Allá y acá, el go­bierno las pe­ga to­das

La Nueva - - PARA EMPEZAR. - Es­cri­be Fer­nan­do Mo­na­ce­lli fmo­na­ce­lli@la­nue­va.com

Si hay al­go que es­te go­bierno tie­ne es pun­te­ría, tan­to cuan­do dis­pa­ra co­mo cuan­do se le escapa el ti­ro. Una “cua­li­dad” con la que pa­re­ce ha­ber sor­pren­di­do a pro­pios y a ex­tra­ños. Es que, has­ta aho­ra, Cam­bie­mos las pe­gó to­das: el in­vierno más lar­go y frío pa­ra ajus­tar el gas, el más os­cu­ro pa­ra su­bir la luz, el más llu­vio­so pa­ra que se dis­pa­re el pre­cio de los pa­ra­guas. Co­mo vie­ne el te­ma del acei­te ca­ro y es­ca­so no se­ría ra­ro que 2106 sea el año con más an­to­jos de pa­pa fri­tas con hue­vo fri­to.

Y la pun­te­ría ofi­cial se ex­tien­de más allá del go­bierno na­cio­nal. En Bahía Blan­ca, tam­bién se acier­ta pa­re­jo. Bas­ta pen­sar que el in­ten­den­te hi­zo su cam­pa­ña so­bre dos ejes: la gue­rra con­tra la in­se­gu­ri­dad y el plan de as­fal­to. ¿Qué pa­só? Des­de que asu­mió fue­ron un boom las en­tra­de­ras vio­len­tas y hu­bo un shock de ba­ches. ¿Se lo pue­de cul­par a Gay? Di­fí­cil. Más bien, a la pun­te­ría: llu­vias cons­tan­tes que mul­ti­pli­ca­ron los po­zos co­mo nun­ca an­tes y una de­lin­cuen­cia inusual y sos­pe­cho­sa.

Por es­tos días, de vuel­ta al ni­vel na­cio­nal, hu­bo otro ejem­plo de dis­pa­ro que im­pac­tó en el cen­tro de la dia­na, po­si­ble­men­te sin que na­die des­de las pri­me­ras fi­las del go­bierno ha­ya apre­ta­do el ga­ti­llo.

Cuan­do mu­cha gen­te -mien­tras es­pe­ra con enor­me pa­cien­cia a que la eco­no­mía se aco­mo­de-, se afe­rra a que aho­ra es po­si­ble vi­vir en un país en paz, ci­vi­li­za­do, don­de se opi­na dis­tin­to sin re­pre­sa­lias y la di­ver­si­dad en­ri­que­ce el de­ba­te, al­guien lan­zó una cam­pa­ña anó­ni­ma por las re­des so­cia­les pa­ra des­pres­ti­giar a Mar­ce­lo Ti­ne­lli por ha­cer una imi­ta­ción crí­ti­ca de Ma­cri. Ni si­quie­ra Ti­ne­lli, “el so­cio de Cris­to­bal Ló­pez”, “el ex­tor­sio­na­ror” o lo que sea, se me­re­ce el te­rro­ris­mo de re­des. Eso era par­te de la épo­ca que que­dó atrás en di­ciem­bre pa­sa­do.

Es di­fí­cil creer que la em­bes­ti­da fue or­de­na­da por Mau­ri­cio Ma­cri, pe­ro los per­fi­les tru­chos en Fa­ce­book y Twit­ter des­tro­zan­do a Ti­ne­lli exis­tie­ron y el te­ma pa­ra el go­bierno no fue me­nor, al pun­to que el pre­si­den­te op­tó por que­dar co­mo un frí­vo­lo y re­unir­se con el con­duc­tor.

Es que, po­si­ble­men­te, esa reunión no ha­ya te­ni­do que ver so­lo con evi­tar la imi­ta­ción, sino con al­go más pro­fun­do: la to­le­ran­cia con los opo­si­to­res y las crí­ti­cas era otro de los gran­des pro­yec­tos ha­cia don­de cam­bia­ba Cam­bie­mos y un ejér­ci­to de fan­tas­mas vir­tua­les vino, de pron­to, a pro­rro­gar tam­bién es­te lo­gro pa­ra el pri­mer tri­mes­tre de 2017.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.