Bahía Blan­ca, la Pa­tria que nos si­gue es­pe­ran­do

El ex­dipu­tado na­cio­nal va­lo­ró el ca­mino pro­pues­to por la Unión In­dus­trial y la Cor­po­ra­ción del Co­mer­cio en la bús­que­da de un me­jor desa­rro­llo re­gio­nal.

La Nueva - - LA CIUDAD. -

HIS­TÓ­RI­CO ACUER­DO EN­TRE EN­TI­DA­DES Juan Carlos Bo­na­cor­si (*)

Cuan­do re­co­rro el es­pec­ta­cu­lar cas­co his­tó­ri­co de nues­tra pa­tria chi­ca no pue­do de­jar aun hoy de ad­mi­rar­me. La Mu­ni­ci­pa­li­dad, la Adua­na, "La Nue­va Pro­vin­cia", más allá el im­po­nen­te Tea­tro.

El or­gu­llo me hin­cha el pe­cho y es en­ton­ces cuan­do me pre­gun­to: ¿Có­mo nos mi­ra­ran los fun­da­do­res? ¿Qué pen­sa­ran de no­so­tros? ¿Su­pi­mos es­tar a su al­tu­ra?

¿Qué se hi­zo de aque­lla ciu­dad Puer­to y Puer­ta del Sur Ar­gen­tino? ¿Qué se hi­cie­ron de los sue­ños de aque­llos vi­sio­na­rios que has­ta pen­sa­ron en una Nue­va Pro­vin­cia por la ex­tra­or­di­na­ria po­ten­cia­li­dad que ex­hi­bía Bahía Blan­ca?

¿En qué re­co­do del ca­mino em­pe­za­mos a perder el rum­bo? ¿Có­mo po­de­mos pen­sar en un ciu­dad de hoy más de 300.000 ha­bi­tan­tes que tie­ne a un ter­cio de los su­yos ba­jo los ni­ve­les más de­ses­pe­ran­tes de vi­da? ¿Aca­so te­ne­mos po­co? El puer­to de aguas pro­fun­das mas im­por­tan­te del país, el se­gun­do po­lo pe­tro­quí­mi­co de Amé­ri­ca del Sur, nu­do ca­rre­te­ro y en su mo­men­to fe­rro­via­rio, nu­do ga­sí­fe­ro, uni­ver­si­da­des de ex­ce­len­cia, hin­ter­land agro­pe­cua­rio más que im­por­tan­te, pa­ra men­cio­nar al­gu­nos da­tos. Su­pi­mos ser lo­co­mo­to­ra del sur de la pro­vin­cia y aún más allá.

Mu­chas ve­ces me sen­tí ago­bia­do por lo que a mi jui­cio era un len­to ex­tra­vío de lo que de­bió ser y no su­pi­mos con­cre­tar.

Siem­pre creí que fui­mos no­so­tros los que no su­pi­mos o pu­di­mos desatar las fuer­zas y po­ten­cia­li­da­des de lo nues­tro. Que no lo­gra­mos en­co­lum­nar to­dos los es­fuer­zos en pos de un bien co­mún, que el pro­gre­so y el cre­ci­mien­to se pa­ra­li­za­ba por nues­tras pro­pias ca­ren­cias.

No bus­que­mos más culpables que no­so­tros mis­mos.

Pe­ro una luz pa­re­ce que­rer apa­re­cer en el ho­ri­zon­te. En es­tos úl­ti­mos días se ha da­do un he­cho a mi jui­cio tras­cen­den­te, el pri­mer pa­so de un ca­mino a tran­si­tar.

Las dos más im­por­tan­tes ins­ti­tu­cio­nes em­pre­sa­rias de nues­tra ciu­dad y zo­na han de­ci­di­do au­nar es­fuer­zos en pro del pro­gre­so, el cre­ci­mien­to y el desa­rro­llo.

No los de­je­mos so­los mi­ran­do co­mo aje­nos. Es ho­ra que to­dos los bahien­ses sin dis­tin­ción de nin­gu­na na­tu­ra­le­za em­pe­ce­mos TO­DOS JUN­TOS a ti­rar el ca­rro del bien co­mún cual­quie­ra sea el lu­gar en que nos pa­re­mos.

No es po­si­ble el pro­gre­so sus­ten­ta­ble en el tiem­po sin el desa­rro­llo ar­mó­ni­co de to­dos los sec­to­res, sin mez­quin­da­des ni in­tere­ses sub­al­ter­nos. No es­pe­re­mos so­lu­cio­nes má­gi­cas en ma­nos de ter­ce­ros. Si to­dos es­ta­mos dis­pues­tos a in­vo­lu­crar­nos en el des­tino de nues­tra Bahía Blan­ca no me ca­be du­da que vol­ve­re­mos a ser la ciu­dad que nun­ca de­bió de­jar de ser.

Pa­ra­fra­sean­do a un co­no­ci­do pen­sa­dor “Bahien­ses a las co­sas”. Ha­go vo­tos pa­ra que Dios y quie­nes nos pre­ce­die­ron ilu­mi­nen nues­tro ca­mino que, si so­mos con­se­cuen­tes, sin du­da se­rá el éxi­to.

(*) Abo­ga­do, ex­dipu­tado na­cio­nal

“Siem­pre creí que fui­mos no­so­tros mis­mos los que no su­pi­mos o pu­di­mos desatar las fuer­zas y po­ten­cia­li­da­des de lo nues­tro”, se­ña­la Bo­na­cor­si.

ARCHIVO LA NUE­VA.

"¿Có­mo nos mi­ra­rán los fun­da­do­res? ¿Qué pen­sa­rán de no­so­tros? ¿Su­pi­mos es­tar a su al­tu­ra?", se pre­gun­ta el ex­le­gis­la­dor na­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.