Ar­qui­tec­tu­ra.

El Mo­nu­men­to a Mal­vi­nas, un me­mo­rial que que­dó a me­dio ca­mino.

La Nueva - - SÁBADO. - mmi­ner­vino@la­nue­va.com Ma­rio R. Mi­ner­vino

Un edi­fi­cio blanco, de plan­ta cir­cu­lar y re­ves­ti­mien­to ce­rá­mi­co, se des­ta­ca en el cru­ce de las tran­si­ta­das ca­lles Cu­yo y Ze­la­rra­yán, re­co­no­ci­do por los bahien­ses co­mo "el mo­nu­men­to a Mal­vi­nas". Se tra­ta en reali­dad de una obra in­con­clu­sa, cu­yo "co­ra­zón y par­te re­le­van­te" --la que ser­vi­ría pa­ra la me­di­ta­ción y la me­mo­ria de la gue­rra de 1982-- nun­ca se cons­tru­yó. El in­mue­ble, que fun­cio­na co­mo Cen­tro Cul­tu­ral, inau­gu­ra­do en 2012, es par­te del pro­yec­to ga­na­dor de un con­cur­so de ideas rea­li­za­do en 1986 y cu­ya ter­mi­na­ción es­tá pen­dien­te y ol­vi­da­da.

La gé­ne­sis

A pun­to de cum­plir­se cin­co años de la gue­rra de Mal­vi­nas, en 1986, el ca­pi­tán de Cor­be­ra (R) e in­ge­nie­ro Ma­nuel Ore­llano sa­lió al cru­ce de la ten­den­cia a la "des­mal­vi­ni­za­ción" y for­mó la co­mi­sión Pro-Mo­nu­men­to, con la idea de crear una obra de va­lor sim­bó­li­co-ale­gó­ri­co a la reivin­di­ca­ción de la So­be­ra­nía en las is­las. Un año des­pués se eli­gió el ca­mino de cin­tu­ra pa­ra su em­pla­za­mien­to. En 1992 se lla­mó a con­cur­so re­gio­nal de an­te­pro­yec­tos pi­dien­do dos es­truc­tu­ras: un cen­tro cul­tu­ral y un tra­ta­mien­to del área ex­te­rior.

Ga­nó la pro­pues­ta de los ar­qui­tec­tos Ale­jan­dro Bos­tal y Ho­ra­cio Sca­buz­zo, con el co­no­ci­do edi­fi­cio cir­cu­lar, blanco y una pla­zo­le­ta ale­da­ña. La idea era una so­la y se in­ter­pre­ta con el con­jun­to.

La pla­zo­le­ta des­ti­na­da a evo­car a los caí­dos en com­ba­te ja­más se ma­te­ria­li­zó. Se tra­ta de un es­pa­cio cir­cu­lar, en de­cli­ve, con un pi­so de hor­mi­gón con la si­lue­ta de las is­las. Una se­rie de ram­pas per­mi­ti­rían pa­sar del edi­fi­cio a ese si­tio, la cual apa­re­cía ro­dea­do por ta­lu­des de tie­rra, de mo­do de im­pe­dir la vis­ta des­de la ca­lle y re­for­zar su ca­li­dad de es­pa­cio de re­fle­xión. En su pe­rí­me­tro se ubi­ca­rían cor­do­nes de hor­mi­gón con los nom­bres de los caí­dos. Tam­bien ha­bría sím­bo­los de los cua­tro ele­men­tos -- tie­rra, agua, fue­go y ai­re--, sim­bo­li­zan­do las is­las, el tiem­po y la me­mo­ria per­ma­nen­te. Una hi­le­ra de ála­mos, por úl­ti­mo, ro­dea­ría el lu­gar y lo abría al sur, "al lu­gar de la reivin­di­ca­ción".

Al­gu­nas ideas

Los au­to­res del pryec­to ga- na­dor per­ci­bie­ron que la con­me­mo­ra­ción te­nía sig­ni­fi­ca­dos sin­gu­la­res pa­ra Bahía Blan­ca por la pro­xi­mi­dad de los he­chos. Tam­bién con­si­de­ra­ron lo con­flic­ti­vo del acon­te­ci­mien­to en la so­cie­dad, por lo que op­ta­ron por un pro­yec­to que tu­vie­ra co­mo ele­men­to prin­ci­pal a los caí­dos: “En la elec­ción de las for­mas evi­ta­mos to­da re­fe­ren­cia bé­li­ca, es­tá des­po­ja­do de sig­ni­fi­ca­cio­nes di­rec­tas so­bre la con­tien­da.

Los ar­qui­tec­tos plan­tea­ron dos ob­je­ti­vos. Por un la­do, crear un es­pa­cio de re­co­gi­mien­to y re­fle­xión pa­ra un epi­so­dio de lec­tu­ras múl­ti­ples. Por otro, ho­me­na­jear a los caí­dos -mi­li­ta­res y ci­vi- les-- por­que exis­tía un con­sen­so ge­ne­ral en ho­me­na­jear a quie­nes ha­bían da­do su vi­da.

El mo­nu­men­to se inau­gu­ró el 2 de abril de 2011 y sus au­to­res ex­pli­ca­ron que no res­pe­ta­ba el di­se­ño ori­gi­nal. La obra a me­dio ca­mino no de­ja de ser una me­tá­fo­ra del sen­ti­do con­flic­to.

UNA TO­RRE CÁLIDA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.