En el mo­men­to me­nos sos­pe­cha­do, se ha­ce pre­sen­te

La Nueva - - SÁBADO. SALUD -

Tes­ti­mo­nio/Par­te I. Una tar­de de agos­to Antonio cor­ta­ba tran­qui­la­men­te un cer­co con una ti­je­ra de po­dar. De pron­to, un do­lor en el ba­jo vien­tre, la­do de­re­cho, que has­ta le co­men­zó a com­pli­car la po­si­bi­li­dad de ca­mi­nar. ¿Qué po­dría ser?

Par­te II. La pri­me­ra sos­pe­cha que tu­vo era que se ha­bía com­pli­ca­do el apén­di­ce, sa­be­dor, co­mo era, que ese ór­gano aún per­ma­ne­cía en su cuer­po, pe­se a sus más de 45 años.

Par­te III. Co­mo era do­min­go, lla­mó a su clí­ni­co, plan­teán­do­le la si­tua­ción. Al ra­to y con­du­cien­do su hi­jo el vehícu­lo, se hi­zo pre­sen­te en el con­sul­to­rio

Par­te IV. No era apén­di­ce. Ha­bía apa­re­ci­do la her­nia,de la que le ha­bía ha­bla­do co­mo po­si­bi­li­dad otro mé­di­co mu­chos an­tes. Ope­ra­ción por la­pa­ros­co­pía y so­lu­ción to­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.