Ver­da­des de a pu­ño

La Nueva - - OPINIÓN - por Juan Luis Ga­llar­do Juan Luis Ga­llar­do es abo­ga­do y es­cri­tor. Vi­ve en Bue­nos Ai­res.

Du­ran­te la dé­ca­da de los 70 el país su­frió una gue­rra tre­men­da, li­bra­da en­tre la gue­rri­lla in­su­rrec­cio­nal y las fuer­zas del or­den que la re­pri­mie­ron. Se tra­tó de una gue­rra su­cia, con­se­cuen­cia del mé­to­do te­rro­ris­ta adop­ta­do por aqué­lla.

Los go­bier­nos de Nés­tor Kirch­ner y su se­ño­ra aco­gie­ron a nu­me­ro­sos ex­gue­rri­lle­ros, lo cual de­ter­mi­nó que el lla­ma­do “re­la­to” kirch­ne­ris­ta ter­gi­ver­sa­ra la his­to­ria de di­cha gue­rra.

Aho­ra, mien­tras man­da Mau­ri­cio Ma­cri en la na­ción y Ro­drí­guez La­rre­ta en la ciu­dad de Bue­nos Ai­res, he­mos si­do tes­ti­gos de un he­cho que no pue­de menos que alar­mar­nos, des­de el mo­men­to que pa­re­ce con­ti­nuar con la ter­gi­ver­sa­ción se­ña­la­da.

Me re­fie­ro a la exo­ne­ra­ción del se­ñor Lo­pér­fi­do co­mo Mi­nis­tro de Cul­tu­ra por­te­ño, a raíz de ha­ber cues­tio­na­do la ci­fra de 30.000 des­apa­re­ci­dos con­sa­gra­da co­mo dog­ma por la iz­quier­da ver­ná­cu­la.

Y ocu­rre que to­do el mun­do sa­be que esa ci­fra es fal­sa. Ya que la CONADEP es­ta­ble­ció en 9.000 y pi­co el nú­me­ro de des­apa­re­ci­dos, que la can­ti­dad real pa­re­ce ser in­clu­so muy in­fe­rior a esa y que has­ta el au­tor de di­cha ci­fra, Luis La­bra­ña, con­fe­só ha­ber­la in­ven­ta­do pa­ra per­mi­tir el co­bro de un sub­si­dio con­ce­di­do por Ho­lan­da.

No ven­go a jus­ti­fi­car el pro­ce­di­mien­to de ha­cer des­apa­re­cer gen­te ni a la re­pre­sión irre­gu­lar. Lo que sí di­go es que no se pue­de edi­fi­car so­bre la men­ti­ra. Y el in­ci­den­te Lo­pér­fi­do su­gie­re que se si­gue edi­fi­can­do so­bre la men­ti­ra. Pa­so a men­cio­nar al­gu­nas cues­tio­nes so­bre las cua­les ya es ho­ra de de­cir la ver­dad.

Le­sa Hu­ma­ni­dad - Mi­les de mi­li­ta­res y miem­bros de las Fuer­zas de Se­gu­ri­dad es­tán en la cár­cel, mu­chos sin pro­ce­so si­quie­ra, por im­pu­tár­se­les la co­mi­sión de de­li­tos de Le­sa Hu­ma­ni­dad. Re­qui­si­to ne­ce­sa­rio pa­ra juz­gar­los, ya que tal cir­cuns­tan­cia tor­na im­pres­crip­ti­bles e ino­cuos los in­dul­tos dic­ta­dos a su res­pec­to.

Sin em­bar­go. es ho­ra de pro­cla­mar que no se tra­ta de de­li­tos de Le­sa Hu­ma­ni­dad. Pues es­tos se re­fie­ren a ac­cio­nes di­ri­gi­das con­tra ci­vi­les y la re­pre­sión se ejer­ció con­tra fuer­zas mi­li­ta­ri­za­das, co­mo lo fue­ron FAR, FAP, ERP y Mon­to­ne­ros. Así lo ha de­cla­ra­do con acier­to un fa­llo re­cien­te dic­ta­do en Ca­ta­mar­ca.

Ro­bo sis­te­má­ti­co de cria­tu­ras - Se acha­ca a los re­pre­so­res ha­ber­se apro­pia­do de cria­tu­ras, fal­si­fi­can­do su iden­ti­dad.

Y no se acla­ra que ello no obe­de­ció a fi­nes per­ver­sos sino a lo­grar que fue­ran adop­ta­das por ha­ber muer­to sus ma­dres, gue­rri­lle­ras.

Plan Cón­dor - Tam­bién se vi­tu­pe­ra la exis­ten­cia del lla­ma­do “Plan Cón­dor”, me­dian­te el cual los go­bier­nos mi­li­ta­res sud­ame­ri­ca­nos coor­di­na­ron su ac­ción con­tra la gue­rri­lla, es­ta­ble­cien­do el in­ter­cam­bio de in­for­ma­ción y la po­si­bi­li­dad de ope­rar en te­rri­to­rio de los paí­ses sig­na­ta­rios.

Lo que no se men­cio­na es que la con­tra­par­ti­da del re­fe­ri­do plan fue la “Jun­ta Coor­di­na­do­ra Re­vo­lu­cio­na­ria”, con se­de en Bo­li­via, que coor­di­na­ba la ac­ción de ERP, Mon­to­ne­ros, Tu­pa­ma­ros, Sen­de­ro Lu­mi­no­so y otras or­ga­ni­za­cio­nes te­rro­ris­tas.

Lu­ga­res clan­des­ti­nos de de­ten­ción La de­ci­sión de con­fi­nar a los gue­rri­lle­ros pre­sos en lu­ga­res clan­des­ti­nos de de­ten­ción tu­vo asi­mis­mo una ex­pli­ca­ción aten­di­ble: que, da­da la ex­ce­len­te or­ga­ni­za­ción y dis­ci­pli­na de las or­ga­ni­za­cio­nes te­rro­ris­tas, sus in­te­gran­tes cap­tu­ra­dos ter­mi­na­ban con­tro­lan­do las cár­ce­les don­de se los re­cluía.

Son to­das es­tas ver­da­des de a pu­ño que me pa­re­ce opor­tuno des­ta­car pa­ra po­ner al­gu­nas co­sas en su si­tio.

“No se pue­de edi­fi­car so­bre la men­ti­ra. Y el in­ci­den­te Lo­pér­fi­do su­gie­re que se si­gue edi­fi­can­do so­bre la men­ti­ra. Pa­so a men­cio­nar al­gu­nas cues­tio­nes so­bre las cua­les ya es ho­ra de de­cir la ver­dad.”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.