Hi­po­cre­sía

La Nueva - - OPINIÓN -

DE­RE­CHOS. Nin­gún ser hu­mano pue­de eri­gir­se en due­ño y se­ñor que dis­pon­ga de la vi­da o muer­te de otro ser hu­mano. No exis­te una so­la ra­zón que lo jus­ti­fi­que. Es­to es vá­li­do tan­to para los que ejer­cen el po­der, co­mo para aque­llos que in­ten­ten sub­ver­tir las ins­ti­tu­cio­nes me­dian­te ac­cio­nes te­rro­ris­tas. An­te las re­cien­tes -e inacep­ta­bles­de­cla­ra­cio­nes del Sr. Gó­mez Cen­tu­rión ne­gan­do reali­da­des su­ce­di­das du­ran­te el go­bierno mi­li­tar, sur­gie­ron vo­ces es­tri­den­tes de or­ga­ni­za­cio­nes de de­re­chos hu­ma­nos, con­de­nan­do con ra­zón ta­les ex­pre­sio­nes y re­cla­man­do la re­nun­cia a su car­go en la Di­rec­ción de Adua­nas. Pe­ro an­te las ex­pre­sio­nes del Sr. Zaffaroni - “ahor­ca­ría al Fis­cal Nis­man si vi­vie­ra”; se in­fie­re que és­te no hu­bie­se po­di­do elu­dir su muer­te, por­que si fra­ca­sa­ban los que lo eje­cu­ta­ron, es­ta­ba es­pe­ran­do Zaffaroni-, no se es­cu­chó una so­la voz de con­de­na, ni de re­cla­mo de su re­nun­cia co­mo miem­bro de la Co­mi­sión de De­re­chos Hu­ma­nos de la OEA. Es evi­den­te la hi­po­cre­sía de es­tas or­ga­ni­za­cio­nes, que dis­cri­mi­nan en­tre quie­nes coin­ci­den con su ideo­lo­gía, y los que no lo hacen.

Emi­lio Zuc­ca­lá

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.