Un re­que­ri­mien­to que va en au­men­to

La Nueva - - SEGURIDAD -

Ai­xa Orts, en­car­ga­da de la ofi­ci­na, des­ta­có que du­ran­te el mes de enero la re­par­ti­ción recibió en pro­me­dio una so­li­ci­tud de bús­que­da de per­so­na por día.

En cam­bio, du­ran­te el primer día de fe­bre­ro, y tras la fi­na­li­za­ción de la fe­ria ju­di­cial, se re­gis­tra­ron ocho pe­di­dos.

“Por aho­ra el tra­ba­jo en la ofi­ci­na es a prue­ba y error, pe­ro es­ta­mos bien en­ca­mi­na­dos y, te­nien­do en cuen­ta el cau­dal de tra­ba­jo, los re­sul­ta­dos fueron muy bue­nos. Tam­bién ex­hi­bi­mos ál­bu­mes fo­to­grá­fi­cos a víc­ti­mas o tes­ti­gos de un de­li­to que pue­dan re­co­no­cer al au­tor”, afir­mó.

Si el dam­ni­fi­ca­do es me­nor de edad, y más aún si se tra­ta de un he­cho de abu­so se­xual, los em­plea­dos de la ofi­ci­na de­ben lo­grar lo­ca­li­zar a sus padres.

“Op­ti­mi­za­mos los re­cur­sos que te­ne­mos a mano y otros que fui­mos ad­qui­rien­do en ba­ses de da­tos co­mo las de An­ses, AFIP y ban­cos, para des­pués cen­tra­li­zar y fil­trar esa in­for­ma­ción. Ade­más, con­sul­ta­mos re­des so­cia­les y con esos da­tos ar­ma­mos una lis­ta de dos o tres lu­ga­res don­de la per­so­na po­dría lle­gar a es­tar”, aña­dió Orts.

“En­tre los impu­tados al­gu­nos tie­nen pe­di­dos de cap­tu­ra y no es­tán en el do­mi­ci­lio de­cla­ra­do, por eso con­ta­mos con un aba­ni­co de po­si­bi­li­da­des para ha­llar­los. Una vez que fil­tra­mos la in­for­ma­ción se la su­mi­nis­tra­mos a los po­li­cías que hacen la ta­rea de cam­po en la ca­lle. Mu­chas ve­ces las víc­ti­mas o de­nun­cian­tes no sa­ben que los es­tán bus­can­do”, fi­na­li­zó di­cien­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.