He­ri­das di­fí­ci­les de su­tu­rar tras el fue­go en Vi­lla­rino

Una du­ra ima­gen de de­sola­ción es la que uno se lle­va cuan­do re­co­rre al­gu­nos de los tan­tos cam­pos que el fue­go des­tru­yó re­cien­te­men­te en la zo­na de Vi­lla­rino.

La Nueva - - PORTADA - Da­vid Rol­dán drol­dan@la­nue­va.com

Las lla­mas avan­za­ron des­de La Pam­pa y no hu­bo for­ma de con­te­ner­las. Hoy, una du­ra ima­gen de de­sola­ción es la que se apre­cia con so­lo re­co­rrer al­gu­nos de los tan­tos cam­pos que el fue­go des­tru­yó re­cien­te­men­te, sin pie­dad, en la zo­na del dis­tri­to ve­cino a Bahía Blanca. Pe­ro en Vi­lla­rino, más allá de la di­fí­cil co­yun­tu­ra, ya se pla­ni­fi­ca el fu­tu­ro.

“LA NUE­VA.” EN LA ZO­NA SINIESTRADA

La lie­bre pa­ta­gó­ni­ca (ma­ra) co­rre de­ses­pe­ra­da de­lan­te de nues­tra ca­mio­ne­ta.

Sos­pe­cha, tal vez ,que no le al­can­zó con so­bre­vi­vir al fue­go, que aho­ra le apa­re­ce otro desafío en su vi­da.

Lo pro­pio ha­cen por el ai­re las mar­ti­ne­tas, aco­sa­das por el rui­do del mo­tor.

Son ape­nas, al­gu­nos de los po­cos ejem­pla­res de una fau­na que ter­mi­nó diez­ma­da por los vo­ra­ces in­cen­dios que azo­ta­ron y aso­la­ron gran par­te de nues­tros cam­pos.

Cir­cu­la­mos por uno de los la­te­ra­les ima­gi­na­rios de una pro­pie­dad del par­ti­do de Vi­lla­rino que ya no tie­ne lí­mi­tes fí­si­cos, co­mo tan­tas otros.

To­dos nues­tros acom­pa­ñan­tes fue­ron víc­ti­mas de un si­nies­tro sin an­te­ce­den­tes por aquí.

Los re­la­tos se en­tre­mez­clan pe­ro coin­ci­den en la mag­ni- tud del si­nies­tro y en sus tre­men­das con­se­cuen­cias.

Tam­bién nos con­fun­den las fe­chas, por­que mien­tras se apa­ga­ban al­gu­nos fo­cos, apa­re­cían otros.

Sí, que­da en cla­ro que las lla­mas avan­za­ron des­de el la­do de La Pam­pa y que no hu­bo for­ma de con­te­ner­las.

Luis Man­si­lla tie­ne su pro­pie­dad cer­ca del Me­ri­diano V. Su yerno, Cristian Je­rez ad­mi­te que al­can­za­ron a en­ce­rrar las va­cas, que se per­dió el 80% de to­do y que ca­si no le que­da­ron alam­bra­dos.

"Al­gu­nos pu­di­mos pa­rar, pe­ro el alam­bre es­tá tan dé­bil que si lo to­ca un ani­mal, se quie­bra", re­co­no­ce.

El an­dar mues­tra ki­ló­me­tros y ki­ló­me­tros sin que se pue­da en­con­trar un pai­sano.

La gran se­quía de 2009 dio el pri­mer sa­bla­zo.

"Los cam­pos que­da­ron des­po­bla­dos. El pas­to fue apa­re­cien­do pe­ro fal­ta­ron ani­ma­les", nos cuen­tan.

Ha­ce po­co lle­gó una pri­ma­ve­ra se­ca, un ve­rano más se­co y tor­men­tas en las que pre­do­mi­na­ron los ra­yos que en­cen­dían nue­vos fo­cos, mien­tras la llu­via, dé­bil, se di­luía an­tes de lle­gar al sue­lo.

"Des­de 2009 a hoy se aban­do­na­ron mu­chas ta­reas", ad­mi­te Fa­bián Vi­sa­ni.

Ya no hay agua­das y no que­da mu­cha gen­te en me­dio de los mon­tes, de ma­ne­ra que no exis­te quien, aun­que sea, pue­da dar una aler­ta.

"Ca­lor co­mo es­te año, po­cos, y vien­tos tan in­ten­sos en ve­rano, me­nos", re­co­no­ce Car­los Ru­bio. Im­po­si­ble pa­rar el fue­go. Ru­bio tie­ne cam­po pa­ra el la­do de la cos­ta del río Co­lo­ra­do, jun­to al me­ri­diano y otro en La Pam­pa, pró­xi­mo.

De en­tra­da se le que­ma­ron unas 3.000 hec­tá­reas pe­ro pu­do sa­car las va­cas de cría.

Des­pués se le que­mó el 60 por cien­to de otra pro­pie­dad.

--¿Qué pu­die­ron ha­cer, Car­los?

--Arre­gla­mos una par­te del alam­bra­do pa­ra que el ve­cino pu­die­ra lar­gar las va­cas a pas­to­rear.

