Neo­na­to­lo­gía del Pen­na: el día a día de con­vi­ven­cia con los be­bés pre­ma­tu­ros

Je­fa del plan­tel del ser­vi­cio de Neo­na­to­lo­gía del Hos­pi­tal Pen­na, Fa­bia­na Castillo con­vi­ve con pa­cien­tes pre­ma­tu­ros des­de ha­ce 20 años. “Vie­nen fa­mi­lias de dis­tin­tas ciu­da­des, al­gu­nas con reali­da­des muy di­fí­ci­les”, ase­gu­ra.

La Nueva - - PORTADA - EN­FER­ME­RA POR VO­CA­CIÓN Ce­ci­lia Co­rra­det­ti cco­rra­det­ti@la­nue­va.com

Dos dé­ca­das trans­cu­rrie­ron des­de que la en­fer­me­ra Fa­bia­na Castillo em­pe­zó a con­vi­vir con be­bés pre­ma­tu­ros o en­fer­mos. Se ini­ció en el Hos­pi­tal Pri­va­do del Sur y, más tar­de, ya co­mo je­fa del plan­tel, pa­só al ser­vi­cio de Neo­na­to­lo­gía del Pen­na, al­go así co­mo un “mun­do apar­te” don­de lle­gan sin pau­sa pa­cien­tes di­mi­nu­tos, mu­chos en ries­go de vi­da. Y con es­ca­sos re­cur­sos.

Un po­co por he­ren­cia –-su ma­má fue en­fer­me­ra-- y otro po­co por vo­ca­ción, eli­gió esta pro­fe­sión ple­na de si­tua­cio­nes tan com­ple­jas co­mo gra­ti­fi­can­tes. Es­tu­dió la ca­rre­ra en el Hos­pi­tal Ita­liano, mu­chos años atrás, y hoy no pue­de ima­gi­nar su vi­da de otro mo­do.

--¿Có­mo se tra­ba­ja en una te­ra­pia in­ten­si­va re­ple­ta de be­bés re­cién na­ci­dos?

--Di­fí­cil, pe­ro mu­cho más lle­va­de­ro si uno tie­ne vo­ca­ción. Es una ta­rea que no cual­quie­ra pue­de cum­plir por­que aten­de­mos a pa­cien­tes con par­ti­cu­la­ri­da­des y de­be­mos con­te­ner a fa­mi­lias que su­fren a la par. La ca­pa­ci­ta­ción es fun­da­men­tal.

--¿Qué di­fe­ren­cia exis­te en­tre un ser­vi­cio pú­bli­co y pri­va­do?

--Des­de el pun­to de vis­ta de la aten­ción, nin­guno. Cla­ro que la po­bla­ción es muy di­fe­ren­te. Al Pen­na vie­nen fa­mi­lias de dis­tin­tas ciu­da­des, al­gu­nas con reali­da­des muy di­fí­ci­les. --¿Lo­gra to­mar dis­tan­cia del su­fri­mien­to ajeno?

--Mu­chas ve­ces llo­ra­mos con los pa­dres cuan­do las co­sas no sa­len co­mo uno es­pe­ra y nos ale­gra­mos cuan­do nos

vi­si­tan quie­nes al­gu­na vez fue­ron pre­ma­tu­ros. Pe­ro hay que sa­ber to­mar la dis­tan­cia ade­cua­da y no lle­var­se el do­lor a la ca­sa.

--¿Qué sen­sa­ción que­da cuan­do un be­bé no lo­gra so­bre­vi­vir?

--Un sa­bor amar­go y, a la vez, la tran­qui­li­dad de sa­ber que se hi­zo to­do lo po­si­ble. Por des­gra­cia, ocu­rren si­tua­cio­nes tris­tes. Pe­ro no po­de­mos dar­nos el lu­jo de caer. --¿Hay ca­ren­cia de en­fer­me­ras en Neo del Pen­na?

--Sí, es nues­tro gran pro­ble­ma. Por­que nos he­mos mu­da­do a un área mo­der­na y con­for­ta­ble y se han su­ma­do ca­mas, pe­ro el re­cur­so hu­mano es ca­si el mis­mo. --¿Más tra­ba­jo y más pa­cien­tes?

--Ca­da vez más. Tra­ba­ja­mos en la úni­ca ma­ter­ni­dad pú­bli­ca de una vas­ta zo­na y no se pue­den re­cha­zar de­ri­va­cio­nes. Nues­tro ser­vi­cio no pue­de ha­bi­li­tar­se en for­ma to­tal por fal­ta de per­so­nal. A ve­ces las ca­mas colapsan e igual hay que re­ci­bir a to­dos. --¿Cuán­tas en­fer­me­ras tra­ba­jan en Neo?

--So­mos 48. Pa­ra tra­ba­jar me­jor fal­tan al­re­de­dor de 16. De­bi­mos frac­cio­nar las li­cen­cias. En de­ter­mi­na­dos pe­río­dos el dé­fi­cit se sien­te por­que con­ta­mos con sie­te áreas: uni­dad de tras­la­do, con­sul­to­rio ex­terno, ma­ter­ni­dad e in­ter­na­ción, que se di­vi­de en te­ra­pia in­ten­si­va, cui­da­dos es­pe­cia­les y mí­ni­mos. La re­si­den­cia ma­dre e hi­jos fun­cio­na sin en­fer­me­ras, por lo tan­to los be­bés no pue­den per­ma­ne­cer allí. --¿Más en­fer­me­ras sal­van más vi­das?

--Sí, por­que se tra­ba­ja me­jor. Fren­te a pa­cien­tes crí­ti­cos, la re­la­ción ideal se­ría de un en­fer­me­ro por ca­da dos en­fer­mos. La­men­ta­ble­men­te es­ta­mos muy le­jos. --¿Qué be­ne­fi­cios ge­ne­ró

la mo­da­li­dad im­ple­men­ta­da en 2010 re­la­cio­na­da con ma­ter­ni­dad cen­tra­da en el ni­ño y la fa­mi­lia?

--Mu­chí­si­mos. Años atrás las vi­si­tas eran su­ma­men­te res­trin­gi­das, ni si­quie­ra los pa­dres po­dían per­ma­ne­cer con sus hi­jos el tiem­po desea­do. Hoy el be­bé no se des­pe­ga de su ma­má y, ade­más, se es­ta­ble­cie­ron días pa­ra vi­si­tas de abue­los, her­ma­nos. --¿Los be­bés sien­ten el afec­to?

--¡Cla­ro! Po­co tiem­po atrás, un pre­ma­tu­ro ex­tre­mo, es de­cir, de me­nos de un ki­lo y con res­pi­ra­ción asis­ti­da, no sa­tu­ra­ba ade­cua­da­men­te. Ape­nas su ma­má lo pu­so en su pe­cho los va­lo­res en el mo­ni­tor cam­bia­ron ra­di­cal­men­te.

EMMANUEL BRIANE - LA NUE­VA.

"Tam­bién nos ale­gra­mos cuan­do nos vi­si­tan quie­nes al­gu­nas vez fue­ron pre­ma­tu­ros", co­men­tó Castillo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.