Una tor­men­ta ca­si per­fec­ta

La Nueva - - OPINIÓN. - por Jo­sé Fran­cis­co Mi­net­to Jo­sé Fran­cis­co Mi­net­to pre­si­de la Fe­de­ra­ción de En­ti­da­des Ita­lia­nas de La Pam­pa.

El di­rec­tor del “Co­rrie­re de­lla Se­ra”, Lu­ciano Fon­ta­na, ti­tu­ló un aná­li­sis so­bre la si­tua­ción ita­lia­na con el su­ges­ti­vo “La tem­pes­ta qua­si per­fet­ta”. No es me­ra­men­te una pre­mo­ni­ción me­teo­ro­ló­gi­ca; es una ra­dio­gra­fía de la en­cru­ci­ja­da en que se en­cuen­tra la pe­nín­su­la ita­lia­na y que com­par­ti­mos con al­gu­nos ma­ti­ces des­de el pun­to que nos to­ca co­mo ciu­da­da­nos ita­lia­nos que vi­ven en Amé­ri­ca del Sur.

Elec­cio­nes. En ma­yo pa­sa­do se ce­le­bra­ron elec­cio­nes en va­rias ciu­da­des de Ita­lia en las que se eli­gie­ron in­ten­den­tes cu­yo re­sul­ta­do era un tan­to pre­vi­si­ble un des­cen­so de elec­to­res que op­ta­ron por el Par­ti­do De­mo­crá­ti­co, la coa­li­ción que go­bier­na ac­tual­men­te el país, y un im­por­tan­te cre­ci­mien­to del Mo­vi­mien­to Cin­co Estrellas (M5S) lo­gran­do la vic­to­ria en va­rias ciu­da­des en­tre ellas Ro­ma y Tu­rín. Su­ma­do a es­to el re­cien­te re­fe­rén­dum en el Reino Uni­do (Bri­tain for Exit - Bre­xit), se ha de­bi­li­ta­do a Ita­lia, con­si­de­ra­da uno de los es­la­bo­nes más dé­bi­les de la Unión Eu­ro­pea. El mun­do po­lí­ti­co y eco­nó­mi­co de la pe­nín­su­la es­tá es­pe­ran­do se­ña­les de re­cu­pe­ra­ción que no lle­gan. Se pre­sa­gia­ba que el 2016 fue­se el año de la an­sia­da re­cu­pe­ra­ción, pe­ro no ha si­do así, por lo me­nos en el pri­mer se­mes­tre. Es­tas úl­ti­mas se­ma­nas han re­cru­de­ci­do es­tas som­brías pers­pec­ti­vas: el sec­tor ban­ca­rio es­tá ba­jo pre­sión des­de ha­ce me­ses uno de los em­ble­mas del mun­do ban­ca­rio, el Mon­te dei Pas­chi di Sie­na, es­tá en un mo­men­to de in­cer­ti­dum­bre que se de­ba­te en las ri­gi­de­ces de la Unión en re­la­ción a la po­lí­ti­ca en torno al Eu­ro. En tan­to que des­de el pun­to de vis­ta po­lí­ti­co el re­fe­rén­dum cons­ti­tu­cio­nal con­vo­ca­do pa­ra oc­tu­bre pró­xi­mo se es­tá re­ve­lan­do co­mo otro pa­sa­je de ries­go pa­ra el eje­cu­ti­vo ita­liano. An­te la in­mi­nen­cia de la con­sul­ta, las fuer­zas po­lí­ti­cas con re­pre­sen­ta­ción par­la­men­ta­ria y, has­ta aho­ra, alia­das al Par­ti­do De­mo­crá­ti­co, han en­tra­do en una ne­bu­lo­sa con res­pec­to a qué ha­cer: acom­pa­ñar o no un pro­yec­to que cam­bia­ra ra­di­cal­men­te la Cons­ti­tu­ción pa­ra dar­le ma­yor es­ta­bi­li­dad a los go­bier­nos ita­lia­nos. Una nue­va fu­ga de par­la­men­ta­rios ten­dría efec­tos im­pre­de­ci­bles so­bre la po­si­bi­li­dad de man­te­ner la ma­yo­ría en el Con­gre­so con lo que trae apa­re­ja­do pa­ra una re­pú­bli­ca cu­yo pre­si­den­te del Con­se­jo es­tá ata­do a los hu­mo­res de los par­la­men­ta­rios de por sí muy vo­lá­ti­les.

Blo­ques. La ac­tual co­yun­tu­ra po­lí­ti­ca ita­lia­na en tér­mi­nos de con­sen­sos es­tá in­te­gra­da por tres blo­ques elec­to­ra­les ca­si em­pa­ta­dos en­tre ellos, con una pe­que­ña ven­ta­ja del Mo­vi­mien­to Cin­co Estrellas que en un hi­po­té­ti­co ba­llo­ta­ge; se im­pon­dría. El pun­to dé­bil de es­ta agru­pa­ción po­lí­ti­ca son las com­pe­ten­cias de egos no­to­rias y pues­tas de ma­ni­fies­to con lo tra­ba­jo­so que fue el ar­ma­do del equi­po que se­cun­da a la In­ten­den­ta de Ro­ma, Vir­gi­nia Rag­gi.