Fa­bián Ge­no­ve­si tra­ba­ja en la con­sig­na­ta­ria Ro­ber­to Raúl Ge­no­ve­si SRL.

"Nos me­ti­mos pa­ra ayu­dar a nues­tros pro­duc­to­res. Vi­vi­mos de ellos. Si se ter­mi­nan las va­cas, ¿adó­nde va­mos a pa­rar?", se pre­gun­ta.

Ad­mi­te que hoy el hom­bre de cam­po es­tá des­am­pa­ra­do.

"Vino el mi­nis­tro --Leo­nar­do Sar­quis--, pro­me­tió un po­co de ayu­da, pe­ro has­ta hoy no vi­mos na­da", ase­gu­ra.

Apun­ta que el Ban­co Pro­vin­cia ofre­ció cré­di­tos a pa­gar en tres años.

A su en­ten­der es po­co tiem­po.

"Hay que ha­cer una gran in­ver­sión só­lo en alam­bra­dos, pe­ro tam­bién hay que vi­vir...", di­ce.

Re­mar­có que a ve­ces el pro­duc­tor ne­ce­si­ta des­ha­cer­se de par­te de su ha­cien­da..., "pe­ro le ter­mi­nan co­bran­do Ga­nan­cias...", ad­vier­te.

Tras re­co­no­cer que el mu­ni­ci­pio cum­plió, apor­tan­do ro­llos de pas­to, se que­jó del go­bierno na­cio­nal.

"So­mos so­cios pa­ra pa­gar im­pues­tos, pe­ro no lo so­mos en las ma­las...", aco­tó.

La ca­mio­ne­ta si­gue su mar­cha.

Ya no ne­ce­si­ta­mos abrir tran­que­ras pa­ra pa­sar de un cua­dro a otro, sim­ple­men­te por­que no es­tán; se que­ma­ron.

Tran­si­ta­mos por lo que fue una hue­lla que los vien­tos han bo­rra­do al des­pla­zar los sue­los des­nu­dos.

Ya no se ven pos­tes en pie, por más que fue­ran de que­bra­cho.

Las va­ri­llas de ma­de­ra fue­ro fá­cil­men­te con­su­mi­das y si que­da al­gún pe­que­ño tra- mo de alam­bra­do, se­gu­ra­men­te no po­drá ser re­cu­pe­ra­do.

--¿Cuán­to cues­ta re­po­ner un alam­bra­do?

--Sa­cá la cuen­ta. El me­tro va­le unos 115 pe­sos y los cam­pos aquí tie­nen mi­les de me­tros... Im­po­si­ble de re­cons­truir. "Son cos­tos que los pro­duc­to­res no pue­den afron­tar, ni si­quie­ra ven­dien­do el ca­pi­tal de tra­ba­jo que tie­nen, que son los ani­ma­les", nos co­men­tan.

Si un ga­na­de­ro tie­ne 40 va­cas, ni ven­dién­do­las pue­de re­po­ner 3.000 me­tros de alam­bra­do.

"Y des­pués, ¿qué ha­ce?", nos pre­gun­tan.

Ob­via­men­te, no te­ne­mos res­pues­ta.

La sa­li­da, se­gu­ra­men­te, tie­ne que ve­nir del Es­ta­do.

"Ne­ce­si­ta­mos un apor­te pa­ra ase­gu­rar los ma­te­ria­les. Pe­ro que que­de en cla­ro que no que­re­mos que nos re­ga­len na­da. Que­re­mos pa­gar, aun­que es ló­gi­co que ne­ce­si­te­mos tiem­po", co­men­ta Fernando Os­trovsky.

Cuan­do in­gre­sa­mos a su cam­po, que es un rec­tán­gu­lo de unas dos le­guas en su par­te más ex­ten­sa, te­ne­mos la sos­pe­cha de que ha si­do un es­ta­ble­ci­mien­to de avan­za­da pa­ra lo que es el mon­te.

Lo re­co­no­cen los acom­pa­ñan­tes.

El pa­dre de Fernando y de Gui­ller­mo, su her­mano, a quien to­dos co­no­cen co­mo "Pu­pe", siem­pre tu­vo la par­ti­cu­la­ri­dad de in­ver­tir en la tie­rra bue­na par­te del ca­pi­tal que la mis­ma le da­ba.

De ahí que la pro­pie­dad es­tu­vie­se di­vi­di­da en cua­dros in­ter­nos que per­mi­tían un me­jor mo­vi­mien­to del ga­na­do.

Una sim­ple mi­ra­da per­mi­te re­co­no­cer que na­da de eso que­dó. Lo peor es que tam­po­co que­da­ron los lí­mi­tes.

No pre­gun­ta­mos por fe­chas de co­mien­zo del fue­go, por­que fue­ron va­rias.

"Arran­ca­mos tra­tan­do de apa­gar el cam­po de mi her­mano, jun­to al me­ri­diano, pe­ro en te­rri­to­rio pam­peano", re­cuer­da.

Ad­mi­te que nun­ca es­tu­vie­ron so­los, por­que co­la­bo­ra­ron los bom­be­ros del pue­blo y tam­bién se su­ma­ron mu­chos ve­ci­nos.

