Juan A. Ca­nes­sa

La Nueva - - OPINIÓN - Por Ma­rio Mi­ner­vino mmi­ner­vino@la­nue­va.com

Ha­ce 87 años, en ju­lio de 1929, fa­lle­ció Juan An­to­nio Ca­nes­sa, uno de los ve­ci­nos más pres­ti­gio­sos que tu­vo Bahía Blan­ca en el si­glo XX.

Na­ti­vo de San Jo­sé de Flo­res, Ca­nes­sa se ini­ció muy jo­ven en la ac­ti­vi­dad co­mer­cial, tras­la­dán­do­se a la ciu­dad de Azul, don­de in­gre­só a la im­por­tan­te ca­sa Ar­bu­co y Cía. En 1890 se ra­di­có en Bahía Blan­ca, por en­ton­ces ca­be­ce­ra de un par­ti­do que, más allá de sus mo­des­tos 13 mil ha­bi­tan­tes, se per­fi­la­ba con un fu­tu­ro mag­ní­fi­co.

En nues­tra ciu­dad fun­dó su pro­pio co­mer­cio, en la es­qui­na de Saa­ve­dra y Do­na­do, y se con­vir­tió en pro­ta­go­nis­ta del mo­vi­mien­to ci­vil y po­lí­ti­co lo­cal. Fue miem­bro de la So­cie­dad Ru­ral y fun­da­dor de la Bol­sa de Co­mer­cio.

Par­ti­ci­pó de crea­ción de la em­pre­sa Tey le­fó­ni­ca Bahien­se --pio­ne­ra en la co­lo­ca­ción de te­lé­fo­nos fi­jos-- y por cua­tro pe­río­dos fue con­ce­jal mu­ni­ci­pal.

Tam­bién desa­rro­lló ta­reas en su es­ta­ble­ci­mien­to ru­ral “La Ma­ría”, ubi­ca­do a ori­llas del Na­pos­tá, y fue re­pre­sen­tan­te, pa­ra nues­tra ciu­dad y la zo­na, de la Cor­po­ra­tion Ford, de au­to­mó­vi­les, trac­to­res ca­mio­nes.

A prin­ci­pios de la dé­ca­da del 20, con­tra­tó con el es­tu­dio de in­ge­nie­ría de Do­min­go Pron­sa­to la cons­truc­ción de su man­sión, en un te­rreno ubi­ca­do en la pri­me­ra cua­dra de la ca­lle Mi­tre.

La obra, eje­cu­ta­da por Fran­cis­co Lui­so­ni y co­no­ci­da co­mo “El pa­la­ce­te Ca­nes­sa”, se­guía los li­neam­ni­wen­tos de los den­bo­mi­na­dos petit ho­te­les, se con­vir­tió en lu­gar de en­cuen­tros y ci­tas de la so­cie­dad bahien­se. La vi­vien­da, ocu­pa­da por la Cá­ma­ra Fe­de­ral des­de ha­ce más de 70 años, es­tá in­ven­ta­ria­da co­mo Pa­tri­mo­nio ar­qui­tec­tó­ni­co lo­cal.

Juan An­to­nio Ca­nes­sa fa­lle­ció po­cos me­ses an­tes de cum­plir los se­sen­ta años de vi­da.

Des­de su con­di­ción de ve­cino, de­jó en cla­ro có­mo es po­si­ble tra­ba­jar en fa­vor de su lu­gar de re­si­den­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.