De An­gel Clemente a An­ge­li­ci

La Nueva - - PARA EMPEZAR. - Es­cri­be Wal­ter Gu­lla­ci wgu­lla­ci@la­nue­va.com

En un país pla­ga­do de ven­ta­je­ros, po­dría­mos ad­mi­tir que los hi­pó­cri­tas no les van en za­ga. Y qui­zás has­ta sean los mis­mos. Unos y otros. Los mis­mos que se ras­ga­ron las ves­ti­du­ras cuan­do se re­pro­du­je­ron los au­dios en los que el pre­si­den­te de Bo­ca, Da­niel An­ge­li­ci, so­li­ci­ta­ba al­gu­nos "fa­vo­res" al pre­si­den­te del Tri­bu­nal de Pe­nas de la AFA, Fer­nan­do Mit­jans, y al ti­tu­lar in­te­ri­no del en­te ma­yor del fút­bol ar­gen­tino, Luis Se­gu­ra. Con la re­pul­si­va anuen­cia de am­bos.

O sea. A na­die le de­be­ría sor­pren­der que Bo­ca im­pon­ga su pe­so de equi­po gran­de en­tre los má­xi­mos di­ri­gen­tes de la pe­lo­ta. Por­que se­gu­ra­men­te sus pa­res tam­bién lo ha­cen a dia­rio. De he­cho, son re­cu­rren­tes los pe­di­dos de los clu­bes pa­ra que tal o cual ár­bi­tro de­je de di­ri­gir­los, o a la in­ver­sa, que "ese" es el ideal pa­ra im­par­tir jus­ti­cia en un de­ter­mi­na­do par­ti­do o clá­si­co.

En­ton­ces, cae­mos en la cuen­ta de que to­do es sus­cep­ti­ble de mo­di­fi­ca­cio­nes, que los sor­teos de los jue­ces sue­len re­em­pla­zar­se por elec­cio­nes a de­do, y que en de­ter­mi­na­dos ca­sos los días y horarios de los co­te­jos se cam­bian "en­tre ga­llos y me­dia­no­che". En una bús­que­da fre­né­ti­ca de la ven­ta­ji­ta co­mo un ám­bi­to re­con­tra­es­ta­ble­ci­do y del que muy po­cos pue­den eva­dir­se.

"Lo que hi­ce es­tá mal, pe­ro es ha­bi­tual en el fút­bol ar­gen­tino", sos­tie­ne An­ge­li­ci sin po­ner­se co­lo­ra­do. Una for­ma de re­fren­dar es­te fút­bol tram­po­so, ya no sos­pe­cha­do sino abier­ta­men­te ins­ta­la­do en la co­rrup­ción. Por­que si es­tos di­ri­gen­tes que­da­ron des­nu­dos de mo­ral y ho­nes­ti­dad, uno ima­gi­na que los re­cep­to­res de sus ba­ja­das de lí­nea -que­da­ron muy ex­pues­tos los ár­bi­tros y los de­más in­te­gran­tes del Tri­bu­nal de Pe­nas de la AFA- son con­se­cuen­tes con "la cau­sa".

*** Cier­ta vez, con Olim­po ya en pri­me­ra, el por en­ton­ces pre­si­den­te au­ri­ne­gro Jor­ge Le­do (1943-2011) sos­te­nía con su ha­bi­tual ver­bo­rra­gia: "Fu­mar aden­tro de una ga­rra­fa ya no al­can­za, hoy hay que ha­cer un asa­do aba­jo del agua".

Se re­fe­ría, ob­via­men­te, a la ma­ne­ra en que de­bía ma­ne­jar­se en los pa­si­llos de la AFA. Y cier­ta­men­te la gen­te de su club se lo va­lo­ra­ba.

Le­do per­te­ne­cía a esa cla­se de di­ri­gen­tes que su­pie­ron po­si­cio­nar­se al am­pa­ro del man­da­más Ju­lio Gron­do­na, pa­ra quien "to­do pa­sa­ba".

Una ma­ne­ra de de­cir "con­mi­go la im­pu­ni­dad na­ce y mue­re ca­si al uní­sono". To­tal, ¿quién iba a atre­ver­se a de­cir­le lo con­tra­rio?

El pe­que­ño de­ta­lle es que Don Ju­lio ya no es­tá. Y ese es­pa­cio de su­mo po­der que­dó va­cío. Tan va­cío co­mo el con­te­ni­do de un fút­bol co­rrom­pi­do, sin gran­des fi­gu­ras, que­bra­do, to­da­vía sin pan­ta­llas de TV e in­mer­so en una cri­sis fe­no­me­nal.

Don­de los par­ti­dos ya no de­pen­den de una bue­na tar­de del ído­lo de turno sino de un lla­ma­do te­le­fó­ni­co de un di­ri­gen­te im­pre­sen­ta­ble.

Por eso pa­sa­mos de una épo­ca ro­mán­ti­ca don­de, por ejem­plo, la gen­te se enamo­ra­ba de los go­les y ama­gues de An­gel Clemente (Ro­jas, cla­ro) a es­te pre­sen­te lleno de im­pos­to­res de es­cri­to­rio co­mo An­ge­li­ci.

Así de su­cia y aja­da es­tá la pe­lo­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.