Ni pri­vi­le­gio ni fa­ta­li­dad

La Nueva - - OPINIÓN -

FU­TU­RO. Los ar­gen­ti­nos nos sen­ti­mos de­frau­da­dos por nues­tra so­cie­dad, trai­cio­na­dos por los go­bier­nos, aban­do­na­dos y/o ava­sa­lla­dos por el Es­ta­do. Cree­mos que nues­tro país no tie­ne re­me­dio y, des­mo­ra­li­za­dos an­te un diag­nós­ti­co que juz­ga­mos irre­ver­si­ble, nos re­ple­ga­mos, nos en­si­mis­ma­mos, nos ais­la­mos. Nos vol­ve­mos in­di­vi­dua­lis­tas.

Re­cha­za­mos a es­ta so­cie­dad que no nos con­tie­ne, a las ad­mi­nis­tra­cio­nes que nos es­quil­man, al Es­ta­do que nos des­cui­da o nos ex­po­lia. Nos con­si­de­ra­mos le­gi­ti­ma­dos pa­ra es­ca­ti­mar en nues­tro apor­te a la co­mu­ni­dad, no sen­ti­mos que de­ba­mos con­tri­buir ni que nos sean exi­gi­bles obli­ga­cio­nes pa­ra con la so­cie­dad.

Los im­pues­tos se nos an­to­jan exac­cio­nes; ele­men­ta­les nor­mas de con­vi­ven­cia, res­tric­cio­nes in­to­le­ra­bles. Per­se­gui­mos nues­tro in­te­rés in­di­vi­dual de una ma­ne­ra an­ti­so­cial. El ar­gen­tino en la fun­ción pública no se in­tere­sa ma­yor­men­te por la suer­te del com­pa­trio­ta que acu­de a su es­cri­to­rio, lle­ga in­clu­so a de­pre­dar los re­cur­sos del Es­ta­do an­te la indiferencia y la pa­si­vi­dad de los ad­mi­nis­tra­dos, que no ve­mos a la co­sa pública co­mo pro­pia. No te­ne­mos ca­bal con­cien­cia de que con­vi­vi­mos y, a ve­ces, ni si­quie­ra re­gis­tra­mos la exis­ten­cia del otro. Cuan­do con­du­ci­mos sin res­pe­tar nor­mas, ensuciamos los es­pa­cios co­mu­nes o eva­di­mos el cum­pli­mien­to de nues­tra con­tri­bu­ción, es­ta­mos ne­gan­do al pró­ji­mo. Des­pre­ciar­lo fue­ra aca­so me­jor, pues im­por­ta­ría re­co­no­cer­le una en­ti­dad. Ca­da quien pro­cu­ra su pro­pia sal­va­ción.

Afe­rra­dos a la ta­bli­ta con la que ape­nas nos man­te­ne­mos a flote, no ima­gi­na­mos si­quie­ra la po­si­bi­li­dad de un ar­ca que nos con­ten­ga a to­dos. Re­pu­dia­mos a es­ta so­cie­dad que nos frus­tra. En el fon­do, no que­re­mos for­mar par­te de ella, pre­fe­ri­ría­mos es­tar en otro lu­gar, ser bue­nos ciu­da­da­nos de otro país. In­ca­pa­ces de cons­truir al­go me­jor desea­ría­mos ser tras­plan­ta­dos a un país en fun­cio­na­mien­to, ya he­cho. Y si pa­ra no­so­tros no es po­si­ble, lo am­bi­cio­na­mos pa­ra nues­tros hi­jos. Es­ta­mos so­lo con el cuer­po, nues­tras al­mas y nues­tras men­tes es­tán en otra par­te, no te­ne­mos la vo­lun­tad de es­tar uni­dos ni de ha­cer gran­des co­sas jun­tos. No ati­na­mos a arrai­gar ni a desa­rro­llar el es­pí­ri­tu de co­mu­ni­dad, pa­ra eso se­ría ne­ce­sa­rio sa­ber­nos par­te de al­go gran­de, de al­go bueno. Y lo que te­ne­mos no nos pa­re­ce ni lo bas­tan­te gran­de ni lo bas­tan­te bueno. Y lo de­ni­gra­mos, nos de­ni­gra­mos. No da­mos lo me­jor de no­so­tros a nues­tra so­cie­dad por­que no la ama­mos, no nos enor­gu­lle­ce, no nos im­por­ta. Ella no lo me­re­ce. Al fin y al ca­bo, nos de­frau­da sis­te­má­ti­ca­men­te. Mi com­pa­trio­ta no es me­re­ce­dor de mi sa­cri­fi­cio, en de­fi­ni­ti­va, ¿qué ha he­cho él por mí? O tal vez pen­se­mos que an­te se­me­jan­te des­ca­la­bro nues­tro apor­te in­di­vi­dual es in­sig­ni­fi­can­te. Tan­to, que ni va­le la pe­na in­ten­tar­lo.

