ten­ga­mos pro­ble­mas de re­sis­ten­cia de pa­tó­ge­nos a fun­gi­ci­das. Hay que com­bi­nar me­ca­nis­mos de ac­ción”, di­jo. Ro­ya. En trigo tam­bién los pro­duc­to­res de­ben es­tar muy aten­tos a có­mo vie­ne el te­ma de la Ro­ya. Las man­chas que es­tán in si­tu son pa­tó­ge­nos ne­cro­tró­fi­cos, que per­ma­ne­cen en el ras­tro­jo o en la se­mi­lla y el lo­te es el prin­ci­pal fo­co de in­fec­ción, mien­tras que las Ro­yas son es­po­ras más li­via­nas y el inócu­lo vie­ne por el ai­re.

"Un buen cul­ti­vo siem­pre em­pie­za con una bue­na se­mi­lla, con una bue­na im­plan­ta­ción. Por eso es im­por­tan­te el tra­ta­mien­to”, di­jo Lu­cre­cia Cou­re­tot, del INTA.

PA­BLO PRESTI-LA NUEVA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.