Le en­tre­gó un pe­ti­to­rio y le pi­dió que re­nun­cia­ra

La Nueva - - SEGURIDAD. -

Una vez ter­mi­na­do el en­cuen­tro, Mó­ni­ca Cid le en­tre­gó un pe­ti­to­rio al juez (fo­to).

"Le di­je que ha­bía ido des­de Bahía Blan­ca pa­ra ha­cer­lo res­pon­sa­ble de la muer­te de mi hi­ja y que, en me­mo­ria de ella, le pe­dí que de­ja­ra de ser juez. Y que cuan­do yo cru­za­ra la puer­ta, po­día ti­rar mi es­cri­to o pen­sar­lo".

"Si es­te se­ñor no to­ma la me­di­da que co­rres­pon­de, de­jar de ser juez, lo voy a plan­tear yo. No pue­de vol­ver a su­ce­der más. En to­do mo­men­to me res­pon­dió con eva­si­vas. Me mos­tra­ba otras cau­sas, le­yes, pe­ro nun­ca me con­tes­tó. En me­mo­ria de mi hi­ja, que de­je de ser juez por pro­pia vo­lun­tad, por­que el error que co­me­tió fue tre­men­do. No pue­de ser juez". "Psi­có­lo­gos y psi­quia­tras, lo di­cen bien cla­ro, que no es­ta­ba 100% ap­to pa­ra ser re­in­ser­ta­do en la so­cie­dad. Di­ce que tie­ne un tras­torno por un gol­pe, pe­ro que no es ap­to pa­ra las sa­li­das tran­si­to­rias. Cid, a su vez, anun­ció que el pró­xi­mo mar­tes via­ja­rá al Con­gre­so de la Na­ción, pa­ra tra­tar de mo­to­ri­zar dis­tin­tos pro­yec­tos que tie­nen que ver con el groo­ming, las sa­li­das tran­si­to­rias y ma­yor pe­na­li­za­ción de los abu­sos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.