De Vi­do, in­vo­lu­cra­do por Ge­mi­ni­ani en el es­cán­da­lo por las ca­jas en Ca­sa­ción

Se­gún el ma­gis­tra­do, en las ca­jas que desata­ron la dis­cu­sión con una em­plea­da del tri­bu­nal, ha­bía te­le­vi­so­res y otros equi­pos elec­tró­ni­cos “que eran una es­pe­cie de dá­di­va” del ex­mi­nis­tro de Pal­ni­fi­ca­ción pa­ra los ca­ma­ris­tas.

La Nueva - - PORTADA -

El es­cán­da­lo por la de­ten­ción de una se­cre­ta­ria de la Cá­ma­ra Fe­de­ral de Ca­sa­ción Pe­nal tu­vo ayer un nue­vo gi­ro, lue­go de que el juez acu­sa­do, Carlos Ge­mig­na­ni, de­nun­cia­ra que en las ca­jas en cues­tión ha­bía equi­pos en­via­dos por el Mi­nis­te­rio de Pla­ni­fi­ca­ción Fe­de­ral de Ju­lio De Vi­do a mo­do de “dá­di­vas” y que no ha­brían si­do co­rrec­ta­men­te inventariados.

Tras ser de­nun­cia­do an­te el Con­se­jo de la Ma­gis­tra­tu­ra, Ge­mig­na­ni hi­zo otra pre­sen­ta­ción en ese or­ga­nis­mo con­tra la jue­za Ana Ma­ría Fi­gue­roa, quien du­ran­te el 2015 ejer­ció la pre­si­den­cia de la Cá­ma­ra Fe­de­ral de Ca­sa­ción Pe­nal, en la que ad­vir­tió que du­ran­te ese pe­río­do des­em­bar­ca­ron los equi­pos gi­ra­dos por el Mi­nis­te­rio “co­mo una es­pe­cie de dá­di­va pa­ra los in­te­gran­tes de la Cá­ma­ra”.

Ge­mig­na­ni y Fi­gue­roa tie­nen vie­jas dispu­tas po­lí­ti­cas, in­ten­si­fi­ca­das en el úl­ti­mo año de go­bierno kirch­ne­ris­ta, cuan­do re­ca­ló en la Sa­la que in­te­gra­ban am­bos el plan­teo pa­ra de­fi­nir la cons­ti­tu­cio­na­li­dad del Me­mo­rán­dum con Irán por el ca­so AMIA.

Ge­mig­na­ni di­jo que en las ca­jas que le ha­bía or­de­na­do abrir a la se­cre­ta­ria Ma­ría Ele­na Ex­puc­ci “ha­bía te­le­vi­so­res, compu­tado­ras y otros ele­men­tos de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes del plan Ar­gen­ti­na Co­nec­tar”, que desa­rro­lló el Mi­nis­te­rio de Pla­ni­fi­ca­ción.

“Yo de­nun­cié el he­cho por­que ad­ver­tí que su ne­ga­ti­va (a abrir­las) te­nía una por­ción de en­cu­bri­mien­to. Las ca­jas es­ta­ban en una sa­la que de­bía li­be­rar­se pa­ra rea­li­zar una vi­deo­con­fe­ren­cia y no te­nían iden­ti­fi­ca­ción de in­ven­ta­rio, co­mo el res­to de los mue­bles del Po­der Ju­di­cial. Es­to es una irre­gu­la­ri­dad enor­me por­que no po­de­mos re­ci­bir bie­nes de par­ti­cu­la­res ni de otro or­ga­nis­mo de la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca. No­so­tros te­ne­mos la res­pon­sa­bi­li­dad siem­pre de juz­gar la con­duc­ta de los en­car­ga­dos de la ad­mi­nis­tra­ción na­cio­nal”, sos­tu­vo.

Ge­mig­na­ni se­ña­ló ade­más que Ex­puc­ci “tra­ba­ja pa­ra Fi­gue­roa” y agre­gó: “No hay du­das que sa­bía lo que era y por eso se ne­gó a ha­cer­lo. ¿Qué ga­ran­tías de im­par­cia­li­dad po­de­mos te­ner si esas ca­jas es­ta­ban en la sa­la de au­dien­cia?”.

Pe­di­do de des­es­ti­ma­ción

En pa­ra­le­lo, el fis­cal fe­de­ral Juan Pe­dro Zo­ni pi­dió ayer des­es­ti­mar la de­nun­cia que el juez Ge­mig­na­ni hi­zo con­tra la se­cre­ta­ria de ese tri­bu­nal, he­cho por el cual an­te­ayer es­tu­vo de­te­ni­da du­ran­te po­co más de una ho­ra e in­co­mu­ni­ca­da en el des­ta­ca­men­to po­li­cial que fun­cio­na en Co­mo­do­ro Py.

