La unión de los de­mó­cra­tas se­rá cla­ve pa­ra fre­nar a Trump

Co­mien­zan su con­ven­ción na­cio­nal en Fi­la­del­fia, con el do­ble ob­je­ti­vo de ele­gir a Hi­llary Clin­ton co­mo can­di­da­ta a pre­si­den­te de los EE.UU. y la ne­ce­si­dad de zan­jar las di­fe­ren­cias in­ter­nas.

La Nueva - - EL MUNDO -

Des­pués de una se­ma­na a pu­ro Do­nald Trump en Cle­ve­land, el Par­ti­do De­mó­cra­ta inau­gu­ra­rá hoy su Con­ven­ción Na­cio­nal en Fi­la­del­fia, un en­cuen­tro de cua­tro días que ex­pon­drá po­si­bles ten­sio­nes con el ex­pre­can­di­da­to Ber­nie San­ders y con­clui­rá con la co­ro­na­ción de Hi­llary Clin­ton co­mo la can­di­da­ta pre­si­den­cial del ofi­cia­lis­mo en Es­ta­dos Uni­dos.

Fi­na­li­za­da la se­ma­na re­pu­bli­ca­na, hoy co­men­za­rán cua­tro días cla­ve pa­ra Clin­ton, que se­rá no­mi­na­da ofi­cial­men­te co­mo can­di­da­ta de­mó­cra­ta a la Ca­sa Blan­ca, tras ga­nar unas pri­ma­rias en las que irrum­pió ines­pe­ra­da­men­te la “re­vo­lu­ción po­lí­ti­ca” de San­ders, un ve­te­rano so­cia­lis­ta que la obli­gó a mi­rar más ha­cia la iz­quier­da.

En ese con­tex­to, el se­na­dor in­de­pen­dien­te -en un in­ten­to de plan­tar su pro­pia ban­de­ra­le exi­gió ayer la re­nun­cia a la lí­der del Co­mi­té Na­cio­nal De­mó­cra­ta, Deb­bie Was­ser­man Schultz, por una fil­tra­ción de Wi­kileaks que re­ve­ló es­tra­te­gias del par­ti­do pa­ra de­bi­li­tar­lo a él en fa­vor de Clin­ton.

Es jus­ta­men­te el DNC el que de­fi­ne las nor­mas de la Con­ven­ción y, se­gún San­ders, es­tá en­ca­be­za­do por una mu­jer que “por una va­rie­dad de ra­zo­nes no de­be­ría ser la pre­si­den­ta”, sen­ten­ció, siem­pre ba­ta­lla­dor, un día an­tes de ha­cer su gran dis­cur­so en la con­ven­ción.

Es­te en­fren­ta­mien­to elec­to­ral obli­gó a la ex se­cre­ta­ria de Es­ta­do a pre­sen­tar­se co­mo una reivin­di­ca­do­ra del par­ti­do de la cla­se me­dia y bus­car fór­mu­las pa­ra re­ba­jar la ta­sa de po­bre­za, y aho­ra los de­mó­cra­tas en su con­jun­to -en un es­ce­na­rio de aper­tu­ra ideo­ló­gi­ca- tam­bién bus­ca­rán dar un pro­ta­go­nis­mo cen­tral a las mi­no­rías ne­gra e his­pa­na en la con­ven­ción.

En tér­mi­nos prag­má­ti­cos, 4.765 de­le­ga­dos de 50 es­ta­dos, cin­co te­rri­to­rios en el ex­te­rior y la ca­pi­tal, Washington DC, no­mi­na­rán, ca­si se­gu­ro, es­te miér­co­les a su can­di­da­to, que se da por he­cho se­rá Clin­ton.

In­clu­so, los lla­ma­dos su­per­de­le­ga­dos -cargos electos y or­gá­ni­cos del par­ti­do que tie­nen li­ber­tad pa­ra apo­yar a quien quie­ran- die­ron ya de ma­ne­ra abru­ma­do­ra su apo­yo a Hi­llary, pe­se a los in­ten­tos de San­ders pa­ra que cam­bia­ran de pa­re­cer an­te sus bue­nos re­sul­ta­dos en las ur­nas du­ran­te las elec­cio­nes pri­ma­rias de es­te año.

Co­mo pró­lo­go, ayer el pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, Ba­rack Oba­ma, di­jo te­ner una “pa­no­ra­ma cla­ro” de las de­bi­li­da­des y for­ta­le­zas de Clin­ton y “no hay na­die en la His­to­ria mo­der­na que es­té me­jor pre­pa­ra­da que ella pa- ra la Pre­si­den­cia”, re­mar­có.

Y si bien sub­ra­yó su fal­ta de ca­ris­ma -”No siem­pre co­nec­ta y hay me­jo­res ora­do­res que ella”-, Oba­ma fue ta­jan­te: “Ella sa­be. Y eso es a fin de cuen­tas lo que más im­por­ta, lo que es ne­ce­sa­rio pa­ra ha­cer un buen tra­ba­jo en es­te car­go”.

Sin em­bar­go, las co­sas no son tan fá­ci­les pa­ra la ex­se­cre­ta­ria de Es­ta­do.

Las en­cues­tas no le otor­gan ci­fras mu­cho me­jo­res que las del con­tro­ver­ti­do Trump, aun­que eso no ha­ce me­lla en el sis­te­ma elec­to­ral es­ta­dou­ni­den­se, don­de de­pen­de mu­cho de los lla­ma­dos es­ta­dos os­ci­lan­tes, al­re­de­dor de nue­ve dis­tri­tos elec­to­ra­les en los que nin­guno de los partidos gran­des do­mi­na el elec­to­ral.

La ex­pri­me­ra da­ma as­pi­ra a de­mos­trar en la Con­ven­ción De­mó­cra­ta que es una can­di­da­ta muy pre­pa­ra­da y con as­pi­ra­cio­nes se­rias de lle­gar a la Ca­sa Blan­ca.

REUTERS

In­ten­sos pre­pa­ra­ti­vos en Fi­la­del­fia, don­de hoy se re­uni­rán los re­fe­ren­tes de­mó­cra­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.