Irá a jui­cio por un vio­len­to ata­que de gé­ne­ro

A prin­ci­pios de abril se rea­li­za­rá el de­ba­te, en la mo­da­li­dad de ju­ra­dos, con­tra un hom­bre de­te­ni­do por gol­pear y cau­sar­le más de 200 cor­tes a una mu­jer.

La Nueva - - SEGURIDAD. - EL HE­CHO SU­CE­DIÓ EN PUN­TA AL­TA

Del 3 al 7 de abril se lle­va­rá ade­lan­te un jui­cio por ju­ra­dos por un vio­len­to epi­so­dio ocu­rri­do a me­dia­dos de 2015 en Pun­ta Al­ta, y en el que se en­cuen­tra de­te­ni­do un hom­bre acu­sa­do de gol­pear y pro­vo­car­le al­re­de­dor de 200 he­ri­das cor­tan­tes a una mu­jer.

Se tra­ta de Pe­dro Ben­ja­mín So­ria (60), quien per­ma­ne­ce alo­ja­do en la Uni­dad Pe­nal Nº 4 de Vi­lla Flo­res­ta y es­tá impu­tado de los de­li­tos de "ten­ta­ti­va de ho­mi­ci­dio do­ble­men­te agra­va­da, por en­sa­ña­mien­to y vio­len­cia de gé­ne­ro".

Tras la rea­li­za­ción de la au­dien­cia pre­li­mi­nar, en la víspera el Tri­bu­nal en lo Cri­mi­nal Nº 3 fi­jó la fe­cha pa­ra la rea­li­za­ción del de­ba­te, en el que in­ter­ven­drá co­mo juez téc­ni­co el ma­gis­tra­do Gui­ller­mo López Ca­me­lo.

En el ca­so ac­tua­rá el fis­cal Cristian Agui­lar, mien­tras que el sos­pe­cho­so es ase­so­ra­do por el abo­ga­do Juan Manuel Martínez.

La fa­mi­lia de la víc­ti­ma cuen­ta con la re­pre­sen­ta­ción del le­tra­do Juan Ig­na­cio Fe­rrey­ra.

El he­cho se pro­du­jo el 26 de ju­nio, en una vi­vien­da ubi­ca­da en Pe­lle­gri­ni al 1.500 de la ve­ci­na ciu­dad, don­de Analía Brown (38) fue ha­lla­da gra­ve­men­te he­ri­da.

Pro­duc­to de lo su­ce­di­do, la mu­jer per­ma­ne­ció va­rios días in­ter­na­da en el área de Te­ra­pia In­ten­si­va del Hos­pi­tal Pen­na.

So­ria, que es mi­li­tar re­ti­ra­do, se en­tre­gó en la se­de de la DDI bahien­se lue­go que la jus­ti­cia de Ga­ran­tías or­de­na­ra su de­ten­ción.

En ese mo­men­to, fuen­tes po­li­cia­les in­di­ca­ron que en pri­me­ra ins­tan­cia el hom­bre (que re­sul­tó con le­sio­nes) ar­gu­men­tó ha­ber sor­pren­di­do a la víc­ti­ma sus­tra­yen­do ro­pa y que en esas cir­cuns­tan­cias se pro­du­jo una pe­lea.

Pos­te­rior­men­te, en sep­tiem­bre de ese mis­mo año, la Cá­ma­ra de Ape­la­ción y Ga­ran­tías con­fir­mó su pri­sión pre­ven­ti­va.

Los jue­ces de la Sa­la II con­si­de­ra­ron en ese mo­men­to que la im­po­si­ción de la me­di­da pri­va­ti­va de la li­ber­tad no re­sul­ta erró­nea ni ar­bi­tra­ria, tal co­mo sos­tu­vo la de­fen­sa en su ape­la­ción, y per­mi­tía pre­su­mir “a esta al­tu­ra del pro­ce­so, y a par­tir de las ca­rac­te­rís­ti­cas del he­cho, en par­ti­cu­lar el mo­do y la can­ti­dad y ca­li­dad de las le­sio­nes”, el do­lo ho­mi­ci­da agra­va­do.

Sos­tu­vie­ron que cuan­do (el juez de Ga­ran­tías) Mér­cu­ri in­di­có que el de­li­to no se con­su­mó por ra­zo­nes aje­nas a la vo­lun­tad de So­ria, “no ha he­cho más que ex­traer, de los ele­men­tos de prue­ba reuni­dos, una con­clu­sión ló­gi­ca y ra­zo­na­ble de acuer­do a la mag­ni­tud de las he­ri­das pro­vo­ca­das a Analía Brown”.

“Si bien es­toy tran­qui­la por­que él (por Pe­dro So­ria) es­tá pre­so, creo en la jus­ti­cia di­vi­na, por eso sé que la va a pa­gar en vi­da”, di­jo tiem­po des­pués Irma Mi­ran­da, ma­dre de la víc­ti­ma.

Del mis­mo mo­do, la mu­jer agre­gó que “sien­to que no ac­tuó so­lo, por­que una so­la per­so­na no le pue­de ha­ber pro­vo­ca­do to­dos esos cor­tes y he­ri­das a mi hi­ja. Por eso di­go que hay que me­ter pre­sos a otros”.

So­bre có­mo se ha­bría re­gis­tra­do el ata­que, ex­pli­có que su hi­ja te­nía una en­tre­vis­ta de tra­ba­jo y ho­ras des­pués fue ha­lla­da in­cons­cien­te, só­lo con ro­pa in­te­rior y ten­di­da en un “char­co” de san­gre.

“Na­die sa­be qué pa­só esa noche. Ella se fue de mi ca­sa Agru­pa­dos la­bo­ra­les por­que se ha­bía con­se­gui­do un tra­ba­ji­to de me­dio­día. Que­ría tra­ba­jar y te­nía que ver a un mi­li­tar re­ti­ra­do. Es­te hom­bre (por So­ria) se pre­sen­tó en la ca­sa de mi otra hi­ja y le di­jo a Analía que la es­pe­ra­ba a las 19 en su vi­vien­da pa­ra ex­pli­car­le lo que te­nía que ha­cer y acor­dar el pa­go”, co­men­tó.

ARCHIVO LA NUE­VA.

El impu­tado se en­tre­gó en la se­de la DDI bahien­se lue­go que la jus­ti­cia de Ga­ran­tías or­de­na­ra su de­ten­ción por el ca­so, su­ce­di­do en ju­nio de 2015, en una vi­vien­da de Pe­lle­gri­ni al 1.500.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.