PAMI: ad­mi­ten de­mo­ras en en­tre­gas de re­me­dios

Por cam­bios en los con­tro­les hay tra­bas pa­ra pa­cien­tes on­co­ló­gi­cos, he­mo­fí­li­cos, tras­plan­ta­dos y de VIH.

La Nueva - - LA CIUDAD. - Ce­ci­lia Co­rra­det­ti cco­rra­det­ti@la­nue­va.com

Siem­pre con la mi­ra­da pues­ta en re­sol­ver el dé­fi­cit fis­cal que afec­ta se­ria­men­te al PAMI, el Ins­ti­tu­to de­ci­dió re­vi­sar las con­di­cio­nes pa­ra otor­gar me­di­ca­men­tos gra­tis a sus afi­lia­dos, he­cho que mo­di­fi­có cier­tos me­ca­nis­mos de trá­mi­tes y, por lo tan­to --al me­nos en nues­tra ciu­dad--, ge­ne­ra de­mo­ras en los su­mi­nis­tros.

Los pa­cien­tes más afec­ta­dos por es­ta nue­va me­to­do­lo­gía de con­trol, que tie­ne co­mo ob­je­ti­vo un fuer­te aho­rro pa­ra el or­ga­nis­mo, son los on­co­ló­gi­cos, he­mo­fí­li­cos, tras­plan­ta­dos y con VIH, es de­cir, quie­nes re­quie­ren dro­gas cos­to­sas que se tra­mi­tan so­lo por “vía de ex­cep­ción” en la se­de de San Mar­tín 261.

Mien­tras que, has­ta el mo­men­to, siem­pre con la res­pec­ti­va au­to­ri­za­ción, los abue­los se di­ri­gían a las far­ma­cias a re­ti­rar sus me­di­ca­men­tos, hoy de­ben pri­me­ro acer­car­se a PAMI pa­ra com­ple­tar una suer­te de re­em­pa­dro­na­mien­to.

“No po­de­mos de­cir que los re­me­dios no se en­tre­gan, pe­ro sí que exis­ten de­mo­ras”, con­fir­mó Eu­ge­nia Be­gui­ris­tain, del Co­le­gio de Far­ma­céu­ti­cos.

Des­de el Ins­ti­tu­to se acla­ró ayer que las me­di­das son ra­dis­tin­tos zo­na­bles te­nien­do en cuen­ta la fal­ta de au­di­to­rías y con­tro­les en una par­te del pro­ce­so, por par­te de la an­te­rior ad­mi­nis­tra­ción.

“Aho­ra to­do el con­trol es del or­ga­nis­mo, que au­to­ri­za tra­ta­mien­tos de­pen­dien­do siem­pre de la in­di­ca­ción mé­di­ca”, apun­tó la fuen­te.

“To­dos es­to cam­bios res­pon­den a una ló­gi­ca, cu­yo prin­ci­pal ob­je­ti­vo es re­to­mar con­tro­les que nun­ca ten­drían que ha­ber­se de­ja­do de ha­cer. Hu­bo gran­des cir­cui­tos de co­rrup­ción en mu­chos lu­ga­res del país”, di­jo una fuen­te de la se­de re­gio­nal.

Agre­gó que es­ta suer­te de “bu­ro­cra­cia” to­mó por sor­pre­sa a un buen nú­me­ro de afi­lia­dos de la ciu­dad que de­bie­ron acu­dir a la se­de y vie­ron de­mo­ra­do su su­mi­nis­tro.

"No­so­tros va­mos a re­vi­sar los ca­sos en que el sub­si­dio so­cial pa­ra me­di­ca­men­tos se en­tre­ga a per­so­nas que tie­nen una pre­pa­ga, que son ti­tu­la­res de un avión o em­bar­ca­ción de lu­jo, o que se­gún los da­tos del Sintys (Sis­te­ma de Iden­ti­fi­ca­ción Na­cio­nal Tri­bu­ta­rio y So­cial) po­drían no en­trar en la ca­te­go­ría", ase­gu­ró un mes atrás Carlos Re­gaz­zo­ni, ti­tu­lar na­cio­nal de la obra so­cial de los ju­bi­la­dos.

Se­gún los da­tos ofi­cia­les, en el país hay en­tre 100.000 y 200.000 afi­lia­dos que go­zan de un plan de me­di­ci­na pre­pa­ga.

Des­de el or­ga­nis­mo ase­gu­ran que exis­tían abu­sos y co­rrup­ción en el ma­ne­jo de los re­cur­sos pú­bli­cos des­de el go­bierno an­te­rior y que la idea es po­ner or­den.

ARCHIVO LA NUE­VA.

An­tes de ir a las far­ma­cias, se de­be ha­cer una suer­te de re­em­pa­dro­na­mien­to en PAMI.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.