Fuen­tes ju­di­cia­les in­for­ma­ron que la fis­ca­lía pi­dió ade­más ex­traer tes­ti­mo­nios de la cau­sa ju­di­cial pa­ra que el Con­se­jo de la Ma­gis­tra­tu­ra eva­lúe la con­duc­ta de Ge­mig­na­ni, por pre­sun­to mal desem­pe­ño de sus fun­cio­nes.

Al pre­sen­tar su dic­ta­men an­te el juez Mar­ce­lo Mar­tí­nez de Gior­gi, el fis­cal Zo­ni con­si­de­ró que no hu­bo nin­gún de­li­to por par­te de la se­cre­ta­ria Ex­puc­ci, a quien Ge­mig­na­ni acu­só por “desobe­dien­cia” an­tes de dis­po­ner su de­ten­ción.

El he­cho tu­vo lu­gar ayer a las 8, lue­go de que Ge­mig­na­ni le or­de­na­ra a Ex­puc­ci rea­li­zar un in­ven­ta­rio so­bre el con­te­ni­do de ca­jas que ha­bía en un des­pa­cho ubi­ca­do en el pri­mer pi­so de Co­mo­do­ro Py: la mu­jer le di­jo que ese rol no le co­rres­pon­día a ella sino a la se­cre­ta­ria ge­ne­ral que es­ta­ba en ese mo­men­to por arri­bar a Co­mo­do­ro Py, pe­ro Ge­mig­na­ni en­ten­dió que ha­bía des­obe­de­ci­do una or­den su­ya y dis­pu­so su de­ten­ción.

Tras el in­ci­den­te, la se­cre­ta­ria de­nun­ció an­te el juez Daniel Ra­fe­cas a Ge­mig­na­ni por pri­va­ción ile­gí­ti­ma de la li­ber­tad agra­va­da: el ma­gis­tra­do es­cu­chó el tes­ti­mo­nio de la de­nun­cian­te y el lu­nes le co­rre­rá vis­ta a la fis­cal Pa­lo­ma Ochoa.

Ge­mi­ni­ani in­di­có que de­nun­ció el he­cho por­que ad­vir­tió que la ne­ga­ti­va de su se­cre­ta­ria a abrir las ca­jas en cues­tión te­nía una por­ción de en­cu­bri­mien­to.

Em­bar­go

El juez a car­go del Juz­ga­do en lo Pe­nal Eco­nó­mi­co Nro. 6, Mar­ce­lo Aguinsky, dis­pu­so el em­bar­go pre­ven­ti­vo de las cuen­tas de La­bo­ra­to­rios Es­me por 300 mi­llo­nes de pe­sos. Uno de los pro­pie­ta­rios de ese La­bo­ra­to­rio es el em­pre­sa­rio Juan Jo­sé Levy, de acei­ta­dos víncu­los con el ex mi­nis­tro de Pla­ni­fi­ca­ción Fe­de­ral, Ju­lio De Vi­do.

Es­ta cer­ca­nía le per­mi­tió du­ran­te el kirch­ne­ris­mo a Levy ha­cer mi­llo­na­rios ne­go­cios con Ve­ne­zue­la. Pa­ra eso uti­li­zó el fi­dei­co­mi­so ar­gen­tino-ve­ne­zo­lano cu­yos pa­gos rea­li­za la com­pa­ñía pe­tro­le­ra PDVSA.

A raíz de las sos­pe­chas de ma­nio­bras frau­du­len­tas por par­te de Levy se ini­ció una in­ves­ti­ga­ción en Ve­ne­zue­la.

Las ac­ti­vi­da­des de Levy tam­bién se­rán in­ves­ti­ga­das aho­ra en la Ar­gen­ti­na.

“Es­ta per­so­na o su em­pre­sa se­gu­ra­men­te son una más de las cen­te­na­res de em­pre­sas que ex­por­ta­ron sus pro­duc­tos a Ve­ne­zue­la”, se de­fen­dió De Vi­do.

AR­CHI­VO LA NUE­VA.

El ex­mi­nis­tro Ju­lio De Vi­do fue im­pli­ca­do en otra cau­sa ju­di­cial. Es­ta vez por unos equi­pos elec­tró­ni­cos en­via­dos a Ca­sa­ción a mo­do de “dá­di­vas”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.