Agus­tín tie­ne 13, es cie­go y aho­ra lo dejan sin es­cue­la

De­bi­do a una re­cien­te dis­po­si­ción que­dó ex­clui­do del es­ta­ble­ci­mien­to, que pa­sa­rá a con­tar con 13 alum­nos.

La Nueva - - PORTADA - Cco­rra­det­ti@la­nue­va.com

ASIS­TE DES­DE EL JAR­DÍN DE IN­FAN­TES Cecilia Co­rra­det­ti

Agus­tín tie­ne 13 años, pa­de­ce una re­ti­no­pa­tía se­ve­ra por ha­ber na­ci­do pre­ma­tu­ro y tam­bién sufre de epi­lep­sia.

Su pro­ble­ma en la vis­ta es irre­ver­si­ble, por eso la Es­cue­la Es­pe­cial 507, des­ti­na­da a dis­mi­nui­dos vi­sua­les, re­pre­sen­ta­ba para él “su lu­gar en el mun­do” des­de el jar­dín de in­fan­tes.

Días atrás, las au­to­ri­da­des del es­ta­ble­ci­mien­to si­tua­do en 14 de Ju­lio al 900 con­fir­ma­ron un re­cor­te de ta­lle­res y por con­si­guien­te de do­cen­tes, lo cual lle­va­rá a dis­mi­nuir su ma­trí­cu­la de 105 alum­nos a ape­nas 13 du­ran­te este año.

El fun­da­men­to fue que en la ma­yo­ría de los ca­sos las dis­ca­pa­ci­da­des ya es­ta­ban com­pen­sa­das y los chicos de 14 años en ade­lan­te de­bían co­men­zar a ma­ne­jar­se con au­to­no­mía.

Agus­tín pre­gun­ta, una y otra vez, si podrá se­guir con­cu­rrien­do a la es­cue­la a la que asis­te des­de que tie­ne cua­tro años, don­de se siente in­te­gra­do y con­te­ni­do, y don­de co­se­chó nu­me­ro­sos ami­gos.

“Le ex­pli­qué que hay al­gu­nos pro­ble­mas pe­ro no qui­se pro­fun­di­zar so­bre el te­ma por­que me doy cuen­ta de lo mu­cho que le afec­ta. La es­cue­la es su es­pa­cio”, co­men­ta su ma­má, Ma­ría Be­lén Pé­rez.

“Agus” tam­bién ar­ti­cu­la con la Es­cue­la 505. Esa si­tua­ción, ade­más de su edad (está cer­ca de cum­plir los 14), de­ter­mi­na­ron su ac­tual si­tua­ción.

Tris­tes y unidos se ma­ni­fies­tan los padres de chicos que asis­ten a la en­ti­dad, al­gu­nos de ellos pro­ve­nien­tes de la zo­na. To­dos de­ci­die­ron pre­sen­tar un re­cur­so de am­pa­ro para que se de­je sin efec­to es­ta po­lé­mi­ca re­so­lu­ción que, ade­más, de­ja afue­ra a nu­me­ro­sos pro­fe­so­res.

Sin em­bar­go, este re­cur­so, si bien fue ela­bo­ra­do, re­cién podrá ele­var­se en es­tos días, in­di­có Ma­ría Be­lén. Los padres es­tán re­pre­sen­ta­dos por la doc­to­ra Luisa Vi­lla Au­liel.

“Mi hi­jo no pue­de ver y su cua­dro no va a cam­biar. Ob­via­men­te no es un ne­ne que pue­da ma­ne­jar­se so­lo, tal co­mo me se­ña­la­ron en una reunión un gru­po de ins­pec­to­ras”, se que­jó su ma­má, di­vor­cia­da y con un be­bé de 10 me­ses.

“Su aten­ción fue des­pro­li­ja y vio­len­ta. Las ins­pec­to­ras lle­ga­ron tar­de y sen­ti­mos que no fui­mos es­cu­cha­dos. Es­tán vio­lan­do la ley de dis- ca­pa­ci­dad y ha­cien­do un da­ño te­rri­ble a los chicos y sus fa­mi­lias”, opi­nó.

Los padres de chicos que con­cu­rren a la en­ti­dad de 14 de Ju­lio al 900 pre­sen­ta­ron un re­cur­so de am­pa­ro para pe­dir que se de­je sin efec­to el achique de los ser­vi­cios.

Agus­tín, que está por cum­plir 14 años, jun­to con su ma­má, Ma­ría Be­lén.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.