458

La Nueva - - DEPORTES -

To­da una mar­ca. Da­mián Leo­bono Fran­cis­co su­peró la ba­rre­ra de los 450 co­te­jos en­tre tres clu­bes. Cla­ro que 403 par­ti­dos los dis­pu­tó con la ca­mi­se­ta de sus amo­res, la au­ri­vio­le­ta, pe­ro tam­bién ju­gó 30 en­cuen­tros con Bella Vis­ta y 25 co­te­jos con Spor­ting. te da la po­si­bi­li­dad de re­van­cha en po­co tiem­po. Y en unos me­ses, pa­sa­mos de es­tar ca­si des­cen­di­dos del Fe­de­ral B a ca­si cla­si­fi­car­nos a los pla­yoffs y sa­lir cam­peón en la Liga.

--¿Qué lo­gro dejó una hue­lla im­bo­rra­ble?

--El que más me mar­có a ni­vel lo­cal fue el tí­tu­lo de 2004, que fue el pri­me­ro con el club. Y a ni­vel re­gio­nal, ló­gi­ca­men­te el as­cen­so al Fe­de­ral A; que in­clu­so tu­vo más di­men­sión. Pe­ro fueron dos mo­men­tos muy lin­dos.

--Creo que te va­mos a ver se­gui­do en el club, pe­ro con otra pil­cha. ¿Es así?

--Siempre se co­la­bo­ra con el club. Lo ha­cía co­mo ju­ga­dor y voy a se­guir es­tan­do. Apor­ta­ré mi gra­ni­to de are­na. Se­gu­ra­men­te, es­ta­ré li­ga­do a al­gu­na sub­co­mi­sión o en lo que sea ne­ce­sa­rio para el club. Es mi ca­sa y no me voy a ir.

--¿Vas a se­guir el le­ga­do de tu pa­pá Da­niel?

--No voy a di­ri­gir. To­do el mun­do me lo pre­gun­ta, pe­ro no es nada sen­ci­llo. Uno pue­de te­ner mu­cha ex­pe­rien­cia, pe­ro hay que sa­ber trans­mi­tir­lo. No es sen­ci­llo lo­grar te­ner a to­dos con­for­mes y el ju­ga­dor de fút­bol es com­pli­ca­do. Y cuan­do uno es gran­de, ve co­sas que an­tes no veía.

--Y có­mo cam­bia­ron los tiem­pos.

--Apren­dí a es­cu­char, pe­ro hoy es di­fí­cil que los chicos te es­cu­chen y que co­pien los bue­nos ejem­plos. Siempre es­tán enoja­dos por­que no tie­nen su lu­gar o tar­dan mu­cho en lle­gar a Pri­me­ra. Los pi­bes de aho­ra son más im­pa­cien­tes y no sien­ten tan­to el sa­cri­fi­cio que te­nía­mos no­so­tros.

"Hoy te­nés que en­tre­nar, cui­dar­te en las co­mi­das, ir al gim­na­sio… En­ci­ma, hay que tra­tar de ser in­te­li­gen­te, es­cu­char y sa­ber uti­li­zar­lo. Para col­mo, la te­le­vi­sión te en­se­ña to­do lo con­tra­rio”, agre­gó el ex vo­lan­te cen­tral.

“El deporte me fue guian­do a có­mo ma­ne­jar­me en la vi­da y a có­mo res­pon­der an­te di­fe­ren­tes si­tua­cio­nes por­que el ves­tua­rio es un mini re­fle­jo de la so­cie­dad. Que me ha­yan for­ma­do per­so­nas co­mo Da­niel Ro­sas o mi vie­jo, fue muy sa­lu­da­ble”, di­jo.

--Ce­rre­mos la no­ta con lo más lin­do que tie­ne el fút­bol. El gol. Y sa­be­mos que los vo­lan­tes cen­tra­les no ce­le­bran to­dos los días.

--Es ver­dad, ja. Me mar­có cuan­do en el 2004 le hi­ce un gol a Vi­lla Mi­tre en su can­cha y des­pués un gol a Bella Vis­ta en la fe­cha si­guien­te co­mo lo­cal. Y el pri­me­ro, que se lo hi­ce a Li­niers.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.