Re­cor­dan­do a un pio­ne­ro del tan­go

La Nueva - - OPINIÓN - Por Alberto Buela

ra­cias a nues­tro ami­go Ri­car­do Báez, el due­ño de la li­bre­ría El gau­cho, la ma­yor de li­bros usa­dos del país, ca­yó en nues­tras ma­nos el in­ha­lla­ble Se­sen­ta años de tan­go, de Car­los Ma­ram­bio Ca­tán (1895-1978), can­tor, le­tris­ta, com­po­si­tor, gui­ta­rris­ta y ac­tor de la pri­me­ra mi­tad del si­glo XX. So­lo le fal­tó for­tu­na pu­bli­ci­ta­ria.

Ma­ram­bio se ini­ció co­mo “can­tor na­cio­nal” -así se lla­ma­ba en aque­lla épo­ca- en 1913 a la tem­pra­na edad de 18 años. Co­men­zó can­tan­do en el Pa­ra­guay y de allí pa­só a in­te­grar un dúo con Saúl Sa­li­nas, a quien siem­pre con­si­de­ró co­mo su maes­tro. Y co­mo can­tor tras­hu­man­te y via­je­ro re­co­rrió to­do el te­rri­to­rio na­cio­nal, can­tan­do en los uno y mil pue­blos que lo in­te­gran. Al mis­mo tiem­po que re­co­rrió con el tan­go y el can­cio­ne­ro crio­llo Chi­le, Bo­li­via, Pe­rú y Co­lom­bia.

Ade­más via­jó dos ve­ces a Eu­ro­pa can­tan­do en Ita­lia, Francia, Es­pa­ña, Por­tu­gal, Gre­cia, Egip­to, Yu­gos­la­via y Alemania.

Lo in­tere­san­te de es­te li­bro es que sin nin­gún or­gu­llo ni pro­ta­go­nis­mo nos cuen­ta có­mo fue­ron esos pri­me­ros años del tan­go can­ción. Gra­cias a él sa­be­mos de la exis­ten­cia de los can­to­res y dúos ig­no­ra­dos por la his­to­ria ofi­cial del tan­go. Así a Car­los Gar­del, co­no­ci­do por to­dos, de­be­mos agre­gar a Fer­nan­do Nun­zia­ta, Cur­lan­do, Mat­hons (el tío de Os­val­do Mi­ran­da), Juan Ful­gi­ni­ti, el men­cio­na­do Saúl Sa­li­nas, na­ci­do y ase­si­na­do en San Juan y crea­dor del dúo Gar­del-Raz­zano, Car­los Mont­burn Ocam­po, Al­fre­do Pe­laia, Ar­tu­ro Na­vas, los her­ma­nos Ju­lio y Al­fre­do Na­va­rri­ne, Ju­lio Ve­ga, Cruz Ma­teo, etc.

Nos mues­tra la vin­cu­la­ción en­tre la can­ción cam­pe­ra y el tan­go del pri­mer pe­río­do, aquel de Gob­bi, Vi­llol­do, Pe­pi­ta Ave­lla­ne­da, Ce­les­tino Pe­tray, Aro­dan­za las, Joa­quín Cas­te­lla­nos. Elías Re­gu­les, Ga­bino Ezei­za

Nos cuen­ta de los en­fren­ta­mien­tos en­tre pa­ya­do­res y can­to­res na­cio­na­les que se da­ba en los dis­tin­tos es­pec­tácu­los pue­ble­ri­nos, pues pa­ra los pri­me­ros, los can­to­res re­pe­tían le­tras de otros y pa­ra los segundos, los pa­ya­do­res can­ta­ban ton­te­rías. Así, por ejem­plo, el pa­ya­dor de­cía: El can­tor es co­mo el lo­ro Que re­pi­te tor­pe­men­te Lo que es­cri­ben los poe­tas Tan in­te­li­gen­te­men­te. A lo que re­pli­ca­ba el can­tor: Co­mo no soy pa­ya­dor, soy can­tor Y voy a copar la pa­ra­da: Pre­fie­ro can­tar lo ajeno y bueno Y no im­pro­vi­sar pa­va­das.

