Re­co­mien­dan man­te­ner los sue­los cu­bier­tos de gra­mí­neas

Esta prác­ti­ca, se ase­gu­ró des­de el INTA, per­mi­ti­rá un me­jor ma­ne­jo del agua y mi­ti­gar las con­se­cuen­cias de los ex­ce­sos hí­dri­cos. In­ten­si­fi­ca­ción y ro­ta­ción de cul­ti­vos, las claves.

La Nueva - - ECONOMÍA. CON EL CAMPO -

ADAP­TA­CIÓN AL CLI­MA

Es­pe­cia­lis­tas del INTA coin­ci­die­ron en la ne­ce­si­dad de in­cre­men­tar las gra­mí­neas en las ro­ta­cio­nes, así co­mo su per­ma­nen­cia en los cam­pos, pa­ra mi­ti­gar los efec­tos de los ex­ce­sos hí­dri­cos. En po­cas pa­la­bras, hay que man­te­ner los sue­los cu­bier­tos de ver­de, re­mar­can los pro­fe­sio­na­les.

Al res­pec­to, re­cor­da­ron que ha­ce un cuar­to de si­glo, los sue­los de la re­gión Pam­pea­na eran sem­bra­dos con pas­tu­ras des­ti­na­das prin­ci­pal­men­te a la ali­men­ta­ción del ga­na­do va­cuno, que cu­brían el cam­po to­do el año y con­su­mían el agua por eva­po­trans­pi­ra­ción.

Sin em­bar­go, se acla­ra en un in­for­me emi­ti­do des­de INTA, la in­ten­si­fi­ca­ción gra­dual, con una cla­ra in­cli­na­ción ha­cia la agri­cul­tu­ra en los sue­los más ap­tos, de­ri­vó en el cre­ci­mien­to de la re­gión sin cri­te­rios de pla­ni­fi­ca­ción te­rri­to­rial.

Es­to pro­vo­có que la ca­pa­ci­dad de ab­sor­ción del sue­lo se re­du­je­ra a la mi­tad, de­bi­do a que el agua que cae no eva­po­trans­pi­ra, re­car­ga el acuí­fe­ro y ha­ce su­bir las na­pas.

Por ello, se ex­pli­ca, las prác­ti­cas pa­ra mi­ti­gar los efec­tos de los ex­ce­sos hí­dri­cos de­ben es­tán en­fo­ca­das en in­cre­men­tar la can­ti­dad de gra­mí­neas de in­vierno y de ve­rano en las ro­ta­cio­nes.

El di­rec­tor del Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción de Re­cur­sos Na­tu­ra­les, Pa­blo Mér­cu­ri, ma­ni­fes­tó que “del pas­ti­zal na­tu­ral y mon­te na­ti­vo pa­sa­mos a un uso del te­rri­to­rio sin aná­li­sis de los ries­gos hi­dro­ló­gi­cos, con es­ca­sas re­des de mo­ni­to­reo y aler­ta, y con muy po­co desa­rro­llo de la in­fra­es­truc­tu­ra ne­ce­sa­ria pa­ra adap­tar­nos a la va­ria­bi­li­dad del cli­ma”.

Al res­pec­to, re­mar­có que “una ex­ce­len­te es­tra­te­gia de adap­ta­ción al cli­ma es la in­ten­si­fi­ca­ción y ro­ta­ción de cul­ti­vos.

“En los úl­ti­mos años, más del 70% de los sue­los de la re­gión Pam­pea­na se des­ti­na a la siem­bra con­ti­nua de so­ja, un cul­ti­vo que pro­du­ce po­ca can­ti­dad de ras­tro­jos y raí­ces, de rá­pi­da des­com­po­si­ción -di­jo-. La pro­por­ción de so­ja y otras gra­mí­neas de­be­ría ser del 50 y 50, pa­ra man­te­ner una ade­cua­da fer­ti­li­dad y es­truc­tu­ra del sue­lo, y no del 70 y has­ta 90% co­mo se re­gis­tró en re­gio­nes muy par­ti­cu­la­res”.

Mér­cu­ri re­cor­dó que las úl­ti­mas tres cam­pa­ñas agrí­co­las se ca­rac­te­ri­za­ron por un ci­clo hú­me­do de llu­vias in­ten­sas y va­lo­res acu­mu­la­dos por en­ci­ma de lo nor­mal.

“Es­to va más allá de los even­tos in­ter­anua­les co­mo El Ni­ño in­ten­so de la cam­pa­ña 2015-2016. Lo cier­to es que los anega­mien­tos e inun­da­cio­nes son una reali­dad desafiante pa­ra nues­tro sis­te­ma pro­duc­ti­vo, nues­tro am­bien­te y nues­tra po­bla­ción”, re­mar­có.

Una de las au­to­ras del in­for­me, la es­pe­cia­lis­ta en ma­ne­jo de los sue­los Ca­ro­li­na Al­va­rez, re­cor­dó que la siem­bra di­rec­ta es un sis­te­ma que tien­de a la pre­ser­va­ción del sue­lo.

“Esta prác­ti­ca, jun­to con una ro­ta­ción de cul­ti­vos con al­ta fre­cuen­cia de gra­mí­neas y una fer­ti­li­za­ción ba­lan­cea­da, crea las me­jo­res con­di­cio­nes pa­ra la cap­tu­ra de car­bono, que se tra­du­ce en in­cre­men­tos en ren­di­mien­to y en apor­tes de re­si­duos (ras­tro­jos) al sue­lo”, ase­ve­ró.

Ade­más, se ex­pli­có que si se es­tu­vie­ra lle­van­do a ca­bo una la­bran­za tra­di­cio­nal usan­do dis­cos co­mo ha­ce años, las re­cien­tes tor­men­tas con gran­des caí­das de agua hu­bie­ran ge­ne­ra­do inun­da­cio­nes más gra­ves y con fuer­tes es­co­rren­tías car­ga­das de se­di­men­tos.

“Si bien la siem­bra di­rec­ta no so­lu­cio­na el te­ma de las inun­da­cio­nes –que tie­ne otras aris­tas–, sin du­da con­tri­bu­ye a re­du­cir la ero­sión”, se ex­pli­có.

En ese sen­ti­do, se ex­pre­só que pa­ra lo­grar ma­yor sus­ten­ta­bi­li­dad en los sis­te­mas pro­duc­ti­vos pam­pea­nos, los cul­ti­vos de in­vierno co­mo tri­go, ce­ba­da o cen­teno de­ben ser par­te de los plan­teos agrí­co­las.

De he­cho, se­gún los es­pe­cia­lis­tas, las gra­mí­neas po­seen un sis­te­mas de raí­ces en "ca­be­lle­ra y fi­bro­so" que fa­vo­re­ce la for­ma­ción de agre­ga­dos y po­ros bio­ló­gi­cos.

La in­ten­si­fi­ca­ción gra­dual, con una cla­ra in­cli­na­ción ha­cia la agri­cul­tu­ra, de­ri­vó en un cre­ci­mien­to sin cri­te­rios de pla­ni­fi­ca­ción te­rri­to­rial. En el ca­so de la so­ja, la pro­por­ción re­co­men­da­da de­be ser 50% de es­te cul­ti­vo, y el res­to de gra­mí­neas, pa­ra ma­ne­jar una ade­cua­da fer­ti­li­za­ción.

FO­TOS: ARCHIVO LA NUE­VA.

Los es­pe­cia­lis­tas en­cien­den la alar­ma, ya que en al­gu­nas zo­nas se han vis­to has­ta 90%-10% en la pro­por­ción so­ja-gra­mí­neas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.