"Po­ke­mon Go", ese jue­go que te va a en­lo­que­cer

Se con­vir­tió en el más des­car­ga­do en la his­to­ria. Pron­to lle­ga­rá a La­ti­noa­mé­ri­ca, pero ya cau­sa es­tra­gos.

La Nueva - - SÁBADO - Agencias AFP-NA y EFE

Es cer­ca de me­dia­no­che, pero Roland Ja­mes Ro­das no ti­tu­bea. Sal­ta de su ca­ma y sa­le de la ca­sa con un so­lo ob­je­ti­vo: atra­par un Po­ké­mon noc­turno que me­ro­dea no muy le­jos de ahí.

Edith Du­ro in­te­rrum­pió su ce­na pa­ra ca­zar uno de es­tos pe­que­ños mons­truos y un ju­ga­dor iden­ti­fi­ca­do co­mo Nick B. pa­só par­te del mar­tes bus­can­do có­mo lle­gar a uno de los lu­ga­res de abas­te­ci­mien­to, co­no­ci­dos co­mo "Po­keS­top", ocul­to en una pro­pie­dad pri­va­da de Nob Hill, un ele­gan­te ba­rrio de San Fran­cis­co.

La "Po­keS­top" es­ta­ba "en el pa­tio de una pro­pie­dad pri­va­da y tu­vi­mos que sal­tar un es­ta­cio­na­mien­to cer­cano pa­ra acer­car­nos lo su­fi­cien­te", con­tó el jo­ven, que re­la­ta­ba sus aven­tu­ras mien­tras con­ti­nua­ba la ca­za en los al­re­de­do­res del ayun­ta­mien­to de la ciu­dad.

An­tes era con car­tas...

Des­de el lan­za­mien­to de la apli­ca­ción Po­ké­mon Go la se­ma­na pa­sa­da, es­ce­nas co­mo es­tas se re­pi­ten en los lu­ga­res don­de el jue­go está dis­po­ni­ble, por aho­ra en Es­ta­dos Uni­dos, Aus­tra­lia, Nueva Ze­lan­da y Ale­ma­nia.

La ver­sión del si­glo XXI del jue­go que con­quis­tó los re­creos y par­ques in­fan­ti­les del mundo en­te­ro ha­ce 20 años ya no se jue­ga con car­tas, sino a tra­vés de los te­lé­fo­nos mó­vi­les.

Me­dian­te la geo­lo­ca­li­za­ción y las cá­ma­ras de fo­tos in­cor­po­ra­das en los te­lé­fo­nos, los mons­truos con po­de­res má­gi­cos se su­per­po­nen en el mundo real a tra­vés de lo que se co­no­ce co­mo reali­dad au­men­ta­da.

Se desató la lo­cu­ra

"Ha­bía es­cu­cha­do so­bre los jue­gos de reali­dad au­men­ta­da y nun­ca pu­de en­ten­der lo que sig­ni­fi­ca­ba has­ta que sa­lió es­te jue­go", di­jo Ro­xan­ne Cook mien­tras ca­za­ba Pó­ke­mons en un par­que de San Fran­cis­co du­ran­te su pau­sa la­bo­ral pa­ra al­mor­zar.

"Creo que es fas­ci­nan­te, muy in­tere­san­te y di­ver­ti­do". M. Ro­das, de 23 años, pa­só to­do el fin de se­ma­na ju­gan­do, pa­ran­do só­lo pa­ra dor­mir (un po­co), co­mer y so­bre to­do pa­ra re­car­gar la ba­te­ría de su ce­lu­lar pa­ra lue­go se­guir ju­gan­do.

To­do el mundo jue­ga

"Ha­cía tiem­po que no pa­sa­ba tan­to tiem­po con mis ami­gos. Nos en­con­tra­mos con re­gu­la­ri­dad pa­ra ca­mi­nar y ju­gar", acla­ra M. Ro­das, de 23 años.

Po­ké­mon Go pa­re­ce fa­vo­re­cer la so­cia­li­za­ción y la ac­ti­vi­dad fí­si­ca. De he­cho, es así co­mo pue­de re­co­no­cer­se a los ju­ga­do­res:

Fue­ra de los paí­ses don­de se lan­zó ofi­cial­men­te (Aus­tra­lia, Nueva Ze­lan­da, EE.UU. y Ale­ma­nia), mu­chos han en­con­tra­do tru­cos pa­ra ju­gar­lo.

AR­CHI­VO LA NUEVA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.