El li­bro es un tes­ti­mo­nio irre­cu­sa­ble pa­ra com­pren­der en ple­ni­tud los pri­mi­ge­nios orí­ge­nes de nues­tra pri­me­ra crio­lla co­mo de­cía Án­gel Vi­llol­do.

Ma­ram­bio Ca­tán col­gó la gui­ta­rra en 1943, de­di­cán­do­se a otras ac­ti­vi­da­des ar­tís­ti­cas. Com­pu­so los tan­gos Buen ami­go, El mo­ni­to, Car­li­tos, El Cho­clo, To­da­vía es­tás a tiem­po, Em­pa­na­das ca­lien­tes, Ac­qua­for­te, Una noche de ba­ti­da, Dón­de es­tá mi que­rer, Ser­vi­te un amar­go, Franco So­lo, Ba­jo el vie­jo pa­rral, Sun­cha­les, A Ma­ría, Tus tren­zas ne­gras, Allá en el vie­jo Pa­rís, Apo­ca­lip­sis, Mo­sai­co arra­ba­le­ro, La bo­la­da, Po­bre co­ra­zón, La ru­le­ta, La­zos de se­da, Per­di­da, Trai­ga ve­neno, Ga­rçón, Sue­ño de amor, To­do co­ra­zón, Per­ju­ria, Eras tú, Ten­go ce­los, etc.

Aun cuan­do la fa­ma le fue es­qui­va tu­vo cier­tos pri­vi­le­gios; es­tre­nó el pri­mer tan­go de Dis­ce­po­lo, Biz­co­chi­to (1924); le pu­so le­tra a El cho­clo y Gar­del tu­vo que acla­rar que no era él sino Ma­ram­bio quien hi­zo una gra­ba­ción de Ge­niol. Fue Car­los Ma­ram­bio Ca­tán un crio­llo de pu­ra ce­pa de los pies a la ca­be­za, que enal­te­ció con sus crea­cio­nes el sen­tir pro­pia­men­te ar­gen­tino. Al fi­nal del li­bro co­lo­ca un elen­co de opi­nio­nes so­bre el tan­go que re­sul­tan im­per­di­bles y al­gu­nas muy di­fí­ci­les de com­pren­der hoy día de­bi­do al os­cu­re­ci­mien­to que se pro­du­jo so­bre el te­ma, so­bre to­do por aque­llos que ad­hie­ren a lo cul­tu­ral­men­te co­rrec­to.

Ter­mi­na el li­bro con un glo­sa­rio de opi­nio­nes so­bre el tan­go:

1) Es la mú­si­ca y la can­ción en­car­ga­da de dis­per­sar por la ur­be la tris­te­za que re­co­ge en el ca­lla­do co­ra­zón crio­llo, su­frien­te y vi­ril (Gon­zá­lez Mu­ñón)

2) El tan­go es lo úni­co que Bue­nos Ai­res no imi­tó de Eu­ro­pa (Ma­ce­do­nio Fernández)

3) Es­te tan­go que hoy se to­ca es de­ma­sia­do cien­tí­fi­co, hay que so­bre­lle­var­lo, pe­ro que no di­gan que es por­te­ño (Bor­ges)

4) Su me­lo­día pal­pi­ta en los sen­ti­dos del que lo es­cu­cha y en el fí­si­co del que lo bai­la, ro­zan­do ins­tin­tos re­bel­des (Vi­cen­te Ros­si)

5) Es la pri­me­ra con­quis­ta de Amé­ri­ca so­bre el es­pí­ri­tu eu­ro­peo (Ta­la­món)

6) Es la dan­za po­pu­lar más pro­fun­da del mun­do (Wal­do Frank)

7) Con el tan­go, la fir­me com­pos­tu­ra del do­ma­dor de po­tros sal­va­jes se sus­ti­tu­yó, co­mo fon­do, a la de­ja­dez ne­gro na­po­li­ta­na (Key­ser­ling) Alberto Buela es fi­ló­so­fo y es­cri­tor. Vi­ve en Bue­nos Ai­res.

“Car­los Ma­ram­bio Ca­tán (1895-1978) fue un can­tor, le­tris­ta, com­po­si­tor, gui­ta­rris­ta y ac­tor ar­gen­tino de la pri­me­ra mi­tad del si­glo vein­te. So­lo le fal­tó for­tu­na pu­bli­ci­ta­ria.”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.