Pe­ro re­sul­ta­ba im­po­si­ble

La se­quía de 2009 de­jó una hue­lla que no pu­do su­pe­rar­se. Mu­chos cam­pos se des­po­bla­ron y otros fue­ron per­dien­do par­te de su in­fra­es­truc­tu­ra.

pa­rar al­gu­nos fren­tes que te­nían mi­les de me­tros de an­cho, em­pu­ja­dos por vien­tos de 50, 60 o más ki­ló­me­tros.

Se­me­ja­ba un vol­cán en mo­vi­mien­to, se­gún di­cen.

"En mi cam­po tra­tá­ba­mos de co­se­char, por un la­do, y de apa­gar el si­nies­tro, por otro", re­la­ta. Im­po­si­ble. Con el agra­van­te de que hoy el fue­go pro­ce­día del nor­te y ma­ña­na gol­pea­ba por la es­pal­da, lle­gan­do des­de el sur.

Lo úni­co que pu­die­ron sal­var fue la ca­sa, jun­to a la cual se con­cen­tra­ron co­se­cha­do­ras, trac­to­res y otras ma­qui­na­rias.

Ob­ser­ván­do­la des­de lo al­to, se­me­ja­rá un círcu­lo don­de apa­ren­ta ha­ber vi­da, en me­dio de la na­da.

"Cuan­do qui­si­mos acor­dar, se en­cen­die­ron los ro­llos de pas­to...", aco­ta. Más com­bus­ti­ble...

--Fernando, no alcanzo a ima­gi­nar cuán­tos me­tros de alam­bra­dos per­die­ron...

--Afor­tu­na­da­men­te sal­va­mos al­gu­nos co­rra­les, pe­ro cal­cu­la­mos más de 40 mil, to­dos con pos­tes de que­bra­cho.

"No­so­tros ha­bía­mos to­ma­do pre­cau­cio­nes, por­que se ha­bía que­ma­do el cam­po de un ve­cino, pe­ro cuan­do lle­gó el fue­go, aca no tu­vo con­tem­pla­cio­nes", ase­gu­ra.

Agre­ga Fernando que la lu­cha fue por de­más in­ten­sa.

"Nos ti­rá­ba­mos a dor­mir dos o tres ho­ras pe­ro pen­san­do en lo que po­día ve­nir. Im­po­si­ble des­can­sar", cuen­ta.

Hoy, co­mo sus pa­res, tie­ne sen­sa­cio­nes ex­tra­ñas que no se bo­rran.

"Veo gen­te inun­da­da y pien­so que, al me­nos, ten­go ca­sa pa­ra dor­mir, pe­ro me subo a la ca­mio­ne­ta, sal­go a re­co­rrer y en­cuen­tro to­do des­trui­do y no sé pa­ra dón­de arran­car...", ex­pre­sa.

Por mo­men­tos, la mi­ra­da jun­ta imá­ge­nes y se pro­du­cen si­len­cios en el an­dar.

"Se po­drían apro­ve­char los tu­bos de des­car­te de las ca­ñe­rías de trans­por­te de pe­tró­leo y de per­fo­ra­ción. Se­rían fuer­tes an­te otro si­nies­tro", nos co­men­tan.

Es que an­te si­nies­tros de esta mag­ni­tud, el pos­te de que­bra­cho ya es dé­bil y las va­ri­llas mu­cho más.

Ape­nas si so­bre­vi­vie­ron las vie­jas, las de hie­rro, que es­tán acos­ta­das es­pe­ran­do que al­guien in­ten­te ar­mar otra vez los lí­mi­tes.

La vo­ra­ci­dad del fue­go que­da re­fle­ja­da en el he­cho de que ni los añe­jos cal­dé­nes pu­die­ron so­bre­vi­vir. Y los que es­tán en pie, ya no tie­nen vi­da.

Los sue­los pa­re­cen vol­cá­ni­cos y ofre­cen una apa­rien­cia ex­tra­ña cuan­do se ar­ma un re­mo­lino, por­que as­cien­de más ce­ni­za que tie­rra.

Lo úni­co que po­dría po­ner una cuo­ta de es­pe­ran­za es una bue­na llu­via que rie­gue los cam­pos.

Cuan­do los pas­tos co­mien­cen a cre­cer, qui­zás sur­ja una son­ri­sa de los ros­tros hoy ape­sa­dum­bra­dos.

Se­gui­mos la mar­cha. To­do es de­sola­ción, has­ta que una per­diz se cru­za. Y pen­sa­mos, ¿dón­de se ha­brá es­con­di­do aque­lla la lie­bre?...

No es fá­cil ha­cer un re­cuen­to de las fe­chas en las que co­men­zó el fue­go. Sen­ci­lla­men­te por­que, mien­tras un fo­co se apa­ga­ba, se en­cen­día otro.

MA­RIO VIDAL

Una ima­gen por de­más elo­cuen­te del avan­ce arro­la­dor que tu­vo el fue­go en los mon­tes de Vi­lla­rino. Im­po­si­ble de­te­ner­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.