El jo­ven que du­ran­te 3 años tu­vo a mal­traer a la po­li­cía

La Nueva - - EN PRIMER PLANO. INFORME ESPECIAL -

Los bahien­ses -y en par­ti­cu­lar aque­llos que re­si­den en las al­tu­ras­nos acos­tum­bra­mos a con­vi­vir, en­tre 2010 y 2013, con un ju­ve­nil de­lin­cuen­te, al que por aquel tiem­po se iden­ti­fi­ca­ba co­mo "El hom­bre ara­ña", por su mo­da­li­dad de in­gre­sar a robar en de­par­ta­men­tos de al­tu­ra.

Des­pués de va­rios do­lo­res de cabeza, la po­li­cía lo atra­pó, pri­me­ro co­mo me­nor de 17 años y des­pués co­mo ma­yor, aun­que ca­da vez que re­cu­pa­ra­ba la li­ber­tad vol­vía a su fae­na.

Se cree que Ni­co­lás Her­nán La­gos Mus­sot­to, hoy de unos 22 años, fue au­tor de in­nu­me­ra­bles de­li­tos, en es­pe­cial en edi­fi­cios de la zo­na del ma­cro­cen­tro.

En ju­lio de 2010, se lo sor­pren­dió y cap­tu­ró en un de­par­ta­men­to del primer pi­so de Sar­mien­to 165. Se lo vin­cu­ló con va­rios he­chos, in­clu­so con al­gu­nos co­me­ti­dos has­ta en un cuar­to pi­so de Al­si­na al 600, al cual ha­bría ac­ce­di­do tras tre­par por una ma­sa de ca­blea­do. No entraba nun­ca por el fren­te, siempre por los la­te­ra­les y con­tra­fren­tes, aun­que ge­ne­ral­men­te no da­ña­ba nada, apro­ve­cha­ba ven­ta­nas mal ce­rra­das o sin tra­bas.

Se es­ta­ble­ció que por esa épo­ca, mien­tras es­ca­la­ba un edi­fi­cio en Las He­ras al 300, ca­yó des­de 4,5 me­tros so­bre el pa­ra­bri­sas de un Peu­geot 206 es­ta­cio­na­do en una co­che­ra.

Al mes si­guien­te, vol­vió a ser atra­pa­do, aún co­mo me­nor, cuan­do ofre­cía a la ven­ta una no­te­book que ha­bía sus­traí­do de un de­par­ta­men­to del primer pi­so de Al­va­ra­do 171. Y se lo re­la­cio­nó con otro hur­to, en ese ca­so de un edi­fi­cio de Al­va­ra­do al 1.300.

A fi­nes de agosto de 2011, vol­vió a te­ner un “ac­ci­den­te de tra­ba­jo”. Fue en Ca­sa­no­va 48. Se des­plo­mó -di­cen que des­de unos 12 me­tros de al­tu­ra-, lue­go de un ro­bo, aun­que so­bre­vi­vió.

No se su­po nada de Mus­sot­to has­ta mayo de 2012, cuan­do la po­li­cía, tras un lla­ma­do de emer­gen­cia, lo atra­pó al fu­gar de la vi­vien­da ubi­ca­da en Pau­ne­ro 506.

Su re­la­ción con el de­li­to vol­vió a co­brar no­to­rie­dad en ju­nio de 2013, es­ta vez por un sa­queo en una ca­sa del ba­rrio No­roes­te. Al pa­re­cer, sus­tra­jo di­ne­ro y una no­te­book de la vi­vien­da de Ron­deau 1422. Se mo­vi­li­za­ba en una mo­to, por Blan­den­gues y Río Atuel, con el bo­tín en su po­der.

Para quie­nes su­pon­gan que Mus­sot­to pu­do re­tor­nar a sus an­dan­zas, hay que de­cir que -se­gún el co­mi­sa­rio Clau­dio Pe­tri­zán-, hoy está de­te­ni­do en la cárcel de La Pla­ta, lue­go de fu­gar­se de Ola­va­rría.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.