Pe­ro nues­tro gra­ni­to no es in­sig­ni­fi­can­te, es lo más im­por­tan­te del mun­do. Pa­ra el com­pa­trio­ta menos afor­tu­na­do que acu­de al hos­pi­tal público, pa­ra el ciu­da­dano que as­pi­ra a que el fun­cio­na­rio se com­pro­me­ta a la so­lu­ción de su pro­ble­ma. Pa­ra to­dos, que ne­ce­si­ta­mos del res­pe­to y de la con­si­de­ra­ción del otro en la dia­ria in­ter­ac­ción. El ver­da­de­ro cam­bio co­mien­za en uno mis­mo, en su pro­pio co­ra­zón, no hay otro mo­do, no hay otra fórmula. La so­cie­dad en la que desea­mos vi­vir no se con­ci­be en los des­pa­chos de un mi­nis­te­rio ni la or­ga­ni­zan los tec­nó­cra­tas, la cons­tru­ye dia­ria­men­te quien bus­ca su pro­gre­so sin eco­no­mi­zar so­bre la con­tri­bu­ción de los menos afor­tu­na­dos.

Pa­ra ser el cam­bio que que­re­mos ver en nues­tra so­cie­dad te­ne­mos que apren­der a amar­la. So­lo da­mos lo me­jor de no­so­tros a aque­llo que ama­mos, so­lo ali­men­ta­mos y cui­da­mos lo que ama­mos. Si he­mos de es­tar aquí, tie­ne que ser con la men­te y el co­ra­zón, a me­dias no sir­ve. Re­cién cuan­do los cargos pú­bli­cos sean ocu­pa­dos por ciu­da­da­nos con es­te es­pí­ri­tu, ten­dre­mos un Es­ta­do efi­cien­te que sir­va a las ne­ce­si­da­des de la gen­te; re­cién cuan­do la po­lí­ti­ca se nu­tra con ar­gen­ti­nos con es­tas con­vic­cio­nes, ten­dre­mos go­ber­nan­tes al ser­vi­cio del pue­blo y no de sus pro­pios in­tere­ses.

¿Quién da el pri­mer pa­so? Ade­lan­te es­tá el va­cío. “Ser ar­gen­tino no es un pri­vi­le­gio ni una fa­ta­li­dad”, se­gún Ju­lio Ma­fud en “Psicología de la Vi­ve­za Crio­lla”. Ne­ce­si­ta­mos asu­mir nues­tra con­di­ción y re­con­ci­liar­nos con esa cir­cuns­tan­cia, de­jar de re­ne­gar y abra­zar­la con hu­mil­dad, has­ta que de­je de in­co­mo­dar. Que­ra­mos amar a nues­tra so­cie­dad. Que­ra­mos, de una vez y pa­ra siem­pre, echar raí­ces en es­te sue­lo e in­te­grar una co­mu­ni­dad con nues­tros com­pa­trio­tas. Ten­ga­mos la vo­lun­tad de es­tar uni­dos y de ha­cer co­sas jun­tos. Y no se me ocu­rre em­pre­sa en la Tie­rra que no sea­mos ca­pa­ces de en­ca­rar exi­to­sa­men­te.

Fran­cis­co Juan Blan­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.