El su­ce­so del M5S, co­mo es el ca­so de to­dos los par­ti­dos an­ti­sis­te­ma, tie­ne res­pon­sa­bles y son quie­nes no han lo­gra­do re­sol­ver los pro­ble­mas de un país de­sigual en que la ma­ra­ña bu­ro­crá­ti­ca, li­te­ral­men­te, ha blo­quea­do al Es­ta­do.

El se­gun­do de los blo­ques es el cen­troiz­quier­da que tie­ne po­cos me­ses pa­ra de­mos­trar de ha­ber en­ten­di­do la lec­ción de las ur­nas ita­lia­nas y del Bre­xit. El ac­tual Pre­mier, Mat­teo Ren­zi, ha­ce dos años ha­bía ge­ne­ra­do es­pe­ran­zas, lo­gran­do en las elec­cio­nes eu­ro­peas a en­cau­zar ha­cia el Par­ti­do De­mo­crá­ti­co las es­pe­ran­zas de transformación. Hoy el Pre­si­den­te del Con­se­jo tie­ne una nue­va opor­tu­ni­dad pa­ra sor­tear el gran de­sa­fío de Ita­lia dar­le un fuer­te im­pul­so a la eco­no­mía so­bre la ba­se de la in­no­va­ción cen­tra­da en las Py­MEs.

El úl­ti­mo de los tres blo­ques es la cen­tro­de­re­cha que se de­ba­te en una ló­gi­ca da­ño­sa de in­ter­nis­mo continuo que, no obs­tan­te, en Mi­lán ha sa­bi­do dar­le un per­fil mo­de­ra­do dán­do­le nue­va­men­te una im­pron­ta com­pe­ti­ti­va. En es­te blo­que es ne­ce­sa­ria la ge­ne­ra­ción de nue­vos li­de­raz­gos que vean a Eu­ro­pa co­mo una opor­tu­ni­dad y no co­mo un es­co­llo co­mo lo ha he­cho la ‘vie­ja’ di­ri­gen­cia del cen­tro­de­re­cha ita­liano con an­cla­je en la Le­ga Nord.

Ar­gen­ti­na. En la ac­tua­li­dad en Ar­gen­ti­na vi­ven ca­si un mi­llón de ciu­da­da­nos ita­lia­nos que usu­fruc­túan de los de­re­chos po­lí­ti­cos con­sa­gra­dos en la Cons­ti­tu­ción. En ge­ne­ral no hay un co­no­ci­mien­to so­bre la si­tua­ción po­lí­ti­ca in­ter­na de Ita­lia no obs­tan­te lo cual íta­loar­gen­ti­nos ocu­pan ban­cas; tres de las seis asig­na­das a Su­da­mé­ri­ca. La po­li­ti­za­ción ha co­men­za­do muy tí­mi­da­men­te en el cen­tro de nues­tro país de la mano de ac­ti­vi­da­des y ges­tio­nes que se es­tán lle­van­do ade­lan­te jun­to a los ca­da vez más asi­duos con­tac­tos con agru­pa­cio­nes po­lí­ti­cas ita­lia­nas que es­tán a la bús­que­da de ha­cer pie en Ar­gen­ti­na. Mo­men­to bi­sa­gra por las po­si­bi­li­da­des que con­tem­pla la ar­ti­cu­la­ción de con­ve­nios en­tre Uni­ver­si­da­des, ciu­da­des y ONG de am­bos paí­ses que tie­nen una car­ga cul­tu­ral co­mún y, por so­bre to­do, el in­te­rés mu­tuo de acer­ca­mien­to que re­for­za­ra los la­zos y se ten­drá una real di­men­sión de lo que sig­ni­fi­ca ejer­cer con res­pon­sa­bi­li­dad el de­re­cho al vo­to con­ce­di­do por el país de nues­tros an­te­pa­sa­dos. La Pam­pa no es­tá al mar­gen de es­tos ‘nue­vos tiem­pos’ que nos tie­ne co­mo pro­ta­go­nis­ta en cuan­to a que la co­lec­ti­vi­dad ha lo­gra­do po­ner en agen­da de los Par­ti­dos po­lí­ti­cos ita­lia­nos una se­rie de ítems que pa­san por ir más allá de la tri­lla­da pro­me­sa de las pla­ta­for­mas po­lí­ti­cas de las úl­ti­mas elec­cio­nes en el que el pun­to prin­ci­pal pa­sa­ba por cues­tio­nes ge­né­ri­cas co­mo la or­ga­ni­za­ción de cur­sos de idio­ma y cultura cuan­do el mo­men­to his­tó­ri­co es pro­pi­cio pa­ra con­ju­gar, por ejem­plo, la tec­no­lo­gía ita­lia­na con los re­cur­sos hu­ma­nos y na­tu­ra­les que po­see Ar­gen­ti­na. Los de­re­chos po­lí­ti­cos es­tán con­sa­gra­dos en la Cons­ti­tu­ción Ita­lia­na el de­sa­fío de la ho­ra son los so­cia­les y ci­vi­les fu­sio­nán­do­les con los que go­za­mos en Ar­gen­ti­na lo que im­pli­ca­ría un en­ri­que­ci­mien­to en va­rias di­men­sio­nes pa­ra am­bos paí­ses.

“No es me­ra­men­te una pre­mo­ni­ción me­teo­ro­ló­gi­ca; es una ra­dio­gra­fía de la en­cru­ci­ja­da en que se en­cuen­tra la pe­nín­su­la ita­lia­na y que com­par­ti­mos con al­gu­nos ma­ti­ces”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.